La Inspección de Trabajo obliga a cortar la temporalidad

Azafatas de Air Europa, a la espera de un contrato fijo

Una mujer pasa ante una pantalla con el logotipo de Air Europa en al terminal 2 de Barajas.
Una mujer pasa ante una pantalla con el logotipo de Air Europa en al terminal 2 de Barajas.

Extrañeza entre la dirección de Air Europa y satisfacción en las filas de USO, el sindicato mayoritario entre los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) de la aerolínea de Juan José Hidalgo: la Inspección de Trabajo ha firmado una resolución en la que insta a la compañía a convertir en indefinidos un buen número de contratos temporales de azafatas.

Más allá del impacto en una de las principales aerolíneas del país, el Ministerio de Empleo se mete con la temporalidad, una práctica común en el sector aéreo. La orden de la Inspección no determina el número de trabajadores afectados, pero fuentes cercanas al conflicto aseguran que superan los 300 tripulantes de Air Europa. La compañía tampoco ha ofrecido cifras.

Todo comenzó hace un año, cuando USO, que cuenta con una representación cercana al 50% en el comité, con 38 delegados, presentó una denuncia ante la Inspección de Trabajo de Madrid. En ella pedía la contratación por tiempo indefinido de los tripulantes que prestan sus servicios en la base de Madrid “encadenando contratos temporales de corta duración”. 12 meses después la Inspección de Trabajo da la razón al sindicato y espera el cambio de situación contractual de las azafatas, de temporal a indefinida, en un mes como máximo.

“Los servicios legales de la empresa están analizando la resolución, pero estamos seguros de que cumplimos las condiciones del convenio firmado con los sindicatos, incluido USO”, explica un portavoz de Air Europa, “estamos asombrados”.

El citado acuerdo entre la aerolínea y su plantilla permite que un 30% de las contrataciones entre el colectivo de tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) sea temporal, quedando el 70% restante del equipo en situación de indefinidos. Pero llueve sobre mojado: Air Europa y sus TCP llevan dos años batallando por la negociación del tercer convenio colectivo, tachado de restrictivo. El descuelgue se produjo en 2013 y vino acompañado de una rebaja salarial cercana al 10%.

Desde USO se asegura que Air Europa mantiene una “actitud poco respetuosa con la legislación social”. La aerolínea del grupo Globalia, por su parte, defiende que la temporalidad es un clásico en el sector aéreo dadas las peculiaridades del tráfico –volatilidad en la producción en función del momento de la temporada o la evolución de la demanda– y las propias exigencias del servicio. La aerolínea comparable en España, Iberia, también prevé la temporalidad en el convenio de TCP, pero el límite es mucho más bajo: del 15% sobre la plantilla de tripulantes.

Air Europa cuenta con unos 1.500 tripulantes de cabina de pasajeros entre su plantilla, de los que aproximadamente la mitad operan desde Madrid, donde se ha centrado la investigación de Trabajo. USO, CC OO, UGT y Sitcpla son las principales centrales sindicales del colectivo.

Este mandato de la Inspección de Trabajo es recurrible ante el Jefe de la Inspección, que emitiría una nueva resolución firme. Y de ahí se puede elevar recuso ante los tribunales provinciales. En todo caso, desde USO no se va a rehuir la batalla y se plantea demandar el cumplimiento de la resolución.