Rechaza la obligación de cambio de residencia

La Audiencia Nacional carga contra la recolocación en Coca-Cola

Un auto de la sentencia carga contra la recolocación de los despedidos en Coca- Cola

Manifestación de trabajadores contra el ERE en Coca-Cola.
Manifestación de trabajadores contra el ERE en Coca-Cola.

Nuevo golpe judicial al ERE en las embotelladoras de Coca-Cola. La Audiencia Nacional ha publicado este lunes en un auto que las recolocaciones propuestas por la empresa son "irregulares". El tribunal exime a los afectados de reincorporarse a los nuevos puestos de trabajo.

El ERE, que la semana pasada cumplió un año desde que se propuso, ya fue rechazado por el tribunal al considerarlo nulo. Entonces, 351 de los más de 800 trabajadores despedidos pidieron la ejecución de la sentencia que obligaba a la empresa a devolverles el sueldo y, si así lo consideraban, reincorporarles a sus anteriores puestos de trabajo.

La compañía entendió que esta sentencia no obligaba a reabrir las tres fábricas cerradas y propuso a los despedidos una recolocación en otras plantas, con el consiguiente desplazamiento a otras comunidades autónomas. Ahora la Audiencia carga contra esta recolocación y considera que más de 300 propuestas de colocación no se ajustan a derecho. En concreto, se refiere a aquellos cambios que suponen cambio de residencia.

La Sala de lo Social considera que el obligar al cambio de residencia es un incumplimiento del contrato de trabajo. Por tanto afirma que "[la empresa] no ha cumplido completamente la obligación de readmisión" de aquellos trabajadores que tienen que desplazar su lugar de residencia. Esta decisión incluye a aquellos veinte trabajadores que sí se han reincorporado a otros lugares.

En cuanto a los cierres de Fuenlabrada, Asturias y Baleares, el tribunal descarta pronunciarse, dejando la decisión en manos del Tribunal Supremo, quien será el encargado de la sentencia definitiva. El auto supone un reconocimiento parcial a las exigencias de los trabajadores, que habían cargado contra las recolocaciones, aunque no obliga a la reapertura de las fábricas, otra de sus exigencias.

La compañía ha emitido un comunicado en el que afirma que "acata" lo resuelto por el tribunal y que valora "positivamente" que la Audiencia haya encontrado "una solución temporal" hasta que se pronuncie el Supremo. CCIP entiende que la sala "valida la mayor parte de las reincorporaciones ejecutadas", a pesar de que dice que solo 41 de las 350 reincorporaciones son aceptadas por la Audiencia Nacional.

Por su lado, Juan Carlos Asenjo, representante de CC OO en la planta de Fuenlabrada, ha mostrado su "satisfacción" con el auto, aunque afirme que "reitera" lo ya decretado en noviembre. El trabajador de la embotelladora madrileña afirma que él y sus compañeros van a "aguantar" en la puerta de la fábrica hasta que la empresa decida su reapertura. "Todo está operativo", afirma.

Además de eximir a los trabajadores de presentarse en los nuevos puestos de trabajo, obliga a las embotelladoras de Coca-Cola a abonar el sueldo de estos hasta que se resuelva el recurso al Tribunal Supremo planteado por la empresa. Dicha sentencia puede que se alargue hasta después del verano.

Coca-Cola ya ha emprendido el desmantelamiento de Fuenlabrada, planta en la que trabajaba el grueso de los trabajadores que se ven ahora afectados por el auto. Hace unos días, la entrada de operarios de la embotelladora para hacer inventario de la maquinaria, que posteriormente se llevará a otras plantas, provocó enfrentamientos entre policía y manifestantes.