500 millones, impacto de la subida del IVA sanitario

“Esperamos un fondo público que renueve la tecnología sanitaria”

Trata de desatascar la negociación con la Administración para que vuelvan las inversiones a la sanidad

Enrique Álvarez, presidente de Fenin
Enrique Álvarez, presidente de Fenin

El nuevo presidente de la patronal Fenin, Enrique Álvarez (Barcelona, 1963), elegido el pasado mes, sufrió una experiencia que se ha hecho mundialmente conocida gracias a la película Lo imposible. Él y su familia fueron supervivientes del tsunami en el sudeste asiático en 2004, una odisea llevada al cine por Juan Antonio Bayona. Este directivo, presidente también del consejo de administración de Johnson & Johnson en España, cedió la voz a su esposa para que hablara de lo sucedido, también como guionista del filme. Álvarez ha pasado a un segundo plano, “separando la faceta personal de lo profesional”. Pero sí hace una breve mención de aquel recuerdo: “Queda como parte de tu vida, igual que quedan las cicatrices, como aquellas de cuando éramos pequeños y de las que estamos orgullosos. Forman parte de lo que eres, de la experiencia. También ayuda que la familia haya sobrevivido y estemos bien”.

Como presidente de Fenin (Federación Española de Empresas de Tecnología) para los dos próximos años, tiene unos cuantos frentes abiertos: las comunidades autónomas continúan con los retrasos en los pagos, la sanidad pública ha reducido drásticamente las inversiones en tecnología y, desde enero de este año, el IVA que afecta a los productos sanitarios (no medicamentos) ha subido del 10% al 21% debido a una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE.

Pregunta. ¿Qué objetivos se marca como presidente de Fenin?

respuesta. El principal objetivo es consolidarse como uno de los interlocutores principales en el mundo de la salud para conseguir poner en valor la tecnología sanitaria, ya que mejora la calidad de vida de los pacientes y es un elemento fundamental en la eficiencia del sistema sanitario. Hay que encontrar mecanismos para garantizarlo.

Las gafas, sin subida del IVA sanitario

P. ¿Cómo afectará la subida de 11 puntos en el IVA, hasta el 21%?

R. Estimamos que puede tener un impacto para el sector de 500 millones. Aunque un tercio del volumen del área de tecnologías sanitarias estará exento del incremento.

P. ¿Qué productos estarán exentos?

R. Productos para pacientes crónicos, como absorbentes de incontinencia; prótesis e implantes, por ejemplo, de cadera o coronarios, y prótesis mamarias para el tratamiento de cáncer; gafas y lentillas; y algunos para el autodiagnóstico, como medidores de glucosa.

P. ¿Qué mecanismos?

r. Trabajar en la introducción de la innovación. De hecho, invertimos el 9,5% de los ingresos en I+D+i. Esa innovación transmite mejoras para los pacientes, los hospitales y los profesionales.

P. ¿Cuál es la situación del sector?

r. De expectativa ante la situación económica que se plantea. Es un sector que da trabajo a 18.000 personas y con un volumen de negocio de 7.000 millones de euros. Han sido unos años de reducción de actividad y de presión en los precios. Eso ha provocado que muchas empresas, sobre todo pequeñas, no hayan conseguido sobrevivir. Han cerrado 500 compañías, muchas de ellas pymes.

P. ¿Cómo han impactado la crisis y los recortes en el negocio?

r. Con una caída de entre un 18% y un 20% de la facturación, y en empleo estimamos un descenso entre el 15% y el 20%.

P. ¿Está aumentando de nuevo la deuda de las comunidades con las empresas?

r. La deuda vuelve a aumentar. El plan de pago a proveedores ha supuesto una mejora muy significativa. Es verdad, que después se ha producido un cierto deterioro. En noviembre había una deuda de 1.400 millones, lo que supone 212 días de promedio de pago. Entendemos que el Gobierno ha hecho mejoras, pero quedan cuestiones por resolver para que en adelante haya nuevos mecanismos como, por ejemplo, controlar mejor el gasto autonómico o implantar la factura electrónica.

P. Negocian un plan con Hacienda para renovar los equipos médicos en hospitales. ¿En qué se concreta?

r. Una de las áreas que más ha sufrido es la parte de equipamiento de hospitales, además del mantenimiento, lo que ha generado obsolescencia. Estamos en fase de trabajo. Pedimos un plan de reactivación de la inversión. Queremos demostrar que esa inversión genera eficiencia y es en lo que trabajamos con la Administración, que nos tiene que ayudar a identificar esos recursos en el sistema sanitario.

P. ¿De dónde pueden salir esos recursos cuando las comunidades están ahogadas?

r. Pensamos que hay muchas eficiencias por obtener en el sistema.

P. ¿Se puede crear algún fondo específico para la renovación de la tecnología?

r. Esperamos que haya un fondo y es lo que negociamos con el Gobierno. Este programa requeriría duplicar el volumen de inversión durante los próximos cuatro años.

P. ¿Cómo afecta esa obsolescencia al paciente?

r. No es que haya un problema en el corto plazo, pero sí en un futuro. No estamos en situación de peligro, pero podría llegar el caso. Además hay una parte muy grave en el mantenimiento de los equipos, ya que también ha caído esta inversión.

P. Hacienda y las comunidades les dirán que lo que piden es por interés, no por una prioridad sanitaria.

r. No pretendemos que se tenga que renovar todo, pero sí que lo que se ha dejado de hacer en los últimos años se vaya adaptando y recuperando. Necesitamos un plan a medio plazo para recuperar la inversión perdida porque, si no, sí que vamos a tener un problema.