En 2015 tenemos una visión global bastante positiva

En 2015 tenemos una visión global bastante positiva

2015 va a estar influenciado por los eventos políticos -como hemos visto en su comienzo- y la volatilidad puede a ser unos de los actores principales en los mercados. Pero tenemos una visión bastante constructiva y positiva, pues vemos crecimiento económico en las economías desarrolladas.

Así, la decisión del BCE de comprar bonos soberanos y la rebaja de tipos de interés en algunas economías emergentes pueden sumar una inyección de liquidez neta de los bancos centrales de 1,3 billones de dólares, más que en 2014, proporcionando apoyo al crecimiento global. Además la pronunciada bajada del precio de petróleo es una de las medidas de distribución global de la riqueza más efectiva que se haya visto. No solamente se va a notar en el crecimiento económico en Europa, Japón y países asiáticos, sino también, de forma más selectiva, en otros mercados emergentes. Puede agregar hasta un 0,8% al crecimiento de la economía global este año.

Europa puede ser una las sorpresas positivas.

EEUU deberia seguir creciendo a niveles del 2,5 a 3%, mientras Japón parece que sale de la recesión. Por su parte Europa puede ser una las sorpresas positivas, con crecimientos en torno al 1,1%, lo que puede proporcionar mucha más estabilidad de lo que los mercados anticipan y sobre todo, empuje a su renta variable. Hay que tener en cuenta que los beneficios en Europa siguen 30% por debajo del pico de 2008, inusualmente bajos y prevemos crezcan al 15% en 2015, especialmente con el impulso de los exportadores.

Renta variable europea y japonesa.

Así que estamos positivos en renta variable, fundamentalmente europea y japonesa –cuyas acciones sigue atractivas por valoración-. Hemos aumentado el peso en Europa ante el mayor impulso económico, mejora de la liquidez y, teniendo en cuenta el ciclo, valoraciones favorables. Un resultado adverso de las negociaciones sobre deuda entre Grecia y sus acreedores sigue siendo un riesgo, pero finalmente esperamos un compromiso. De manera que en renta variable europea podemos esperar rentabilidades bastante razonables, entre el 6% y el 8%.

Sin embargo en renta variable de EEUU las valoraciones están muy ajustadas. Los precios del petróleo han llevado la confianza del consumidor al nivel más alto en 14 años y el impulso económico es positivo, con el sector de vivienda contribuyendo al crecimiento, pero la fortaleza del dólar puede erosionar los márgenes empresariales y estas acciones parecen vulnerables por valoración.

Acciones de sectores más expuestos al ciclo.

Además consideramos acciones de sectores más expuestos al ciclo económico, mas baratos que los defensivos, como salud y servicios públicos -estas tienden a comportarse peor cuando suben las rentabilidades de los bonos-. Salud parece especialmente caro, con excesivas posiciones de los inversores. En cambio vemos valor en tecnología y consideramos el sector de energía el más barato. Sobre todo, dada la mayor confianza de los consumidores y precios más bajos del petróleo, nos parecen interesantes los sectores relacionados con consumo discrecional.

Asia está más adelantada.

Por otra parte en economías emergentes existen muchas divergencias de crecimiento económico y política monetaria. En términos generales nos gusta más Asia que Latino América.

En Latino América hay altos niveles de inflación y bajo crecimiento, así que conviene la cautela. En cambio Asia está más adelantada en el ciclo, con crecimientos económicos al alza e inflación controlada. De hecho algunos bancos centrales en esta región han empezando a bajar tipos de interés para incentivar sus economías domésticas. Así que parece una de las regiones donde empezar a mirar.

A ello se añade que, en conjunto, estos países han tocado suelo y la mejora del crecimiento mundial debe proporcionar apoyo vía exportaciones, en un momento en que sus monedas están muy baratas. Sin embargo hay preocupaciones respecto a liquidez en China, cuyos indicadores de ciclo siguen mixtos. De manera que podemos llegar a construir posiciones de aquí al verano, sobre todo y con permiso de China, en la parte asiática.

Cupones atractivos en deuda de emergentes.

Además el persistente estímulo monetario en la zona euro y Japón deben impulsar los activos de alta rentabilidad y la deuda de emergentes en dólares puede verse beneficiada. A ello se añade que los emisores soberanos de mercados emergentes esperan emitir menos que en 2014 -algunas estimaciones apuntan a 25% menos-. Por su parte la deuda emergente en moneda local tiene características atractivas y puede contar con demanda de inversores con divisa base EUR. Esperamos una amplia dispersión de retornos por países y monedas, pero en conjunto hay que tener en cuenta que se trata de deuda grado de inversión, con rentabilidades por cupón alrededor del 5% en dólares y 8% en moneda local, en un entorno en el que los fundamentales van a mejorar.

Gonzalo Rengifo, director general de Pictet AM en Iberia y Latam.

Normas