Es la primera reuniòn en el Banco de España tras la entrada en vigor del supervisor único

Nouy y Quintana se reúnen el lunes con los supervisores españoles

BRX503 FRÁNCFORT (ALEMANIA), 21012015.- Fotografía que muestra el símbolo del Euro junto a un contenedor de basuras en Fráncfort, Alemania, el 20 de enero de 2015.
BRX503 FRÁNCFORT (ALEMANIA), 21/01/2015.- Fotografía que muestra el símbolo del Euro junto a un contenedor de basuras en Fráncfort, Alemania, el 20 de enero de 2015. EFE

Hay que engrasar aún los mecanismos de supervisión única europea. Su funcionamiento está todavía en fase de rodaje, por lo que los errores y despistes pueden estar al orden del día, según reconocen varias fuentes financieras, que recuerdan que hace solo dos meses y medio, el pasado 4 de noviembre, cuando entró en vigor el Mecanismo Único de Supervisión (MUS).

Para impulsar la supervisión única, y sobre todo, las relaciones (ahora no demasiado afables) entre los equipos conjuntos de supervisión Danièle Nouy, presidenta del Consejo de Supervisión en el Banco Central Europeo, ha decidido reunirse el lunes en el Banco de España con los equipos mixtos de supervisión (JST en sus siglas en inglés).

A Nouy le acompañarán Ramón Quintana, ahora uno de los cuatro directores generales del MUS, y Margarita Delgado, directora general adjunta de este organismo europeo dependiente del BCE.

Tanto Quintana como Delgado, además de ser cargos claves en el MUS, conocen a la perfección los entresijos del Banco de España, donde han trabajado durante años –Quintana fue director general de supervisión y Delgado directora del departamento de inspección I hasta que ambos fueron fichados por el BCE–.

Esta es la primera visita de trabajo que realiza la cúpula del MUS al Banco de España tras la entrada en vigor de la supervisión única europea. Los equipos mixtos de supervisión son inspectores del BCE que trabajan junto a los supervisores de las autoridades nacionales.

Los 15 mayores bancos de España son supervisados desde noviembre por el BCE. De ellos, los seis principales cuentan con la denominada inspección in situ, o lo que es lo mismo, los inspectores (en los que el jefe no es español por norma) trabajan directamente desde estas entidades. Estos inspectores llevan como dos meses ya situados en Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Popular o Sabadell. Mientras que ahora están presentándose en el resto de entidades más pequeñas los inspectores on situ, que trabajan fuera del banco inspeccionado.

 

Un giro drástico en el control de los bancos

El giro en la supervisión bancaria europea ha sido total desde noviembre. No solo por la forma en la que se lleva a cabo, sino por las mayores exigencias de capital que reclaman las autoridades internacionales, lo que ha relegado a un segundo plano las exigencias de provisiones, capítulo muy importante en la supervisión nacional hasta ahora. Pero los cambios seguirán, y este es otro de los puntos que abordará el lunes Danièle Nouy con el Banco de España. Los interlocutores habituales de las entidades son las cuatro direcciones generales del MUS. De ellas, las dos primeras tienen asignadas funciones de supervisión directa de los 120 bancos significativos europeos, y sus 15 divisiones se reparten ese grupo de bancos con arreglo a criterios que no se conocen oficialmente. Su brazo operativo es el JST.