El Ibex cerrará 2015 en 12.000 puntos y petróleo, en 70 dólares

Las ocho claves de Deutsche Bank para invertir este año

Vista del Palacio de la Bolsa de Madrid
Vista del Palacio de la Bolsa de Madrid

Un año propicio para la renta variable en el que habrá episodios de volatilidad y los bancos centrales volverán a ser los grandes protagonistas de los mercados. Así espera Deutsche Bank que sea este 2015 en el que sus preferencias son la Bolsa estadounidense, alemana y española. Rosa Duce, economista jede del centro de inversiones del banco de inversión, ha señalado que la caída del precio del petróleo ayudará a impulsar el crecimiento mundial. Por su parte, Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable, ha indicado que la depreciación del euro respaldará a las empresas exportadoras del Viejo Continente, aunque 2015 será también el año de las empresas cíclicas por la recuperación del mercado doméstico. Estas son las ocho claves del centro de inversiones de Deutsche Bank para este año.

1. El BCE comprará deuda entre 400.000 y 700.000 millones. La compra de deuda pública del Banco Central Europeo (BCE) será una de las referencias determinantes del año en los mercados. Los expertos de Deutsche Bank cuentan con un programa de estímulos al estilo del de la Reserva Federal estadounidense, aunque dudan si Mario Draghi lo anunciará en su reunión del 22 de enero o en la del 5 de marzo. Jiménez-Albarracín cree que el presidente del BCE lanzará en su reunión de la próxima semana el mensaje de que el QE (Quantitative Easing) es inminente y ofrecerá ya algunos detalles técnicos. "Si no es así, podría darse un descalabro en las Bolsas.

El centro de inversiones de Deutsche Bank estima que las medidas de estímulo anunciadas hasta ahora por el BCE ascenderán a un importe de entre 300.000 y 600.000 millones de euros, por lo que al organismo presidido por Mario Draghi le haría falta una inyección de liquidez extra de entre 400.000 y 700.000 millones para alcanzar su objetivo de expandir su balance a los niveles de principios de 2012, es decir, en un billón de euros.

2. Grecia seguirá en el euro. El programa de compra de deuda soberana por parte del BCE se realizará, sobre el papel, en base al peso de cada país en el capital del banco central. Esto incluiría la compra de bonos griegos y chipriotas, a pesar de que no tienen calificación de grado de inversión. Pero para que esto suceda, Grecia deberá seguir formando parte de la zona euro y bajo el paraguas de un rescate europeo. Bajo esta premisa, los expertos de la firma alemana creen que la victoria electoral de Syriza que auguran los sondeos generará más volatilidad en el mercado, pero no conducirá al peor escenario posible. Jiménez-Albarracín ha recordado que algunos miembros del Consejo de Gobierno del BCE ya se han mostrado preparados para ese triunfo de Syriza que conduciría a una reestructuración de la deuda pública helena.

3. Riesgo de que la Reserva Federal se equivoque. "El primer factor de riesgo para este año es que la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) se equivoque con la agresividad de la subida de tipos que aprobará este año", ha indicado Duce. El centro de inversiones de Deutsche Bank cree que la caída del petróleo reduce las presiones inflacionistas, pero recuerda que sí hay presiones salariales y una recuperación notable del mercado laboral que podrían empujar a la Fed a subir el precio del dinero. Su escenario base es que el organismo presidido por Janet Yellen subirá los tipos de interés a mediados de este año, pero que lo hará gradualmente, solo en 50 puntos este 2015.

4. Bolsa, el activo estrella. Los expertos de Deutsche Bank tienen claro que la mejor alternativa en la búsqueda de rentabilidad para este año será la renta variable. Así, para un inversor de perfil de riesgo moderado, recomiendan una cartera en la que la Bolsa tiene un peso del 45%, la renta fija, un 40%; los activos monetarios, un 10% y los activos alternativos que pueden invertir en Bolsa. En cuanto a la distribución geográfica, Jiménez-Albarracín señala a la Bolsa estadounidense, para la que espera una revalorización del 8%. En Europa, sus opciones predilectas son el Dax alemán y el Ibex.

En España, su cartera preferida está compuesta por Amadeus (20%), IAG (20%), Red Eléctrica (20%), Abertis (15%), Bankinter (15%) y Sabadell (10%). En su opinión, el selectivo español podría cerrar el año en torno a los 12.000 puntos, lo que representa una revalorización del 20% respecto a sus niveles actuales. En EE UU, sus sectores preferidos son consumo discrecional, financiero y farma. En Europa, bancos y aseguradoras (los mayores tenedores de deuda pública), medios, automoción y turismo. Deutsche Bank también espera considerables subidas este año en el Nikei japonés (+18%) y en la Bolsa china (+12%) por la labor de su banco central y las reformas estructurales de su gobierno, respectivamente.

5. El petróleo acabará el año en 70 dólares. La caída del precio del crudo será una gran noticia para las economías desarrolladas. Duce cree que a corto plazo el petróleo se mantendrá en sus niveles actuales porque solo un recorte de la producción del 'oro negro' podría rebajar su coste. Sin embargo, la economista jefe del centro de inversiones de Deustche Bank cree que el precio se mantedrá sobre sus niveles actuales en la primera parte del año, al ser invierno, y que después la OPEP acordará un recorte de la producción de crudo que llevará el barril a final de año entre los 70 y los 75 dólares. Para Europa, indica, la caída del precio del petróleo supone un impulso para el crecimiento del PIB de entre el 0,5% y el 0,9%. La Bolsa estadounidense ha caído estas últimas jornadas, en parte por el desplome del crudo, pero Duce recuerda que "el sector del consumo pesa mucho más que el petrolero en la Bolsa de EE UU y la caída del precio del petróleo es un gran impulso al consumo".

6. Escasas oportunidades en renta fija.Si la Bolsa es el activo estrella para este ejercicio, la renta fija sería la cruz de la moneda. Pocas opciones quedan ya en este mercado. Jiménez-Albarracín ha indicado que sus apuestas en deuda pública soberana se centran en plazos cortos de países de la periferia europea como España. También les interesan los bonos de algunos países emergentes asiáticos, también con corto plazo porque temen el efecto contagio de una subida de tipos en Estados Unidos. Respecto a la deuda corporativa, son tajantes. "No es momento de invertir en bonos privados porque las emisiones de grado de inversión ofrecen rentabilidades muy bajas y las de high yield presentan un riesgo excesivo en comparación con la Bolsa", destaca.

7. El euro caerá a 1,1 dólares.Deutsche Bank acaba de rebajar su previsión para el tipo de cambio del euro frente al dólar. Las diferencias entre la política monetaria de la Fed y el BCE, así como el contraste entre la fortaleza económica de EE UU con la debilidad de la zona euro, alentarán la fortaleza del dólar. El euro cerrará 2015 a 1,1 dólares.

8. Crecimiento mundial del 3,5%. El centro de inversiones de Deutsche Bank también ha compartido hoy sus nuevas previsiones de crecimiento. La economía mundial crecerá un 3,5%, impulsado sobre todo por Estados Unidos. La zona euro crecerá un 0,8%, aunque podría llegar a subir un 1%. Un año más, España liderará el crecimiento de la zona euro con un alza del PIB del 1,9%.