Pertenece a AT&T, Verizon y T-Mobile

Google negocia la compra de SoftCard para competir con Apple Pay

El logo de Google reflejándose en un móvil Galaxy de Samsung.
El logo de Google reflejándose en un móvil Galaxy de Samsung.

Google no quiere quedarse descolgada del negocio de los pagos móviles. Según informa  TechCrunch, la compañía está en negociaciones para comprar la compañía de pagos móviles Softcard (antes conocida como Isis), propiedad de AT&T, Verizon y T-Mobile US. El precio podría rondar los 100 millones de dólares, según las fuentes consultadas por esta publicación.

El gigante de las búsquedas no ha querido hacer comentarios sobre la noticia. Tampoco Softcard, que a través de un portavoz aseguró que no comentan sobre "especulaciones", pero de confirmarse la noticia parece claro que Google planearía frenar el avance de Apple, que el pasado año lanzó su servicio de pago móvil Apple Pay, el cual ya estuvo presente en el 1% de todos los pagos digitales del pasado mes de noviembre en EE UU.

Como ya avanzaba a CincoDías el profesor del IE Business School, Julián de Cabo, hablando de tendencias para los negocios digitales en 2015, este año se recrudecerá la batalla por los pagos móviles, entre otras cosas gracias al impulso de la tecnología NFC en los smartphones y a la ecosión de los wearables, que ha llevado a compañías como Apple a lanzar su Apple Pay.

En este contexto, en el que el móvil avanza como sustituto del monedero (algo que ocurrirá definitivamente, según Ericsson, en 2020), Google buscará dar pasos en firme. Y SoftCard podría ser una opción, pues según explica TechCrunch hay más de 200.000 comerciantes en EE UU (incluyendo a Subway y McDonalds) que aceptan pagos con su aplicación, que está disponible para dispositivos Android (sistema operativo de Google) y Windows Phone (Microsoft).

Los usuarios de la aplicación de SoftCard, liderada por Michael Abbott, pueden activar las tarjetas de pago de American Express, Chase, Wells Fargo y otros bancos y utilizar sus teléfonos para pagar en los comercios. La compañía, en pleno proceso de reestructuración (a principios de enero despidió a unos 60 empleados para reducir costes y simplificar su estructura organizativa), posee unas 120 patentes, que también podrían explicar el interés de Google por hacerse con la firma.

La web estadounidense asegura igualmente que SoftCard habría sido tanteada también por otros pesos pesados del sector como Microsoft y Paypal, recientemente escindida de Ebay. Aunque no hay información oficial que lo confirme, estos movimientos, al igual que el lanzamiento de AliPay (la plataforma de pago digital de la china Alibaba), dejan claro un riesgo para una banca cada vez más fácilmente desintermediable.