Grecia se compromete a realizar más reformas

Atenas y el Eurogrupo acuerdan prorrogar cuatro meses el rescate

Madrid / Bruselas
El ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, asiste a la reunión extraordinaria del Eurogrupo. Ampliar foto
El ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, asiste a la reunión extraordinaria del Eurogrupo.

Los ministros de Economía de la eurozona han alcanzado este viernes, al tercer intento, un acuerdo con el nuevo Gobierno griego para prorrogar durante cuatro meses su programa de asistencia financiera, que vence el próximo 28 de febrero. A cambio de la prórroga, Atenas se compromete a presentar el lunes una primera lista de reformas prioritarias, basadas en el actual rescate.

Estas reformas serán examinadas por las instituciones de la troika (formada por la Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) y si su evaluación es positiva, el martes se iniciará el proceso de ratificación de la prórroga en los parlamentos nacionales que deben hacerlo (los de Alemania, Finlandia, Estonia y Holanda).

Grecia se ha comprometido ante el Eurogrupo a pagar la deuda a todos sus acreedores en los plazos acordados, a no revertir ninguno de los ajustes aprobados por anteriores Gobiernos y a no adoptar medidas unilaterales que pongan en riesgo las metas fiscales.

Varufakis: “No hemos andado una milla extra, sino diez millas extra”

Grecia y el Eurogrupo han alcanzado un acuerdo para una prórroga de cuatro meses del rescate. Antes de aceptar una extensión de la financiación europea a Grecia, Alemania pidió "mejoras significativas" en el compromiso del Gobierno griego de aprobar reformas. Una fuente europea dijo que el pacto prevé que Grecia envie este lunes una carta al Eurogrupo con el detalle de las medidas que planea tomar antes de que caduque el rescate, para asegurarse que cumpla las condiciones acordadas.

La declaración es “más corta” que la carta para pedir el rescate que envió el ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, y es de carácter político y no técnico. Ha sido elaborada por el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. El propio Dijsselbloem ha negociado por separado el texto con Varoufakis, y con el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, acompañado por el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

Antes de la reunión, Dijsselbloem afirmó que alcanzar hoy un acuerdo entre los socios de la eurozona y Grecia sobre el futuro de la asistencia financiera a ese país “va a ser muy difícil”, aunque admitió que aún “hay motivos para algo de optimismo”. Por su parte, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha informado al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, de que solicitará la convocatoria de una cumbre extraordinaria para el próximo domingo si en la reunión del Eurogrupo de hoy el Gobierno griego y los socios de la eurozona no alcanzan un acuerdo.

La canciller Angela Merkel, con todo, ha declarado que su intención es seguir trabajando para que Grecia se quede en la eurozona, antes de la reunión del Eurogrupo de hoy, en la que los ministros de Finanzas debatirán si aceptar la prórroga del rescate griego, solicitada por Atenas pero que Berlín consideraba, ayer, insuficiente.

“Desde los programas de ayuda a Grecia, la política de Alemania y de otros de la zona euro es luchar para que se quede. Para eso, Grecia ha hecho sacrificios importantes. La situación todavía es difícil, por ejemplo en el mercado de trabajo, pero se empiezan a ver resultados, y vamos a seguir con esa política”, afirmó Merkel.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, conversa con su homólogo griego Yanis Varufakis, antes de la reunión extraordinaria del Eurogrupo. ampliar foto
El ministro de Economía, Luis de Guindos, conversa con su homólogo griego Yanis Varufakis, antes de la reunión extraordinaria del Eurogrupo.

El presidente francés, François Hollande añadió en una conferencia de prensa conjunta, tras haberse reunido en París con la cancillera alemana, que “Grecia está en la eurozona y debe seguir estándolo”, y apuntó que deben respetarse tanto los compromisos adoptados como la voluntad del pueblo griego. El ministro griego de Exteriores, Nikos Kotziás, agradeció esta tarde el apoyo de Francia a Grecia en las negociaciones con los socios de la eurozona: “Estoy muy agradecido a Francia porque nos ayuda, a su manera, a fomentar una mayor comprensión dentro de la Unión Europea”, afirmó.

El ministro de Finanzas heleno, Yanis Varufakis, se mostró también optimista: "Espero que vaya a haber un acuerdo y confío en que tendremos uno", al final de la reunión de ministros de Finanzas y Economía de la eurozona, declaró a su llegada al Consejo de la Unión Europea (UE) en Bruselas, donde está previsto que se celebre el Eurogrupo. Varufakis recalcó que el Gobierno del primer ministro, Alexis Tsipras, “no ha andado la milla extra, sino diez millas extra”, en referencia a las concesiones que, en su opinión, ha hecho Atenas en su solicitud para prorrogar el crédito de la eurozona por otros seis meses.

El titular español de Economía, Luis de Guindos, consideró que la carta del Ejecutivo griego para solicitar una prórroga de seis meses del crédito de sus socios "es un paso en la dirección correcta aunque se puede perfeccionar” y expresó su confianza en que haya un acuerdo, “no necesariamente antes del lunes, pero cuanto antes mejor”.

Los países más críticos con Atenas en las últimas horas, entre ellos Alemania, Austria y Bélgica, reiteraron hoy su posición a la llegada de la reunión extraordinaria del Eurogrupo. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, dijo que la clave para desbloquear el rescate de Grecia es la confianza y que los compromisos asumidos “se tomen en serio”. Su homólogo austriaco, Hans Jörg Schelling, declaró que la carta en la que Grecia ha pedido al Eurogrupo una prórroga de seis meses del rescate tiene “demasiado margen de interpretación” y que ahora hay que trabajar para que quede claro que Atenas asumirá las condiciones y los compromisos. Aún así, Schelling se ha mostrado optimista, al señalar que “debería ser posible encontrar una solución y un acuerdo claro".

