2015 es el año de la cabra

Comercio y turismo se visten de fiesta para el nuevo año chino

Exterior del centro de Castellana de El Corte Inglés con una campaña promocional del año nuevo chino.
Exterior del centro de Castellana de El Corte Inglés con una campaña promocional del año nuevo chino.

Mañana, 19 de febrero, se celebra el año nuevo chino, una de las dos mayores festividades del país asiático, y que supone el inicio del año de la cabra de madera, según el calendario chino. Durante casi dos semanas los habitantes del país asiático hacen sus maletas para realizar tanto viajes domésticos, la mayoría, como fuera de sus fronteras.
En el caso español, un total de 287.867 turistas chinos visitaron el país en 2014, un 13,9% más que un año antes, según datos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Una cifra que mantiene la senda de crecimiento de los últimos años y que se acercan al objetivo marcado por Turespaña de alcanzar el millón de visitantes chinos en 2020.
Las cifras de turistas chinos a España están aún lejos de las alcanzadas por Italia, Estados Unidos o Francia, pero el elevado gasto por día que realizan supone un aliciente para las empresas turísticas y de distribución, que desde hace algunos años trabajan para adaptarse a las costumbres y necesidades del turista del país asiático. Los turistas chinos gastaron el año pasado 160,6 millones de euros, un 11,8% más, con un gasto medio diario de 241 euros, un 33,2% más mientras que el gasto por turista fue de 1.983 euros, un 1,1% menos.
Amadeo Jensana, director de economía y empresa de Casa Asia, apunta que a pesar de la apuesta por las grandes firmas de consumo por esta semana, “el turista chino viaja todo el año”. El experto de Casa Asia considera que los establecimientos hoteleros tienen aún que adaptarse a las necesidades de este cliente –en los desayunos y en la numeración de las habitaciones (evitando, por ejemplo, el número cuatro)–. Además, considera fundamental la adaptación de los comercios tanto al idioma como al sistema de pago más utilizado entre los consumidores chinos, las tarjetas Union Pay, frente a sistemas como Visa y Mastercard.
A la hora de alojarse, el visitante chino opta, según Destinia, por hoteles independientes, sin pertenencia a una cadena, en un 52% de los casos, y el resto por enseñas internacionales como Hilton, Best Western, Marriott, Holiday Inn y Hyatt. La agencia de viajes online destaca que en el último año el número de reservas de turista chino se ha incrementado un 184% respecto a 2013.
Un informe de la consultora Bain & Co calcula que los consumidores chinos gastaron unos 53.000 millones de euros en compras de lujo en todo el mundo el año pasado, con un crecimiento del 21% en las compras realizadas fuera del país por la presión del Gobierno chino para evitar los sobornos a los empleados públicos. La Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos (Acotex) cifró en 938 euros la media diaria de gasto del turista chino en España en 2013, muy por delante del desembolso realizado por los japoneses (559 euros) y los estadounidenses (546). Además, según Acotex, los turistas chinos son, junto con los rusos, los que hacen más uso del tax free, la devolución de impuestos ya abonados.
Entre las empresas españolas que apuestan por promociones específicas para la celebración del nuevo año chino está El Corte Inglés. El grupo de distribución realiza, por tercer año consecutivo, acciones específicas en sus centros de Castellana (Madrid) y Diagonal (Barcelona) durante casi tres semanas, a las que se han sumado firmas como Bvlgari, Cartier, TAGHeuer, Omega, Iwc o Jaeger Lecoultre con atenciones especiales.
El grupo Value Retail, por su parte, festeja el año nuevo chino en sus centros Las Rozas Village y La Roca Village con un programa de actividades especialmente diseñadas para este turista. Según datos de la compañía especializada en el desarrollo y gestión de outlets de lujo, el cliente chino es el primer turista internacional en todos los establecimientos del grupo y sus compras crecen más de un 25% cada año. En el caso de su establecimiento de Madrid, el gasto medio del visitante chino el año pasado ascendió a 287 euros.
Junto al turismo de compras, desde Chinese Friendly apuntan que este año será el despegue del turismo de arte y gastronómico entre el visitante chino. La empresa, además de formar al personal del sector turístico para atender las necesidades de la clientela, ha puesto en marcha un sello, denominado Chinese Friendly, que de momento tienen una treintena de establecimientos, entre los que se encuentran hoteles, restaurantes, museos, medios de transporte y campos de golf, además de ciudades como Sevilla, Zaragoza, Valladolid, Segovia, Toledo, Ibiza, Ronda, Cuenca y Murcia, así como el grupo de ciudades patrimonio de la humanidad. Entre los hoteles que cuentan con ese sello se encuentran seis establecimientos de la cadena Silken y el madrileño hotel Ritz.
Según Cristina Vela, assistant manager de Chinese Friendly International, las empresas de consumo y turismo de España “cada vez están tomando una mayor consciencia” de la necesidad de adaptarse a las necesidades de este cliente “para eliminar las barreras actuales”.

Normas