El Gobierno elegirá a todos los grandes inversores

Aena se guarda todo el control sobre quién compra en su OPV

La ministra de Fomento, Ana Pastor.
La ministra de Fomento, Ana Pastor. EFE

La prospección de la demanda de la OPV de Aena revela avidez por comprar las acciones del gestor español de aeropuertos. Hasta el próximo 9 de febrero, BBVA, Santander, Goldman Sachs, Bank of America Merrill Lynch y Morgan Stanley sondearán la demanda. Los grandes inversores deberán confirmar sus propuestas de compra entre ese día y el martes 10, justo el anterior al estreno, que será el 11 de febrero.

Los institucionales, a diferencia de los pequeños inversores, pueden dar órdenes condicionadas en precio. Es decir, pueden incluir un umbral a partir del cual la orden de adquisición deja de surtir efecto. Los particulares, en cambio, tendrán como referencia el precio máximo que se fijará el 3 de febrero.

A falta de las confirmaciones, el libro de órdenes del tramo institucional ya está cubierto en la parte media de la banda orientativa de precios (49 euros por acción), según comunicó Aena ayer a la CNMV. Una parte de las peticiones se sitúa por encima de los 50 euros por acción, y otra ni siquiera tiene precio límite. La mayor parte de la demanda proviene de inversores extranjeros, con especial relevancia entre los de procedencia norteamericana;es decir, de Estados Unidos y de Canadá.

La horquilla no vinculante de precios se sitúa entre los 43 y los 55 euros por acción. En caso de que la demanda permita fijar el precio en el máximo de la banda, o incluso por encima –es un rango no vinculante–, el Gobierno deberá decidir si está dispuesto a prescindir de los inversores ancla.

Ferrovial ha ofrecido 48,66 euros por acción para hacerse con el 6,5% de Aena; Corporación Financiera Alba, 53,33 para controlar el 8%;y el fondo británico The Children’s Investment, 51,60 euros por acción para el 6,5%.

Fuentes cercanas a la operación señalan la posibilidad de que finalmente salga alguno de los socios de referencia –incluso quedarían fuera los tres en el máximo de 55 euros por acción–, lo que implicaría que se tuviera que ampliar el porcentaje vendido en la OPV.

Al precio más elevado de la horquilla, Aena valdría 8.250 millones de euros, y el Estado ingresaría más de 4.000 por la privatización del 49% del capital del gestor de aeropuertos.

Los socios de referencia que quedaran excluidos tendrían la posibilidad de reengancharse a la colocación, si bien renunciarían, al menos momentáneamente, a su puesto en el consejo de administración. También quedaría invalidado su compromiso de permanencia de un año en el capital de Aena y se anularía igualmente la prohibición de establecer pactos con otros accionistas.

En todo caso, el Gobierno ha cuidado hasta el último detalle para asegurarse su capacidad de elegir a los grandes accionistas que entran en el capital del gestor de aeropuertos. Así, el Ejecutivo tiene margen para dar entrada en la OPV a los socios de referencia que eventualmente se hubieran quedado fuera.

En esta operación, a diferencia de las últimas colocaciones efectuadas en España, el vendedor –es decir, el Gobierno, a través de Enaire– podrá “admitir, total o parcialmente, o rechazar cualquiera de las propuestas de compra, a su entera discreción y sin necesidad de motivación alguna (...)”.

El informe del consejo consultivo de privatizaciones explica que “el vendedor mantiene la última palabra, frente a algunas OPV anteriores en que la decisión era compartida o incluso quedaba en manos de los coordinadores globales”. Esto último ocurrió en la colocación de mayor tamaño efectuada el año pasado en España, la de Logista.

La compañía de distribución explicó en el folleto de la operación que las “entidades coordinadoras globales [Credit Suisse y Goldman Sachs, en ese caso] decidirán, previa consulta no vinculante a Logista y al accionista oferente [Altadis, controlado al 100%, a su vez, por Imperial Tobacco], la adjudicación de acciones entre las propuestas presentadas”.Justo al contrario que en Aena.

La calidad de la demanda es uno de los criterios que suelen utilizar los bancos coordinadores a la hora de adjudicar, o de aconsejar la adjudicación en el caso de Aena, las acciones en el tramo institucional. “Suelen conceder más acciones a las gestoras con fama de que son estables en sus inversiones para evitar volatilidad”, explica un gestor.

Ana Pastor celebra la acogida

La ministra de Fomento, Ana Pastor, mostró ayer en Foro de Innovación Turística su satisfacción por la buena acogida que ha recibido la OPV de Aena por parte de los inversores: “Demuestra la confianza que existe hacia un gran país”, sentenció. Aena continuará con el road show en Londres, París y Fráncfort, y posteriormente en Nueva York y Boston, para acabar su gira en Londres. La ministra afirmó que Aena es una compañía saneada y vinculó el buen hacer del gestor de los aeropuertos al liderazgo del turismo español.

Por su parte, el presidente de Iberia, Luis Gallego, aseguró ayer que quiere la “mejor gestión para Aena” y que se traduzca en el mejor precio posible de cara a los pasajeros. Alex Cruz, el consejero delegado de Vueling, reconoció que una Aena privatizada significa que el sector trabajará en una industria mejor.