Crece el beneficio en los diez mercados principales

Botín fija como prioridad ganar la “confianza” del cliente para crecer

Ana Botín durante la Junta General Extraordinaria de Accionistas del Banco de Santander.
Ana Botín durante la Junta General Extraordinaria de Accionistas del Banco de Santander. EL PAÍS

Ana Patricia Botín se ha marcado como prioridad ganar “la confianza de nuestros empleados, clientes accionistas y sociedad”. La presidenta aparca la estrategia de crecer con compras (salvo Portugal) y opta por vincular a los clientes para crecer. El reto es tener un 40% más de clientes vinculados y llegar a los 18 millones. El grupo ganó 5.816 millones, el 39,3% más. El resultado en España es de 1.121 millones, el 140,5% más (684 millones al restar las pérdidas inmobiliarias).

La ratio de capital 'fully-loaded' sube al 9,7% tras la ampliación de capital por 7.500 millones

Ha llegado con las ideas parece que muy claras, ya que en cuatro meses Ana Patricia Botín ha dado la vuelta a la estrategia que ha caracterizado durante las últimas décadas al primer grupo financiero español y uno de los más grandes del mundo. Inició su primera presentación de resultados como presidenta recordando todo (que no es poco) lo que ha modificado desde que es número uno en Santander. Cambio del gobierno corporativo, de los gestores, aumento de capital en 7.500 millones y ahora queda dar la vuelta a la estrategia del negocio. Un giro casi completo, aunque sin cambiar el modelo de banco comercial. Y así lo explicó con la ayuda de José Antonio Álvarez, que también se estrenaba en una presentación de resultados como consejero delegado.

La digitalización del banco fue una de las palabras que más repitió a la hora de explicar la nueva estrategia de Santander, lo mismo que confianza, a la que considera “clave”. “Si nuestro equipo se esfuerza al máximo por los clientes, éstos usarán más nuestros servicios y aumentará la rentabilidad, lo que revertirá en la sociedad”, subrayó al inicio de su intervención. Asegura que el grupo ha hecho más de 6.000 entrevistas para comprobar que reclamaban clientes y empleados y la conclusión ha sido un banco “sencillo, personal y justo”. Botín se apoyó continuamente en su experiencia en Reino Unido, donde ha estado cuatro años como responsable, y en el que logró dar la vuelta. De ser el banco con más quejas y ser el más recomendado, donde los saldos “de cuentas corrientes se multiplicaron por tres y el número de clientes vinculados se duplicó”. Y ahora quiere extender el modelo aplicado en Reino Unido al resto del grupo.

Su objetivo es aumentar un 40% los clientes vinculados en Reino Unido y España, y al 25% en México y Brasil. Solo con esta estrategia “podríamos generar entre 2.000 y 3.000 millones de euros de ingresos adicionales”, explicó.

Otro reto es mejorar la ratio de eficiencia para pasar del 47% al 45% también en 2017, algo que se conseguirá con la digitalización del grupo. “Tenemos solo un 28% de clientes que opera por medio de estos canales y el objetivo es que llegue al 45% en 2017”, comunicó, para añadir que los clientes digitales están más vinculados y son tres veces más rentables.

Botín fija como prioridad ganar la “confianza” del cliente para crecer

Otro reto es llevar la ratio de capital Tier1 fully-loaded (el que debería aplicarse en 2019, pero que ya la gran mayoría de bancos tienen) entre el 10% al 11% (ahora es del 9,7%). Este objetivo lleva al banco a paralizar las potenciales compras que podría realizar, estrategia que siempre había caracterizado a Santander. Ana Patricia Botín, que niega que el BCE recomendara a Santander realizar una ampliación de capital y bajara su dividendo en enero, quiere un crecimiento orgánico tanto del capital como del negocio. Salvo Portugal donde analiza la compra del nacionalizado Novo Banco. Pretende situar la rentabilidad del capital invertido (ROTE) en el 14% en 2017. Ahora es del 11%.

