La recaudación se sitúa en niveles anteriores a la crisis económica

El consumo sujeto a IVA sube por primera vez en siete años

Con un gasto similar al de 2012, la recaudación registra cifras parecidas a 2007

Hacienda espera que los ingresos por IVA alcancen un máximo histórico este año

El IVA en España Ampliar foto

Los datos de recaudación fiscal son uno de los indicadores más precisos de la evolución económica. De la misma forma que la estadística de la Agencia Tributaria reflejó de forma fiel el pinchazo de la burbuja inmobiliario y el inicio de la crisis, también ahora sirve para ilustrar la mejora de la situación de la economía. En el año 2014 se registró el primer incremento del gasto final sujeto a IVA tras acumular seis años consecutivos de caídas. Este indicador se nutre del consumo de los hogares y de la Administración Pública ya que el impuesto es neutro para las empresas. En 2007, los españoles destinaron 482.072 millones en bienes gravados con IVA, un importe que cayó de forma continuada hasta situarse en 2013 en 366.658 millones. Es decir, un retroceso del 23,9% o equivalente al 11% del PIB.

La tendencia se rompió en 2014. Cuando falta un mes para que Hacienda publique el detalle de la evolución de las cifras tributarias en el conjunto del ejercicio, resulta ya evidente que el año anterior se registró el primer incremento en siete años del gasto sujeto a IVA. Hasta el tercer trimestre, el aumento acumulado era del 5,8%, lo que implica que familias y Administración gastaron en torno a 388.000 millones en bienes sujetos a IVA -que son la mayoría- en todo el año 2014. Un incremento relevante, aunque todavía muy alejado de las cifras registradas antes de la crisis. De hecho, el gasto de bienes gravados en IVA en 2014 se situó en niveles parecidos al ejercicio 2012. La recaudación del Estado avanza con mayor ímpetu y en 2014 se situó en niveles previos a la crisis económica. Hacienda estima que el año pasado ingresó por el principal impuesto indirecto algo más de 56.000 millones. Hasta noviembre, logró 53.738 millones, cifra que supera la recaudación anual de todos los ejercicios entre 2008 y 2013.

Así, los españoles gastan como en 2012 y el Estado recauda como en el año 2007. Ello se explica por el efecto de las subidas fiscales. El anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero elevó el tipo general del IVA del 16% al 18% el 1 de julio de 2010. También subió el gravamen reducido del 7% al 8%. Ello permitió elevar la recaudación a pesar de la caída del consumo. Dos años más tarde, fue el Ejecutivo de Mariano Rajoy quien recurrió a la misma medicina. Elevó del 18% al 21% el tipo general y estableció el gravamen reducido en el 10%. También hizo una reestructuración de productos para reducir el número de bienes y servicios bonificados.

Y Europa pide más

Con los cambios normativos y con la mejora del consumo, el Ejecutivo estima que en 2015 recaudará más de 60.000 millones de euros por IVA, la mayor cifra jamás registrada y que supondrá en torno al 5,5% del PIB. Sin embargo, la Comisión Europea insiste, aunque cada vez con menos intensidad, en que España eleve todavía más la tributación indirecta. Recomienda que un mayor número de bienes y servicios que hoy tributan al gravamen superreducido del 4%o el reducido del 10% pasen al 21%.

En el informe publicado la semana pasada, Bruselas lamenta que en la reforma fiscal que reduce los impuestos directos del IRPFy Sociedades no se han incluido medidas para elevar la tributación indirecta. Y recuerda que la recaudación del IVAen España se encuentra entre las más bajas de la UE. Los últimos datos publicados por Eurostat reflejan que, de medida, los Estados miembros ingresan por IVAel equivalente al 7% del PIB. En cualquier caso, el Gobierno ni se plantea un aumento del IVAa las puertas de las elecciones.

Las rentas del trabajo empiezan la recuperación

Hasta septiembre de 2014, las rentas salariales sujetas a retención en el IRPFmostraron una atonía que contrastó con la mejora del consumo. Según el Gobierno, ello refleja una mejora de la confianza que lleva a los contribuyentes a gastar más. Un indicador que incomoda a algunos analistas que consideran que el proceso de desendeudamiento debe continuar y defienden que la economía precisa más ahorro para impulsar la inversión.

Aun así, los datos tributarios solo alcanzan hasta septiembre y, según el INE, las rentas salariales registraron un notable repunte en los últimos tres meses del año anterior. A la espera de conocer las cifras fiscales del último trimestre, la estadística de Hacienda refleja que las rentas que declaran los asalariados se situaron en 126.189 millones entre enero y septiembre de 2014, solo un 0,1% por encima del ejercicio anterior. Todo apunta que el incremento será más significativo cuando se conozcan los datos del conjunto del ejercicio en la medida en que la creación de empleo repuntó en los meses postreros del año anterior.

En cualquier caso, las rentas sujetas a retención que más crecen son las pensiones, que tributan en el IRPFcomo un rendimiento del trabajo. Aumentan a un ritmo anual del 3% y la estimación es que sumaron en todo el ejercicio 2014 más de 123.000 millones. En 2013, último año con cifras completas y oficiales, las pensiones representaban ya el 24% de las rentas sujetas a retención en el IRPF frente al 61% de los salarios. Antes de la crisis, los sueldos sumaban el 69,2% y las pensiones el 17,6% (ver gráfico). Esta tendencia se mantuvo en 2014, es decir, el peso de las pensiones ganó terreno a los sueldos.

Normas