El Gobierno madrileño rechaza los fondos de Hacienda para evitar compartir riesgos con "regiones en quiebra"

Madrid se compara con Alemania y equipara a Cataluña con Grecia

El Ejecutivo de Ignacio González señala que acogerse a los fondos podría interpretarse como un rescate

Hacienda estima que los nuevos instrumentos pueden generar un ahorro de 7.432 millones

El presidente de Cataluña, Artur Mas, saluda en el Palau de la Generalitat, a su homólogo madrileño, Ignacio González.
El presidente de Cataluña, Artur Mas, saluda en el Palau de la Generalitat, a su homólogo madrileño, Ignacio González. EFE

Las comunidades autónomas deben decidir hoy si se acogen o no a las nuevas medidas de liquidez que se aprobaron en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), el órgano que reúne a los responsables de Hacienda del Gobierno con sus homólogos autonómicos. La mayoría se adherirán, aunque la Comunidad de Madrid ya ha decidido no sumarse a los instrumentos ideados por Hacienda para mutualizar la deuda autonómica y que sea el Tesoro quien se haga cargo del pasivo regional. Fuentes de la consejería madrileña argumentan que no están dispuestos a “asumir el riesgo de regiones como Cataluña, Valencia, Murcia o Andalucía, en situación de quiebra financiera”. Realizando una analogía, apuntan que “no parece posible que ni Alemania ni España quisiesen mutualizar su riesgo con Grecia”. Es decir, Madrid sería Alemania y, Cataluña, Grecia.

El Ejecutivo de Ignacio González asegura que el hecho de que Madrid siga emitiendo deuda sin recurrir a la ayuda del Estado “transmite un mensaje de confianza en el Estado de las autonomías” y contribuye a dar “solvencia al sistema español”. Y recuerdan que en el rating oficioso de S&P Indicative Credit Level, Madrid se encuentra dos escalones por encima de la nota del Reino de España. La Consejería de Hacienda entiende que acceder a los fondos de financiación de Hacienda daría una imagen de debilidad que “podría interpretarse como una intervención”.

Precisamente, el Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro rechaza que la ayuda financiera pueda confundirse con una suerte de rescate y advierte que las comunidades que reniegan de su ayuda pagarán más intereses y, por lo tanto, contarán con menos recursos para gasto productivo o social. El Gobierno ha ideado tres instrumentos. Por un lado, se encuentra el Fondo de Facilidad Financiera dirigido a las comunidades autónomas que cumplen los objetivos de déficit y deuda pública y los períodos medios de pago (PMP). “Su adhesión no requerirá aprobar un plan de ajuste”, señala Hacienda, y las comunidades que se acojan mantendrán el tipo de interés del 0% por los préstamos de 2015. Este fondo permitirá acometer los vencimientos de valores emitidos o de préstamos bancarios y financiar el déficit público.

Sin embargo, muy pocas comunidades podrán mantenerse en él si, como indican todas las previsiones, se produce un incumplimiento generalizado del objetivo de déficit público del ejercicio 2014. En este sentido, las incumplidoras no pueden acceder a dicho mecanismo y deben acudir al fondo de liquidez autonómico, una herramienta que ya entró en vigor en 2012 y que se ha ido renovando año tras año. Andalucía, Cataluña, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña, Murcia, Comunidad Valenciana y Extremadura han recibido 18.821 millones del FLA de 2014. Estas autonomías quedan automáticamente vinculadas al FLA 2015 y pagarán un tipo de interés del 0% para los préstamos pasados y será el Estado quien asumirá su deuda bancaria. Siempre según los cálculos de Hacienda, todas las medidas de liquidez aprobadas hasta la fecha, incluidas las que entran en vigor este ejercicio, permitirán un ahorro de 5.811,49 millones para el conjunto de comunidades, cifra que alcanza los 7.432 millones si se suman los entes locales.

En el caso de Madrid, el ahorro estimado por Hacienda asciende a 219 millones, un importe que la consejería de Enrique Ossorio niega con rotundidad. Acusa al Gobierno de imputar a Madrid unos tipos de mercado muy superiores a los reales para inflar el ahorro derivado de los fondos. Madrid defiende que los instrumentos del Estado son un premio para las comunidades que han incumplido el objetivo de déficit.

Las autonomías más beneficiadas son las que han recurrido con mayor intensidad a la ayuda financiera del Estado. Cataluña dejará de pagar 1.843,7 millones de euros. Aun así, la Generalitat señala que no precisaría del auxilio estatal si el Gobierno hubiera reformado el sistema de financiación. El consejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, reconoció que en 2015 se reforzará el papel del Estado como primer acreedor de la Generalitat.

Además, el Ejecutivo también ha creado el bautizado como fondo social, a través del cual las comunidades autónomas podrán financiar sus deudas con los ayuntamientos. Castilla-La Mancha ya ha comunicado que no se adherirá a este instrumento porque ya ha liquidado todas las facturas pendientes con los entes sociales.