Santander cerró el pasado ejercicio con un beneficio atribuido de 5.816 millones de euros, un 39,3% más que un año antes tras reformular las cuentas a consecuencia del cambio contable para hacer frente a las aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos al que ha aportado 195 millones a cuenta de los resultados de 2013. En España ganó en su actividad comercial y de seguros 1.121 millones, un 140,5% más, pero si se descuentan las pérdidas en el sector inmobiliario el beneficio llega a los 684 millones, frente a las pérdidas de un año antes. España así ya aporta el 14% del resultado global, porcentaje que se acerca más al que aporta Reino Unido y Brasil, ambos con el 19%. Otro de los retos de Santander es situar la tasa de morosidad por debajo del 5% (ahora es del 5,2%). En España el reto es que descienda más, pese a que ahora está en el 7,38%, con un ligero descenso en todo el ejercicio por primera vez desde que se inició la crisis financiera.

Los mayores ingresos  y las menores provisiones han sido clave para que el beneficio de España mejore tanto y abandone por completo los números rojos de años anteriores.

Ana Patricia Botín se comprometió en la rueda de prensa no solo a que Santander sea el mejor banco comercial, sino también a que sea el que más crédito dé del sector, sobre todo en España, donde espera que crezca este capítulo un 5%. En 2014 el crédito en España descendió un 1,7%, aunque en los últimos dos trimestre creció. Para este ejercicio prevé aumentar el créditos neto en el país del 5% al 6%. “Tenemos una realidad económica diferente en España”, justificó Álvarez.

 

 

 

 

 

 

Oficina de Santander
Oficina de Santander

Datos claves del negocio del grupo

Actividad de la entidad

El crédito alcanzó en el ejercicio pasado los 761.928 millones de euros, 50.500 millones más que en 2013, lo que supone un aumento del 5%, según señala la entidad. Los depósitos y fondos de inversión, que ascienden a 772.336 millones, aumentan en 60.500 millones, un 6% más que en 2013.

Al cierre del ejercicio, el beneficio antes de provisiones (margen neto) se situó en 22.574 millones de euros, con un incremento del 3,7%, y mientras que el resultado antes de impuestos subió un32%, hasta los 9.720 millones. La mejora se produce, señala el grupo, gracias al aumento de los ingresos básicos de la entidad, que aumentaron un 3% y un descenso de los costes de explotación, que caen un 0,6%. También bajan un 14% las dotaciones para insolvenciascon respecto a las realizadas en 2013, que pasan de 12.340 millones a 10.562 millones, y con descensos en los principales mercados: 46% en Reino Unido, 28% en España y 18% en Brasil. Sanander señala que este nivel de provisiones "está muy por debajo de las realizadas en 2012 y aún por encima de la media del ciclo".

El margen de intereses aumentó un 4% en 2014, hasta situarse en 29.548 millones de euros. Lo singresos por comisiones netas aumentaron un 0,8%, hasta los 9.696 millones, mientras que el resultado neto de operaciones financieras bajó un 18,5%, hasta los 2.850 millones.

Resultados extraordinarios

El beneficio atribuido (5.816 millones) no incluye las plusvalías netas obtenidas con la venta del 85% de Altamira (385 millones), la colocación de Santander Consumer USA (730 millones de euros), la alianza en seguros de Santander Consumer Finance (250 millones), ni los 224 millones de euros registrados en Reino Unido por la modificación de los compromisos por pensiones que se acordó en el primer semestre.

Según aclara Santander, estos resultados extraordinarios de 1.589 millones de euros "no tienen impacto en el beneficio", ya que se han realizado dotaciones para costes de reestructuración, amortización de intangibles y otros saneamientos por importe equivalente.

Ratios de capital

En cuanto a los niveles de solvencia, la ratio de capital CET1 fully-loaded se situó en diciembre en el 9,7% (frente al 8,3% de septiembre), incluida ya la ampliación de capital llevada a cabo en enero de 2015 por 7.500 millones. La ratio CET1 phase-in se situaba a cierre de año en el 12,2%, frente al 11,2% de septiembre.

Banco Santander cerró 2014 con unos activos totales de 1.266.296 millones de euros, lo que supone un 12% más que en 2013. A cierre de ejercicio, la cartera de créditos ascendía a 761.928 millones de euros, un 5% más "lo que supone que el saldo de créditos ha aumentado en 50.500 millones de euros en un año", señala Santander. De los diez mercados claves donde opera el grupo, el crédito "crece en todos menos Portugal".

Negocio en España

El margen neto en España alcanzó los 6.485 millones durante el ejercicio, con una mejora del 8,6%. El mercado español representa así un 28% del total del grupo.

