Breakingviews

McDonald’s gira la hamburguesa

Steve Easterbrook es el nuevo hombre de 2.500 millones de dólares (unos 2.200 millones de euros) de McDonald’s. Eso es lo que los accionistas sumaron al valor de la cadena de hamburguesas cuando la empresa anunció el miércoles el reemplazo para el actual jefe ejecutivo Don Thompson. Easterbrook podría tener los ingredientes que la apurada cadena de comida rápida necesita.

Se enfrenta a un reto enorme. El cambio en la cúpula se produce menos de una semana después de que McDonald’s informara de algunos de sus resultados más débiles en años.

Los ajustados presupuestos de los hogares y una mayor competencia de los rivales como Chick-fil-A y Burger King, son en parte culpables de los males de McDonalds. Pero el mayor problema es más existencial: tomar un Big Mac, patatas fritas y una Coca-Cola tampoco se asocia mucho a los chicos cool como antes.

La reacción en contra de los alimentos grasos ha creado una oportunidad para otros competidores como Chipotle, una empresa que fue propiedad de McDonald’s y cuyos menús parecen más saludables. Thompson, con 25 años en McDonald’s se retirará el 1 de marzo, tras poco más de dos años en el puesto, sin haber podido realizar las transformaciones lo bastante rápido.

Puede que Easterbrook no parezca a primera vista el mejor hombre para dirigir un cambio de tendencia. Se unió a la cadena en 1993 en Reino Unido y ascendió hasta ser el último año y medio gerente de la marca global.

Pero durante ese tiempo ha estado encabezando los esfuerzos para reinventar la marca McDonald’s y reajustar su menú. Y antes estuvo dos años dirigiendo dos de los restaurantes más de moda de Reino Unido. El consejo de administración al menos ha demostrado saber dónde están los problemas. Ahora debe cocinar algo sabroso para clientes y accionistas.