En 17 de las 35 empresas se creó empleo
Trabajador del centro logístico de Meco de Inditex, que ha creado empleo este año.
Trabajador del centro logístico de Meco de Inditex, que ha creado empleo este año.

El parqué es ajeno aún a la mejora del trabajo

Este año ha empezado con un dato bien distinto respecto al habitual desde que irrumpió la crisis en 2008. España crea puestos de trabajo en vez de destruirlos. Dejando al margen la calidad y el salario de esos nuevos empleos, 2014 cerró con 434.000 personas ocupadas, un 2,53% más respecto al ejercicio anterior, según la Encuesta de Población Activa (EPA). Se podría esperar que a este mejor panorama, ya muy lejos del tremendo 2009, que dejó tras de sí una caída del empleo del 6,1%, también hubieran contribuido las grandes empresas, las mayores compañías, al tener más músculo financiero para aguantar cuando las cosas van mal o muy mal. Sin embargo, el Ibex 35 no ayudó a crear puestos de trabajo en la primera parte del año, más bien al contrario. La plantilla de las empresas que cotizan en él pasó de 1,6 a 1,5 millones de trabajadores entre junio de 2013 y el mismo periodo de 2014, lo que supone una bajada del 3,2%, según los datos facilitados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resultado era esperable si se tiene en cuenta, por ejemplo, la gigantesca reestructuración de Bankia impuesta por la Comisión Europea a cambio de rescatar la entidad. El Ejecutivo comunitario puso como condición el cierre de oficinas y la reducción de efectivos. Así, adelgazó un 20% su número de trabajadores, desde 18.888 a 15.009 empleados, lo que situó al banco en el segundo puesto de las 35 empresas del parqué español que más empleo destruyeron entre junio de 2013 y 2014. Encabezó la lista FCC. La compañía protagonizó cuatro expedientes de regulación de empleo (ERE) que se saldaron con el despido de más de 1.814 personas en su negocio de construcción en España. Ya en 2013, este gigante prescindió de 652 empleados, de los que la mayoría trabajaban en España. La razón: “Adecuar su plantilla a los mercados en los que opera”, recogía la empresa en su memoria anual. Abertis fue una de las sorpresas del pasado año, al pasar de contratar a despedir en apenas 12 meses. En 2013, la compañía incrementó su plantilla nada menos que un 51% por la integración de nueve autopistas en Brasil y tres en Chile, e incorporar Hispasat a su negocio. En 2014 la rebajó un 7,4%.

PESE A TODO, MEJORA

El número de empleados de las empresas del Ibex cayó un 8,12% entre junio de 2012 y 2013, al pasar de 1,47 a 1,36 millones de trabajadores, según la CNMV, bien por la venta de filiales, bien precisamente por los ERE, que ese año pusieron en marcha buena parte de las compañías, tal y como coincide el sindicato Comisiones Obreras. Pero el retroceso de sus plantillas se ha ido reduciendo y 17 de las 35 compañías mantuvieron en positivo su índice de empleos hasta junio.

Destruyen menos puestos. Sin embargo, no será de estas multinacionales de las que tirará el mercado de trabajo, al menos en España. Como explica Josep Oliver, catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona: “Es sabido que el 85% del empleo lo generan las pequeñas y medianas empresas y las micropymes. Las grandes aportan mucho valor añadido, son ultraintensivas en capital, ¿pero cuántos empleados tienen? Si se mira el Ibex, la mayoría de las empresas son energéticas, entidades financieras y empresas de servicios, que tienen muy poca capacidad productiva. Para crear trabajo hay que industrializarse”.

La Federación Europea de Bolsas apuntaba en un informe de 2014 que por cada 5 empleos perdidos por grandes empresas durante la crisis en los cuatro principales países de la UE (Alemania, Francia, Reino Unido e Italia), las pymes crearon un nuevo puesto de trabajo.

Entre las 17 grandes cotizadas que aumentaron sus plantillas entre junio de 2013 y de 2014, destaca Jazztel, que se puso la primera en la lista, con 4.360 empleados nuevos en su plantilla, un 27,6% más, principalmente por la apertura de un centro de llamadas en Guadalajara. A la empresa telefónica le siguió la concesionaria OHL. Los planes de expansión de la compañía, que ya contrata al 70% de sus trabajadores fuera de España, llevaron su plantilla a crecer de 20.726 a 24.883 personas, un incremento del 20,1%. Amadeus, Sacyr y Técnicas Reunidas completaron la lista de las cinco cotizadas que más puestos crearon en la primera parte de 2014.

En algunas de las firmas del Ibex esta evolución se ha confirmado a lo largo del ejercicio. Es el caso de la aseguradora Mapfre, que ya ha presentado los resultados de 2014, que reflejan un aumento des efectivos de 773 personas y su previsión para el presente año es “incrementar nuestra plantilla en los principales mercados en los que estamos presentes, y lógicamente también en España”, explican en la compañía.

La ligera recuperación del sector de la construcción ha sido uno de los factores que ha contribuido a mejorar la previsión del crecimiento económico que cada año elabora BBVA. El banco estima que la economía española crecerá un 2,7% en 2015, cuando hace solo 12 meses estimó que el PIB apenas crecería el 2%. El servicio de estudios económicos de la entidad prevé el retroceso del paro de hasta el 20% de la población activa y la creación de un millón de puestos de trabajo entre este año y 2016.

 

Saltar a Bolsa y multiplicar empleados

La salida al parqué de cualquier empresa tiene un efecto directo en el aumento de puestos de trabajo. Esto que puede parecer evidente no se había demostrado hasta el estudio que realizó en 2013 Susana Álvarez, profesora de Economía Financiera de la Universidad de Oviedo. Esta experta analizó el impacto en la creación de empleo en el primer año tras la salida a Bolsa de las compañías entre 1998 y 2011, con un resultado contundente: un alza del 13,81% en los doce primeros meses y de hasta el 309,53% acumulado en los primeros diez años de negociación bursátil. Por sectores, la construcción, las telecos y las energéticas fueron las que más nuevos puestos generaron, con niveles situados entre el 16,72%, el 47,82% y el 53,76%, respectivamente. Ahora bien, pasado el empuje del lanzamiento, el impacto se disuelve. Según Álvarez: “Las empresas del Ibex 35 ya son compañías consolidadas, de forma que se pierde el efecto de salida. El aumento del empleo únicamente se percibe en el momento del salto”.

Normas