También Bélgica mantuvo su línea crítica del jueves, al indicar su ministro, Johan van Overtveldt que “tenemos que tener mas compromiso” en la misiva de Grecia, porque ésta contiene “buenas intenciones, pero es poco concreta”. “Creo que hoy podremos seguir avanzando, pero veremos si podemos cerrar” un acuerdo finalmente, afirmó.

Todas las miradas sobre Alemania y Grecia

La Unión Europea rebajó las expectativas respecto a la cumbre del Eurogrupo de hoy. La Comisión Europea considera que no habrá acuerdo sobre el futuro del rescate de Grecia porque, aunque se están produciendo “negociaciones constructivas” y se han realizado “progresos”, todavía se necesita “trabajo adicional”.

“Confiamos en que un acuerdo es posible en un futuro próximo si todo el mundo es razonable, pero todavía no estamos ahí. Creemos que se necesitará trabajo adicional”, ha dicho el portavoz del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas, en rueda de prensa. Paralelamente, la revista alemana Spiegel asegura que el BCE está preparando planes de contingencia por si Grecia saliera del euro, y así frenar posibles efectos adversos en el resto de países.

El presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, está en permanente contacto con todos los actores implicados, en particular con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, y el primer ministro griego, Alexis Tsipras. “Se están produciendo negociaciones constructivas y se han realizado progresos”, ha asegurado Schinas, que ha evitado pronunciarse sobre plazos, aunque ha recordado que el rescate griego expira el 28 de febrero.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha destacado que la cita "debe ser importante para clarificar la posición griega” y ha insistido que España ha tenido un “comportamiento generoso y solidario con los griegos”.

Todas las miradas de los inversores y de los políticos se centran hoy sobre Alemania y Grecia, principales protagonistas de la reunión de los ministros de Finanzas, que permitirá que se vean las caras el titular de la cartera en Alemania, Wolfgang Schäuble, y el griego Yanis Varufakis.

Una reunión convocada de urgencia ayer mismo, que, sin embargo, llevaba días pergeñándose. La decisión de juntar a los ministros la tomó ayer el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, después de que el Gobierno de Alexis Tsipras claudicase a solo unas horas del fin del ultimátum del Eurogrupo. “Las autoridades griegas solicitan la prolongación por un período de seis meses del Acuerdo Marco para la Facilidad de Asistencia Financiera [denominación técnica del rescate]”, concedía la carta del Gobierno griego, firmada por su ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, tras varios días de resistirse a cursar esa petición.

La misiva de Varufakis fue recibida con subidas en los mercados, que apuestan desde hace días por un acuerdo europeo para evitar una debacle financiera en Grecia. El alborozo se propagó incluso por Bruselas, con el presidente de la Comisión calificándola como un "comienzo positivo". La alegría bursátil ni siquiera se enfrió cuando solo tres horas después del tuit de Dijsselbloem el Gobierno alemán hizo públicas sus reticencias ante la carta de Atenas. “Le falta sustancia”, menospreciaron los portavoces de Wolfgang Schäuble, ministro alemán de Finanzas. Y Alemania no está sola; cuenta con el apoyo de países como España, Holanda, Bélgica o Finlandia.

Tras hacerse público el rechazo de Berlín, la canciller alemana, Angela Merkel, mantuvo una conversación telefónica “constructiva” con Tsipras en la que ambos líderes coincidieron en su voluntad de buscar una solución mutuamente aceptable para Grecia y la eurozona. Tsipras recibió a su vez el apoyo explícito del Gobierno galo por boca de su presidente François Hollande, durante una conversación telefónica en que el mandatario galo aseguró que respaldará a Grecia en sus negociaciones con los socios de la eurozona, señalaron fuentes del Ejecutivo heleno.

El juego actoral está servido. Nadie duda, en todo caso, de que buena parte de la pretendida fortaleza en las posiciones, sobre todo en la alemana, aporta sus ventajas incluso para la posición griega, que puede anotarse un tanto si arranca algún compromiso que permita a Tsipras salvar los muebles ante su electorado.

Mientras tanto, el Gobierno alemán ha lanzado el mensaje a través de los medios de que la oferta de compromiso del Gobierno griego al Eurogrupo constituye un caballo de Troya: “Algo atractivo por fuera y peligroso por dentro”, según un documento interno del Ministerio de Finanzas. El gabinete sostiene que la carta griega ayer supone una “obra maestra de la ambigüedad” en la que se apunta a todas las exigencias que ha hecho el Eurogrupo, para luego relativizarlas.

La presión de Berlín se concretará este viernes en la exigencia de que Atenas cumpla las cinco condiciones marcadas por el Eurogrupo el pasado lunes para proseguir con el rescate: que el Gobierno de Syriza no cambie las medidas del programa de rescate de forma unilateral; que no dé marcha atrás en ninguna de las medidas aplicadas por Gobierno anteriores sin el permiso previo de la troika (CE, BCE y FMI); que se comprometa a pagar todas sus deudas; que se comprometa de manera fehaciente a concluir el programa del rescate; y que se comprometa “a trabajar estrechamente con las instituciones”, es decir, con la troika.

Normas