El estado de los bancos helenos, entre las claves a seguir

Cómo medir la tensión en los mercados por el vuelco griego

Una bandera de la UE ondea frente al Partenón en Atenas
Una bandera de la UE ondea frente al Partenón en Atenas

Continúa el castigo de los inversores a Grecia en el mercado. El Ase, su principal indicador bursátil, retrocedió ayer un 3,2% y hoy se deja un 5,76% tras la victoria electoral de Syriza y su pacto de Gobierno con el partido de la derecha nacionalista Griegos Independientes. Además, la rentabilidad de la deuda soberana del país se sigue disparando, sobre todo en sus plazos cortos. La frágil situación de los bancos griegos o los vencimientos de deuda son algunos los indicadores que medirán el grado de tensión del nuevo tiempo político en el país.

Bancos griegos, tocados

La mayoría de los expertos ponen el foco sobre los bancos griegos. Desde Citi recuerdan que a finales de diciembre, las entidades financieras helenas recibieron 65.000 millones de euros de fondos del BCE, ligados en buena medida a la existencia de un rescate. Los expertos de Barclays indican que la semana pasada hubo salidas de los depósitos bancarios helenos de 10.000 millones (el total es de 164.000). Desde diciembre, se han registrado salidas por 20.000 millones. En este contexto, el ELA (fondo de liquidez de emergencia del BCE) para los bancos griegos será crucial.Su acceso a esta línea dependerá de que el país siga bajo el paraguas de algún acuerdo con la troika.

Ayer, todos los bancos griegos cayeron con fuerza en Bolsa salvo Attica, que se disparó un 25%. Eurobank, Alpha Bank,NationalBank of Greece y Piraeus bajaron más de un 10%. Hoy, el castigo se afianza. Así, el desplome del 5,7% de la Bolsa helena responde en buena medida a sus entidades financieras. Eurobank cae un 20%; Alpha Bank, un 18%; Piraeus, un 18%; Attica Bank, un 15% y National Bank of Greece, un 14%. Los expertos de RBS recuerdan que las entidades financieras griegas siguen “en cuidados intensivos” y cuentan entre sus múltiples problemas con una tasa de créditos dudosos superior al 34%.

La deuda helena, disparada

El nuevo Gobierno heleno buscará reestructurar la deuda soberana del país, por lo que ayer los inversores vendieron bonos públicos del país y hoy siguen por el mismo camino. Quizá el mayor inidicador del nerviosismo que recorre el mercado es la rentabilidad de la deuda helena a plazos cortos. Por ejemplo, el bono a tres años, que subió ayer hasta el 12%, sube hoy hasta el 14%. También sube con fuerza la deuda griega a diez años, que recuperó ayer el nivel del 9% y hoy avanza al 9,5%. La prima de riesgo de Grecia, el diferencial entre el bono a una década y su homólogo alemán, se acerca a los 900 puntos básicos.

Riesgo de contagio reducido

El contagio sobre el resto de países periféricos en el mercado de deuda del vuelvo político enGrecia fue inexistente. El anuncio del programa de compra de activos del BCE llevó la semana pasada al interés de la deuda de todos los países europeos por debajo o cerca de mínimos históricos y en torno a esos niveles continuaron ayer. Hoy están corrigiendo algo, pero se mantienen cerca de mínimos. La rentabilidad del bono español a diez años sube al 1,4$ con la prima de riesgo en los 101 puntos básicos. Apenas se inmutan los bonos a diez años de Portugal (en el 2,37%) o Italia (1,49%). La ausencia de contagio al resto de países periféricos de la zona euro es otro de los indicadores que muestran la tensión en el mercado, de momento, nada que ver con la de anteriores episodios de la crisis del euro. Este escaso contagio se ha puesto de manifiesto en la subasta del Tesoro de hoy, en la que España ha vendido letras a un interés cercano a cero.

Vencimientos de deuda

El Gobierno de Syriza deberá negociar con la Comisión Europea un nuevo paquete de ayudas en un año en el que el país tendrá que hacer frente a vencimientos de su deuda por un importe de unos 8.000 millones de euros. La mayor parte, unos 7.000 millones, vencen entre junio y julio.La capacidad de Grecia para hacer frente a esos pagos si no ha cerrado antes un acuerdo con Bruselas podría quedar en entredicho. Precisamente tras el pago de esos intereses,el BCE podría volver a comprar deuda helena en el marco de su QE siempre y cuando se haya alcanzado un acuerdo con las nuevas autoridades helenas.

Posible seísmo político

Existe unanimidad en los informes de los bancos de inversión internacionales sobre la influencia política que el vuelco en el Gobierno heleno puede tener sobre el resto de Europa, en especial, en aquellos países que celebran elecciones este año como Portugal oEspaña. “SiTsipras logra obtener significativas concesiones a la troika, esto reforzará la capacidad de similares partidos de izquierdas de ganar más apoyo (todos los ojos están en España, con Podemos mostrándose fuerte de cara a las elecciones de fin de año”, señalan desde Bank of America Merrill Lynch.