Cómo conseguir que mi empresa salga en televisión

Analizamos los pasos y procedimientos para conseguir sacar a una empresa en televisión.

Cómo conseguir que mi empresa salga en televisión

Salir en los medios de comunicación es algo que buscan muchas pequeñas y medianas empresas, por la visibilidad que puede ofrecerles de cara a sus clientes, tanto actuales como potenciales. La televisión sigue siendo el medio que más notoriedad aporta de todos ellos, por lo que analizamos cuáles son los parámetros y condiciones que deben darse para conseguir sacar a una empresa en televisión. Lo hacemos de la mano de Jesús Alloza, CEO de Coonic, empresa de marketing, contenidos, comunicación y relaciones públicas.

¿Qué necesita una pyme para conseguir llamar la atención de la televisión?

Una historia que contar; así de fácil. Eso es lo que buscan los medios de comunicación: historias atractivas para sus audiencias. Y, desde luego, que está al alcance de cualquier pyme contar esas historias, bien sea, a través de sus productos o servicios innovadores, las experiencias vitales de sus empleados o gestores, o cualquier idea creativa que atraiga a la televisión.

Como el lenguaje audiovisual es muy específico y diferente del utilizado en un periódico impreso en papel o el de una radio, se debe hacer el esfuerzo en pensar cómo se puede contar esa historia con imágenes, gráficos, testimonios, etc. Aquí no aportaría nada la clásicas notas de prensa, más que para dar información de cobertura al periodista que cuenta la noticia con su voz en off.

¿Es indispensable contar con una empresa externa de Gabinete de prensa o RRPP? ¿O se puede conseguir sin su apoyo?

En este mundo no hay nada ni nadie indispensable, pero contar con una agencia consultora de comunicación y relaciones públicas hace el proyecto más asequible y llevadero.

En general la pyme suele pensar que el servicio de gabinete de prensa, relaciones públicas y con los medios se escapa de sus posibilidades económicas y andan “trasteando” internamente con personas que no tienen toda la experiencia y el conocimiento para poder desarrollar este trabajo con garantías. O lo hace el gerente de la empresa que se erige en hombre orquesta gestionando cualquier parcela de la empresa con o sin experiencia en ella. Cierto es que algunas veces no queda más remedio, sobre todo cuando estamos empezando. Pero hay que darse cuenta pronto de que uno no vale para todo. Es esencial contar con los servicios de expertos en cada terreno. Y, si una pyme no quiere cargarse de costes fijos, la agencia de comunicación resultará una buena alternativa. El coste de contratar a una persona, a la larga, resulta más alto que subcontratar el servicio con una agencia de confianza que se adapte a las necesidades de la pyme.

¿Qué sectores tienen más posibilidades de llamar la atención de las televisiones?

Creo que no debe darse por sentado que haya sectores con más posibilidades. Las historias buenas pueden descubrirse si la pyme dedica tiempo a pensar en ellas. Una panadería o un taller mecánico puede tener una historia atractiva que contar a una televisión, tan interesante o más que la de una startup innovadora y de reciente creación. La rueda está inventada desde hace miles de años, pero revisar las formas de contar y los enfoque de acercarse a ellas, mirar con otros ojos, pueden hacerlas atractivas a los medios audiovisuales.

¿Por qué una pyme debe salir en televisión? ¿Qué beneficios a nivel de ventas tiene?

El sector audiovisual ha experimentado una segmentación impresionante en los últimos 10 años, y sigue aportando los más altos grados de notoriedad, de ahí que aguante la inversión publicitaria en las parrillas de las teles con pingües ingresos para estos medios. Ahora, que empiezan a consolidarse las televisiones en la red y los canales temáticos en internet. Por ello, la pyme debería plantearse contar a su audiencia sus propias historias, remarco la palabra interesantes, de forma periódica en Internet con el beneficio de la permanencia del contenido digital frente a su impacto puntual en las televisiones convencionales.

El incremento de las ventas no tiene por qué producirse inmediatamente después de una aparición en TV. Dependerá del producto o servicio que ofrezca la empresa, puede que genere ventas rápidas y directas fruto de esa aparición puntual. Pero lo esencial no es aparecer una vez y punto; la pyme debería plantear una estrategia sostenida y continua en el tiempo de comunicar sus valores a los medios de comunicación e “influenciadores” digitales. La presencia en una tele durante un informativo puede dar un minuto de gloria al empresario y a su marca, y caer al poco tiempo en el olvido. El mercado es muy olvidadizo y el cliente, cada vez, menos fiel. Por ello, de nada vale ese estrellato puntual; se trata de marcar una pauta de presente que se vaya a mantener en el futuro con una estrategia de comunicación pensada, que contemple un análisis de resultados y la aplicación de medidas correctoras alimentándose de éxitos y fracasos para seguir creciendo.

¿Cómo se decide el programa o franja horaria en la que conviene más salir en televisión? ¿Qué parámetros hay que tener en cuenta para decidirlo?

El sentido común, si se posee, suele ser muy buen consejero, pero mejor resulta la experiencia de un asesor de comunicación.

Dependerá del tipo de producto o servicio que se pretenda vender a la audiencia televisiva. Resulta una perogrullada decir que se prefiere aparecer en medio de las conversaciones de los habitantes de la casa de Gran Hermano o entre las frases de un guión de Águila Roja (si vendiésemos espadas toledanas), que en el contenido de un reportaje de La 2 una tórrida sesión de sobremesa de un miércoles del mes de agosto. Además, casi seguro que tendría que pagar una buena cantidad por esa aparición, a no ser que se trate de un intercambio de producto por publicidad, etc.

Los programas informativos y de análisis de las televisiones son los espacios más proclives a las posibles apariciones de las historias de las pymes. Piense su historia y descubrirá a quién le puede interesar y el espacio de la TV en que mejor se adapta. Los consultores de comunicación y relaciones públicas le pueden ahorrar ese trabajo.

Normas