Por su parte, el beneficio atribuido en España se situó a cierre de 2014 en 1.121 millones de euros, lo que supone más que duplicar (una mejora del 140,5%) el obtenido en 2013. El mercado local representa así en torno al 19% del total del beneficio atribuido grupo. El crédito en España aumenta un 2% y los recursos de clientes un 5% en el año.

En España, el conjunto de la cartera de créditos asciende a 162.377 millones de euros, con un aumento del 2% con respecto al cierre de 2013, si se descuentan las adquisiciones temporales de activos. Este crecimiento se debe al aumento de la financiación a empresas, que crece un 5% en saldos. La nueva producción de hipotecas crece a "ritmos muy fuertes, del 64%", pero no compensa las amortizaciones que se producen en el año.

Otras regiones

En Reino Unido, el margen bruto alcanzó los 2.651 millones, con un avance del 16,5%, y el beneficio atribuido alcanzó lo 1.576 millones, con una mejora del 37%.

En cuanto a Latinoamérica, el margen neto se redujo un 9,3%, hasta alcanzar los 11.049 millones de euros (un 49% del total de grupo). El beneficio atribuido en la región se situó en 3.150 millones de euros, un 1% menos, y representa el 54% del total del grupo. En Brasil, el beneficio atribuido alcanza 1.558 millones de euros (4.857 millones de reales, +8%), con los ingresos básicos y los costes planos.

Oficinas y empleados

Banco Santander contaba a cierre del ejercicio con 185.0405 empleados, frente a los 186.540 de diciembre de 2013 y los 189.460 empleados de 2012.

En cuanto al número de oficinas, la entidad tenía en diciembre 12.951 centros, 830 menos que en diciembre de 2013 (cuando tenía 13.781) y 1.287 menos que en diciembre de 2012 (14.238).

A cierre de 2014, Santander contaba con 3.240.395 accionuistas, frente a los 3.299.026 accionistas de didimbre de 2013.

Otras claves

El gran reto del desempleo

Botín aseguró que España ha hecho avances, pero aún debe hacer frente a un importante reto, que es el desempleo. Estima que la economía española podría crecer entre el 2,5% y el 3% este año. “España tiene que hacer frente a un gran reto que es el desempleo”, y ello a pesar de que la economía española ha avanzado bastante en los últimos meses, gracias a las reformas que se han llevado a cabo, añadió. Y puntualizó que “hasta que no tengamos a todos los que quieran trabajando, no se puede decir que estamos contentos”. Eso sí, rehusó hablar de Podemos. Solo aseguró que no se ha reunido con este partido.

Dividendo “sostenible” en el tiempo

El dividendo en efectivo del grupo se elevará de 1.000 a 2.500 millones de euros después de la ampliación de capital de 7.500 millones que realizó en enero (omitió que el banco ha recortado el dividendo este año un 66,6%). Botín garantizó ayer que la posición de capital va a permitir al banco aprovechar las oportunidades de crecimiento orgánico y tener una política de dividendos “sostenible”. Y fijó un objetivo de capital de calidad con plena implantación de Basilea III de entre el 10% y el 11% en los próximos años. “El compromiso de la entidad es hacer uso de este capital de una forma eficiente”, subrayó la presidenta.

Despejadas las dudas sobre bonus, logo y sede

En su primera presentación de resultados tras ser nombrada en septiembre presidenta de Santander, Botín ha centrado su mensaje en el intento de “mejorar” la vinculación de los clientes e incluso se ha mostrado dispuesta a ligar su bonus a la “satisfacción” de los clientes, una medida que la entidad ya aplica en su filial británica. La banquera, no obstante, no ha garantizado que este cambio en la política de retribución variable se materialice este año. “Lo vamos a intentar”, dijo. Ana Patricia Botín además negó desplazar la sede social del banco desde Santander a Londres o un cambio de logotipo o color.

“Ojalá el BCE hubiera actuado antes”

Ana Patricia Botín afirmó que es una buena noticia que el Banco Central Europeo (BCE) “actúe como banco central para toda Europa”, una región que en su opinión, “está relativamente mejor”. “Ojalá el BCE hubiera actuado antes”, criticó la banquera durante la rueda de prensa de presentación de resultados. Sobre el programa de compra de deuda masiva que ha anunciado el organismo recientemente la ejecutiva añadió que “las políticas de los bancos centrales son necesarias, y Europa ha sido de las últimas regiones que ha contado con políticas a favor del crecimiento”.