Cómo abrir una franquicia

Recorrido por los aspectos más importantes en la apertura de una franquicia, así como los sectores más populares en este modelo de negocio.

Cómo poner en marcha una franquicia

Son muchas las personas que se sienten atraídas por la franquicia. Y, como declara Angelique O’Rourke de Palo Alto Software, se trata de un modelo de emprendimiento bastante rentable, como propietario de un negocio que ya tiene éxito y cuenta con el respaldo de una gran marca.

El experto en franquicia Joel Libava define la franquicia como "un tipo de negocio gestionado en propiedad por individuos (franquiciados), pero cuya marca y supervisión pertenece a otra empresa nacional o multinacional mucho más grande (franquiciador)".

Poseer una franquicia conlleva aprovechar las ventajas de una idea que ya ha sido probada con éxito. Por supuesto, como con cualquier negocio, implica una serie de desafíos en la puesta en marcha y gestión de la misma. Tienes que establecerte en un lugar, y llevar a cabo la contratación y gestión, como en cualquier otra empresa, aunque ya se tenga un modelo y marca bajo el cual regirse. Y también es cierto que para algunos emprendedores, la pérdida de control (que en última instancia recae en el franquiciador) puede convertirse en una amenaza a su independencia.

Una vez que tienes clara la necesidad de buscar el franquiciador que más te convenga si deseas convertirte en franquiciado, surgen una serie de cuestiones a analizar: ¿deseas una marca popular, y una empresa que cuente con una buena reputación en cuanto al trato con sus franquiciados?, ¿qué tienes que hacer para conseguirlo?.

Ser propietario de una franquicia en seis pasos:

  1. Determinar tu presupuesto. Lo primero que debes saber es que siempre hay un cargo inicial de franquicia y los franquiciadores suelen establecer unos requisitos financieros para quienes abren una de sus franquicias. Una vez que determines con qué capital cuentas para el negocio, puedes empezar a buscar oportunidades online para tu margen de presupuesto.
  2. En esta investigación, irás comprobando cada posibilidad; por ejemplo, para adquirir una franquicia de Cafe Yumm debes tener un patrimonio neto de 500.000 dólares. Si esta cantidad no encaja financieramente con lo que andas buscando, tendrás que barajar otras opciones. No pierdas el tiempo soñando con alguna franquicia específica si ya sabes que no se adapta a tus posibilidades.
  3. Contacta con el franquiciador y otros franquiciados. Es la mejor manera de obtener el máximo de información, con todo detalle y de primera mano. No hay un modo más eficaz de conocer cómo operar cierta franquicia que a través de personas que ya lo están haciendo. Una de las preguntas claves que debes hacer a los franquiciados, sugerida por Joel Libava, es: ¿Volverías a emprender esta franquicia de nuevo?
  4. Normalmente, se suele concertar una entrevista entre franquiciador y franquiciado, que podría ser por teléfono, o bien visitando la sede central. Esta toma de contacto variará dependiendo del franquiciador que elijas, y en cualquier caso, el objetivo para ambos es analizar cada pequeño detalle para determinar si la franquicia, en efecto, es la adecuada para ti. Será útil que te informes de cuánto apoyo recibirás de dicho franquiciador durante la instalación de la empresa, y si se te proporcionará una formación continua.
  5. Firmar el contrato de franquicia, y hacer tu inversión. Una cantidad deberá ser abonada al franquiciador por adelantado, y los gastos de inversión suelen ser adicionales, tales como material de cocina o limpieza de equipamientos.
  6. Si todo va bien, la renovación del contrato de franquicia suele ser entre los cinco y diez años siguientes.

Tipos de franquicias

Una vez conocidos los pasos generales para la apertura de una franquicia, vamos a explorar algunos de los sectores que podrían atraerte. En EE.UU, existen más de 3.000 marcas franquiciadas, por lo que tan solo echaremos un vistazo a algunas de las más populares que están disponibles:

  • Restaurantes. Es el primer tipo de franquicia en la cual se suele pensar, porque podemos encontrarlas por todas partes: McDonalds, Jack in the Box, Subway -estas cadenas son increíblemente populares. De hecho, desde 2014, Subway cuenta con el mayor número de franquicias en Estados Unidos, unas 26.000. La baja tasa de fracaso y baja cuota inicial han impulsado su popularidad.
  • Entretenimiento/educación infantil. Estos tipos de franquicias van desde centros de enseñanza como Mathnasium y Kumon, hasta lugares de diversión, como Adventure Kids Playcare. Este sector está incluido en el ranking de principales franquicias para 2015, que ha realizado Entrepreneur.
  • Servicios de asistencia en el hogar y servicios de mantenimiento. Merry Maids es un ejemplo, y a diferencia de otras muchas franquicias que venden su producto o experiencia, este tipo de franquicia depende en gran medida de las habilidades de sus empleados y, por lo tanto, de sus prácticas de contratación.
  • Franquicias de Fitness, como gimnasios y centros que realizan actividades específicas como Pilates. Anytime Fitness es un buen ejemplo; la revista Forbes la situó en la quinta posición en su lista de mejores franquicias, con una inversión inicial de más de 150.000 dólares.
  • Sector Belleza/Spa. Algunos ejemplos dentro de esta categoría son: Supercuts, una franquicia de peluquería y Massage Envy, que ofrece una variedad de servicios, como masajes, tratamientos de spa y tratamientos faciales.