Enfrentamientos entre policía y trabajadores de la planta

Coca-Cola desmantelará Fuenlabrada pese a los sindicatos

Los policía ha acudido este jueves a la fábrica para desbloquear la entrada

Momento de tensión que se ha producido hoy entre policías nacionales y trabajadores en la entrada de la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada.
Momento de tensión que se ha producido hoy entre policías nacionales y trabajadores en la entrada de la planta de Coca-Cola en Fuenlabrada. EFE

Mañana tensa la vivida este jueves en la entrada de la fábrica de Coca-Cola Iberian Partners de Fuenlabrada. La llegada de unos operarios, escoltados por varias unidades de policía, provocó enfrentamientos entre los agentes y los trabajadores que permanecen en un campamento protestando por el cierre de la fábrica desde hace 11 meses.

La empresa ha afirmado en un comunicado que el trabajo de estos operarios era el de inventariar la maquinaria y los bienes que quedan en el interior después de que la embotelladora de Coca-Cola en la Península Ibérica, Iberian Partners, decidiera el cierre de cuatro plantas, entre ellas la de Fuenlabrada, hace casi un año. Aquella decisión derivó en un ERE de más de 820 personas que posteriormente fue declarado nulo por la Audiencia Nacional.

CC OO ha afirmado en otra nota que los planes de la empresa son los de desmantelar la factoría para evitar reincorporar a los trabajadores, como obligaba la Audiencia Nacional, en un auto publicado el 20 de noviembre. Sin embargo, la empresa ha insistido en numerosas ocasiones que no entra en sus planes reabrir Fuenlabrada, ya que consideran que, al contrario de la idea de los sindicatos, la sentencia no obligaba a volver a poner en marcha las plantas cerradas.

El comunicado de la empresa afirmaba que “varias plantas como Valencia y Sevilla se preparan para recibir material procedente de la planta de Fuenlabrada con el objetivo de aumentar su producción en estos centros operativos”, lo que indica que el desmantelamiento denunciado por los sindicatos se acabará produciendo, como así lo confirmaron fuentes cercanas al proceso. La empresa afirma que los cierres fueron “una medida imprescindible” para el negocio de las embotelladoras.

Más reincorporaciones de las iniciales

El pasado 9 de enero concluyó el plazo dado por la empresa para que los 351 trabajadores afectados por la ejecución de la sentencia de nulidad se reincorporasen a sus nuevos puestos de trabajo, en las plantas que siguen abiertas. Finalmente, más de 290 trabajadores rechazaron la medida al considerar que incumplía la sentencia de la Audiencia Nacional.

La compañía anunció ayer en un comunicado que en los últimos días se han incorporado más trabajadores, alcanzando los 71 empleados recolocados: 41 en sus antiguos puestos y 30 en otros lugares. Iberian Partners defiende que quiere seguir apostando por el crecimiento de sus plantas y que “tiene preparados planes de acogida para todas aquellas personas que quieran aceptar un puesto de trabajo”. La empresa tiene una plantilla de 4.500 personas.

Iberian Partners ha afirmado en el comunicado que “para evitar incidentes”, había avisado a la delegación de Gobierno de Madrid de que ayer acudirían operarios a la planta. Señaló en la nota que “lamentablemente” un “grupo reducido de trabajadores” ha asaltado la fábrica obligando a la policía a intervenir.

Finalmente, los enfrentamientos se produjeron y, según Emergencias Madrid, acabó con cuatro heridos, entre ellos un agente de policía y una concejal de IU. La empresa lamentó en la nota lo sucedido.

Tras los enfrentamientos, los operarios de la empresa han interpuesto una denuncia contra los manifestantes en una comisaría de la localidad madrileña. Además, la empresa anunció que estudia plantear acciones legales por lo ocurrido en el día de ayer.

CC OO considera que con el desmantelamiento de la planta la compañía pretende “poner todas las dificultades posibles a la reincorporación de los trabajadores a sus puestos de trabajo”. Además, el sindicato denunció que “el Gobierno pone al servicio de la multinacional efectivos del Cuerpo Nacional de Policía” para incumplir la sentencia.

Los trabajadores defienden que los 351 despedidos que pidieron la ejecución provisional de la sentencia de nulidad, a espera de la decisión del Supremo, tienen que ser reincorporados en sus antiguos puestos de trabajo y que el desmantelamiento va contra dicha sentencia. CC OO ha convocado para el viernes a las 7 de la mañana en la puerta de la fábrica una nueva protesta.

El conflicto, que ya casi ha alcanzado el año de duración, está a la espera de la decisión del Tribunal Supremo sobre el recurso presentado por Iberian Partners contra la nulidad decretada por la Audiencia. La sentencia todavía podría prolongarse durante varios meses y llegar después del verano ya que todavía no se ha constituido el tribunal encargado de juzgarlo.