Enrique García Candelas refuerza su influencia en España

Ana Botín simplifica la estructura del Santander y da más poder a Echenique

Ana Patricia Botín, presidenta de Santander
Ana Patricia Botín, presidenta de Santander Getty Images

Nuevos cambios en la estructura de Banco Santander, aunque en esta ocasión, han sorprendido menos que los anteriores al estar vinculados al negocio del grupo, algo que aún faltaba por implantar el nuevo sello de su presidenta, Ana Patricia Botín (casi todo el nuevo equipo designado son directivos de su confianza), y en parte del nuevo consejero delegado, José Antonio Álvarez. La entidad ha simplificado su estructura organizativa, al reducir de 15 a 11 las divisiones corporativas, y ha dado más poder al vicepresidente Rodrigo Echenique (muy vinculado a la primera etapa de presidente del fallecido Emilio Botín), que pasará a ser consejero ejecutivo y del que dependerá la función de cumplimiento, de acuerdo con las recomendaciones regulatorias sobre gobierno corporativo. Además, podrá contar con otras funciones que “le delegue la presidenta del banco”, según explica la entidad en un comunicado. Echenique era consejero externo.

 José María Fuster, director general del banco y hasta la fecha director de la división de tecnología y operaciones, asume ahora la función corporativa de innovación y reportará directamente a Botín. El grupo explica que Fuster “liderará nuevas estrategias” para situar a Santander como “una referencia internacional en innovación aplicada a la banca.

Rami Aboukhair, hasta la fecha director general adjunto que ha trabajado conla presidenta tanto en Banesto como en Santander UK, ha sido nombrado director general y se incorpora a Santander España como responsable de banca comercial (redes de distribución, empresas y particulares). Aboukhair reportará a Enrique García Candelas, el máximo responsable del negocio en España, del que también dependen las áreas de banca mayorista global, riesgos, control de gestión y organización y costes, y las demás áreas de apoyo de España. Con esta reestructuración Candelas sale también reforzado, pese a que en los últimos meses se especulaba con su posible prejubilación, lo mismo que Fuster.

Para sustituir a Fuster en su anterior cargo se ha nombrado a Andreu Plaza proveniente también de Santander UK.

Con la simplificación de la estructura impulsada por Ana Patricia Botín, cuatro divisiones pasan a ser áreas: Asia y estrategia; banca privada, gestión de activos y seguros, que se integra en banca comercial; recuperaciones y saneamiento de activos, que pasa a la dirección general de riesgos; y universidades, que reportará directamente a la presidenta.

El grupo mantiene 11 divisiones y más de la mitad son ejecutivos elegidos por la presidenta. Dentro de la división financiera destaca la creación del área de relación con supervisores y reguladores, que asumirá la relación con el Banco Central Europeo, y de la que se encargará el ex secretario de Estado de Economía socialista José Manuel Campa, hasta la fecha responsable del área de relaciones con inversores.

En el comunicado del banco es Álvarez quien justifica estos cambios. “Los cambios aprobados complementan la reestructuración puesta en marcha en septiembre con el cambio en la presidencia y nos permitirán ayudar a captar las oportuniades de crecimiento futuro, para lo que estamos implementando una organización más ágil, flexible y descentralizada”. Desde septiembre el banco ha cambiado su consejo, su gestión y su estructura de capital con una ampliación de 7.000 millones de euros.