El mercado de la posventa se redujo el año pasado un 4% por debajo de los 10.000 millones
Nostalgia en los talleres por el todo riesgo
Thinkstock

Nostalgia en los talleres por el todo riesgo

La resistencia de los clientes a gastar en chapa y pintura ahoga al sector

Los subsidios a la compra están ayudando a reactivar las ventas de coches nuevos, que en 2014 alcanzaron su volumen más grande en cuatro años.

Pero Jorge Pastor, pintor de Roauto, un taller de reparaciones de Madrid, dice que si en algo mejoró su actividad el año pasado, no fue gracias al plan PIVE sino a la inesperada granizada que cubrió de blanco la capital una tarde de julio. “Si este año no cae, no vamos a tener mucho trabajo”, afirma.

Los talleres de mecánica son el último eslabón de la cadena de valor de la industria y el que está más supeditado a la capacidad de gasto del consumidor final. Que su suerte dependa de un fenómeno climatológico recuerda lo frágil de una recuperación basada en subsidios.

“Nuestro problema es que ya casi no hay coches con seguro a todo riesgo, que en caso de siniestro cubren el coste total de la reparación, pero son más caros para el cliente”, apunta Pastor.

Nostalgia en los talleres por el todo riesgo

Los mecánicos precisan que en su lugar están en auge las coberturas con franquicia, una modalidad de todo riesgo más barata, pero que no cubre el íntegro de la reparación, sino que, por lo general, obliga al cliente a asumir los primeros 200 o 250 euros de la factura.

“La gente está asegurando los coches con franquicia porque la economía no le permite hacerlo a todo riesgo. Por eso, cuando se dan un golpe, a menos que el vehículo no ande, no lo traen sino que prefieren dejarlo así y ahorrarse ese dinero”, confirma un representante de Talleres Suanzes, en Madrid.

Según un informe de Audatex, los arreglos relacionados con rasguños y pequeñas abolladuras están cayendo más que los asociados a problemas mecánicos. Así, el negocio de chapa y pintura bajó el año pasado un 3,3% y reportó a los talleres el 46% de sus ingresos, mientras que el de mecánica lo hizo un 2,8% y supuso el 54% restante.

De acuerdo con la consultora, la facturación del sector posventa cayó el año pasado un 4% hasta los 9.698 millones, situándose por debajo de la barrera psicológica de los 10.000 millones. El dato, sin embargo, mejoró ligeramente las previsiones que se habían manejado durante el año y que apuntaban a una caída del 6,5%.

“Es verdad que el retroceso en 2014 ha sido menor que en otros años (en 2013, por ejemplo, la caída fue del 7%), pero no es menos cierto que la comparativa de cada ejercicio se refiere al anterior, con lo cual partimos de cifras de negocio cada vez más bajas”, advierte Ramón Marcos, presidente de Conepa, la federación de profesionales de automoción. “2014 fue un año malo”, subraya. Según Conepa, los ingresos del sector bajaron el año pasado un 1,8% frente a 2013 y algo más de un 24% desde el inicio de la crisis.

Y si bien las matriculaciones crecieron el año pasado un 18% hasta los 855.308 vehículos, en los talleres multimarca tienen claro que no verán esos turismos hasta dentro de por lo menos dos años. “La gente no recurre a nosotros hasta que se le agota la garantía del fabricante”, explican en Talleres Suanzes.

El envejecimiento del parque automotor es un problema añadido para el sector porque la reparación de un coche viejo en ocasiones supera su valor venal, con lo cual no compensa llevarlo al taller. Audatex estima que esta situación se mantendrá todavía hasta 2017. Pastor, el pintor de Roauto, coincide: “Antes que tener el coche bonito, la gente prefiere que haya filetes en la nevera”.

Las cifras

24% de su facturación es lo que han perdido los talleres desde el inicio de la crisis, que llegó al sector con un año y medio de retraso.

6.500 empresas han cerrado o cambiado de titularidad por cese de negocio o jubilación del empresario, según Conepa.

140.000 personas emplea el sector, una cifra inferior en 17.000 a la de 2008. Pese a todo, en los últimos cuatro años han abierto 3.300 nuevos talleres.

¿Un plan PIVE para el mantenimiento?

Aplicación para móviles GoTime Driver de Audatex.
Aplicación para móviles GoTime Driver de Audatex.

A los expertos en seguridad vial les preocupa que los españoles estén dejando de arreglar elementos básicos para su seguridad. ¿Ocurre? “A mí me ha pasado que he cambiado unas pastillas de freno viejas y el cliente me ha pedido que las vuelva a poner por ahorrarse 50 euros”, cuenta el representante de Talleres Suanzes.

Pastor, de Roauto, lo compara con los móviles. “Antes la gente cambiaba de teléfono cada vez que salía uno nuevo. Ahora no. Con los coches pasa igual: aguantan las pastillas de freno, los embragues y las ruedas lo máximo que pueden”.

Dada la coyuntura económica, cabe preguntarse si no deberían contemplarse ayudas al mantenimiento similares al plan PIVE. “Para nosotros lo importante es que mejore la economía”, opina Ramón Marcos, presidente de Conepa. “En un país con menos paro y más seguridad en cuanto a los ingresos familiares, la actividad de los talleres crecerá. Esa es la mejor ayuda que podemos tener”, sostiene.

La tecnología también puede contribuir a fomentar lo que Conepa llama una cultura del mantenimiento responsable. Audatex ha lanzado GoTime Driver, una app que permite buscar talleres, pedir presupuesto, programar reparaciones y hacer seguimiento de ellas, entre otros servicios.

Normas