Turismo, alimentación y construcción son los sectores con más proyección

España ve muy lejos al mercado chino

El peso de la empresa nacional en la economía del gigante asiático es testimonial.

Centro financiero de Shanghái.
Centro financiero de Shanghái.

España queda muy lejos de China, y no sólo en sentido geográfico. Tanto las empresas nacionales como los organismos públicos están perdiendo el tren de la que es ya una de las economías más importantes del planeta y, según las previsiones, será aún más importante en un futuro. En ese futuro, si no cambia la tendencia, la presencia de España será marginal.

Esa es la principal conclusión que se extrajo de la conferencia que impartió Marcelo Muñoz, presidente de la Cátedra China y decano de los empresarios españoles en China, en el aula magna de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid.

Bajo el título Oportunidades de negocio en China, Muñoz desgranó la situación actual de la presencia española en el gigante asiático y mostró su preocupación por los datos. De la misma forma, urgió a los responsables de política empresarial y a los propios emprendedores, a tomar cartas en un asunto que considera esencial para la economía en los años venideros.

El presidente de Cátedra China llegó al país en 1978, cuando era la potencia 120 del mundo. Hoy es una de las dos primeras economías, la segunda en materia científica, la primera turística y el tercer inversor en el exterior. Sin embargo, de las importaciones que realiza solo compra un 0,4% a compañías españolas.

"Llevo 37 años llevando empresas a China y no sabría decir por qué el empresariado español no se está enterando de la importancia de China. Diría que no hay una percepción de que estamos en un mercado global, y en ese mercado global China es clave. Si la empresa española se vuelca allí podría ser una solución para muchos problemas de nuestra economía", comentó Muñoz.

El decano de los empresarios nacionales en el mercado asiático apunta dos sectores claves en los que la industria española debería apostar para crecer en China: el agroalimentario y el turístico. En cuanto al segundo, señaló: "No nos hemos enterado de que el año pasado salieron 112 millones de turistas chinos con poder adquisitivo medio-alto. ¿Sabe cuantos llegaron a España? 300.000, el 0,25%. Y de aquí al año 2020 van a salir del pais 1.000 millones de turistas, y España potencia turística, ¿no se mueve?".

Marcelo Muñoz, presidente de la Cátedra China de la Universidad Francisco de Vitoria.
Marcelo Muñoz, presidente de la Cátedra China de la Universidad Francisco de Vitoria.

Preguntado sobre quién tiene la responsabilidad de esta situación, Muñoz explicó: "Todos, todos. Hay una ignorancia general muy profunda que hace que no percibamos esto, ni los organismos públicos ni la empresa privada".

No obstante, el mercado chino es difícil para el empresariado nacional y eso es algo que corroboró Marcelo Nuñoz. "Hay 700.000 empresas extranjeras allí, de las cuales unas 600 son españolas (no llegan al 1 por 1.000). Eso quiere decir que ya está todo el mundo instalado y que llegamos tarde. Sumemos a esto el hecho de que está lejos, que el idioma no ayuda y tendremos que es un mercado difícil".

¿Cómo se puede revertir esa situación? El presidente de Cátedra China dice que con mucha cabeza: "Con los pies en el suelo y con un estudio de viabilidad, de mercado. China son 800 mercados, no se puede ir a todos. Todo eso hay que estudiarlo bien antes de ir y no como ahora, que se va de paseo en muchísimos casos y se vuelve con las manos vacías, a nivel empresarial y a nivel institucional".

Según Muñoz no hay ningún programa serio para cambiar esta situación. "He reclamado siempre un plan China y, en mi opinión, ni lo hay ni ha existido nunca. Hay esbozos y golpes que aparecen y desaparecen. ¿Para qué ha servido la inversión de 60 millones en la Expo Shanghái? Para algo ha servido, claro, pero nunca se estudia la rentabilidad real. Vamos a bandazos".

Entre los consejos que Muñoz da a las empresas que tengan pensado dar el salto a China destaca el de que "tengan un pie allí" a través de un socio, un coinversor y un empleado muy bien preparado, "porque allí no se puede ir o venir, hay que tener una presencia constante".

Además del turismo y el sector agroalimentario, el decano de los empresarios españoles en China argumentó que las energías alternativas, donde España es el líder mundial en producción, son un mercado muy potente, pues es en el país asiático donde más se consumen. Lo mismo con la ingeniería de la construcción, y aportó un dato muy significativo: "Se construye más en un año en Shanghái que en todo Estados Unidos".

 

Normas
Entra en El País para participar