Reclama que Mas y Junqueras respeten el marco legal

Fomento del Trabajo dice que el adelanto electoral generará inestabilidad

El comisionado de la Marca España prevé una caída de la inversión extranjera

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el lider de ERC, Oriol Junqueras, se estrechan la mano ante la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell, tras alcanzar un acuerdo sobre el adelanto electoral.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el lider de ERC, Oriol Junqueras, se estrechan la mano ante la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell, tras alcanzar un acuerdo sobre el adelanto electoral. EFE

La multitud de reacciones en el ámbito político al adelanto electoral anunciado por Artur Mas contrasta con la cautela de los empresarios catalanes, reacios en su mayoría –con notables excepciones– a posicionarse en el debate soberanista que monopoliza la agenda en Cataluña en los últimos años. Aun así, el presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, señaló que “tres convocatorias electorales en medio año resulta excesivo para el desarrollo óptimo de los sectores económicos del país”. En mayo habrá elecciones municipales, en septiembre se celebrarán los comicios en Cataluña y, previsiblemente, a finales del ejercicio se convocarán las generales. Gay de Montellà señaló que el adelanto electoral de Mas generará una dinámica de inestabilidad política y podría “restar competitividad a la economía de Cataluña y a la actividad empresarial”.

 Pimec, la patronal de la pequeña y mediana empresa catalana, rechazó entrar en temas políticos, una actitud que comparten buena parte de los empresarios en Cataluña. De hecho, el presidente de Planeta, José Manuel Lara, su homólogo en Freixenet y en la Cámara de Comercio, José Luis Bonet, –ambos contrarios a la independencia– o el presidente de Grifols, Víctor Grifols, que se mostró en su momento favorable a la consulta, son de los pocos empresarios que se han posicionado claramente ante el desafío soberanista impulsado por Artur Mas.

Rajoy ve en el anuncio de Mas la "constatación" de un fracaso

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, señaló hoy que el anuncio de elecciones anticipadas en Cataluña realizado por Artur Mas supone “la constatación y la evidencia del fracaso de una determinada política que solo ha generado inestabilidad e incertidumbre”. En una entrevista a EFE, Rajoy señaló que el acuerdo alcanzado entre Mas y Junqueras esconde un interés partidista.

El alto comisionado de la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, advirtió que el adelanto electoral y el hecho de que Mas y ERC pretendan otorgar un carácter plebiscitario a las elecciones en Cataluña previstas para el 27 de septiembre puede ahuyentar la inversión extranjera y señaló que los últimos datos ya muestran un descenso. Entre enero y junio de 2014, la inversión extranjera en Cataluña se situó en 523 millones, un 58,7% menos que en el período anterior, según las cifras del Ministerio de Economía. Aun así, esta estadística está muchas veces condicionada por operaciones puntuales. De hecho, en 2013, cuando el debate secesionista ya dominaba la agenda política, la inversión extranjera en Cataluña aumentó un 31,5%. La Comunidad de Madrid es, con diferencia, la autonomía que recibe más inversión y acumula más de la mitad del total. Ello se explica porque los datos se imputan en función de dónde se ubique la sede de la empresa que realiza el gasto.

En el ámbito estrictamente político, el vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, se mostró convencido de que el proyecto independentista en Cataluña irá “decayendo”. El líder de la oposición, Pedro Sánchez, opinó que el adelanto electoral demuestra la “incompetencia” del presidente de la Generalitat y se mostró esperanzado en que los catalanes le digan “ya basta” a Mas. Desde el bando nacionalista, el líder de ERC, Oriol Junqueras, aseguró que, en 2016, Cataluña “ejercerá la independencia”.