Instrumento financiero de alto riesgo

Bruselas resucita las ‘subprime’, ¿para qué?

El comisario europeo designado de Servicios Financieros, el británico Jonathan Hill, saluda al ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble
El comisario europeo designado de Servicios Financieros, el británico Jonathan Hill, saluda al ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble

La Comisión Europea inicia hoy su ofensiva para resucitar las titulizaciones, un instrumento financiero de alto riesgo estigmatizado desde el descalabro de las hipotecas subprime en EE UU.

Las titulizaciones permiten a la banca “empaquetar” sus activos (como créditos hipotecarios o al consumo) y colocarlos en el mercado como títulos con un perfil de riesgo más o menos elevado en función del inversor. Esa técnica permitió en EE UU conceder hipotecas de alto riesgo, cuya cadena de impagos a partir de 2007-2008 desencadenó la actual crisis financiera mundial.

El nuevo comisario europeo de Servicios Financieros, el británico Jonathan Hill, considera que seis años después de aquel desastre, la Unión Europea necesita potenciar un mercado que podría inyectar 20.000 millones de más de euros más de financiación, en especial, para las pequeñas y medianas empresas.

El objetivo, según el documento de consulta aprobado hoy por la Comisión, es crear un mercado de titulización “de alta calidad”, aunque Bruselas reconoce que para ello deberán relajarse algunas de las normas adoptadas a raíz de la crisis, como la obligación del “empaquetador” de quedarse parte del riesgo para intentar garantizar que no coloca títulos de ínfima calidad en el mercado. La recuperación de las titulizaciones se suma al plan de la Unión de Mercados Financieros, un proyecto del nuevo presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, que también ha sido aprobado hoy.

La intención de la Comisión es estandarizar las normas de colocación de titulizaciones para generar un mercado europeo con mayor volumen de emisión y liquidez. Bruselas calcula que ese marco podría captar 20.000 millones de euros más de financiación y permitiría a los bancos descargar sus balances para conceder más crédito. El nuevo mercado facilitaría también los programas de compra de deuda establecidos por el Banco Central Europeo, que ahora se ven limitados por la falta de títulos disponibles.

Bruselas recuerda que, antes de la crisis, el mercado europeo de titulizaciones rozaba los 600.000 millones de euros al año, cifra que se desplomó tras la crisis de las subprime. Desde entonces se ha ido recuperando, pero en 2014 todavía apenas superaba los 200.000 millones de euros, la tercera parte de su volumen previo a la crisis. En titulizaciones de créditos a PYMES las cifras también se mantienen muy bajas: 36.000 millones de euros el año pasado, menos de la mitad que en 2007 (77.000 millones).

La Comisión ve excesiva esa desconfianza hacia un mercado que en EE UU ya se ha recuperado, aunque sólo gracias al respaldo del Estado: el 80% de las titulizaciones estadounidenses tienen aval público. El temor del inversor parece lógico porque las pérdidas reales y potenciales en EE UU sumaron casi 3.000 millones de euros y llegaron a afectar a una cuarta parte de las titulizaciones. En Europa, en cambio, las pérdidas sólo afectaron al 2% de un volumen de emisión mucho menor, según destaca el departamento de Hill.

La Comisión mantendrá abierta la consulta hasta el 18 de mayo. Después, promete una intervención legislativa casi quirúrgica para resucitar un mercado de titulizaciones de calidad, aunque adviertea que NO es un producto exento de riesgo y que NO está destinado al pequeñor inversor.

Normas
Entra en El País para participar