Ante los inversores internacionales

El Gobierno defiende la “receta española del éxito”

El Ejecutivo señala las reformas estructurales, la estabilidad macroeconómica y ganar en competititivas como los ingredientes de la recuperación

Álvaro Nadal, director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno, el martes en el Hotel Ritz. Ver fotogalería
Álvaro Nadal, director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno, el martes en el Hotel Ritz.

“Están en el lugar adecuado en el momento adecuado”. Así daba la bienvenida ayer José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo, a los inversores extranjeros en el almuerzo de la primera jornada de Spain Investors Day. El Gobierno aprovechó la ocasión para recordar a los llegados de otros países las reformas acometidas en los últimos tres años y para quitar hierro a las dos grandes incertidumbres políticas que se han cruzado en la agenda de los inversores: Cataluña –que Soria defendió es parte indisoluble de España– y el avance de alternativas políticas, en alusión a Podemos, que según el ministro es una cuestión que impacta en mayor medida sobre los partidos de izquierda ya existentes. Además, señaló el compromiso del Gobierno con combatir la corrupción, después de los numerosos escándalos conocidos en los últimos meses. 

El Ejecutivo defendió ante los gestores de fondos foráneos “la receta española del éxito” para encontrar la senda del crecimiento, en palabras de Álvaro Nadal, director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno. Esta fórmula del Ejecutivo conlleva tres ingredientes fundamentales, según Nadal: “La estabilidad macroeconómica, las reformas estructurales y ganar competitividad”. Nadal aseguró que España ha ganado confianza a base de controlar los básicos de la economía, como el control del déficit y una inflación en mínimos.

“No hemos tenido ni rescate ni salida del euro como se hablaba hace dos años”, admitió Nadal, “porque no había dinero suficiente en el mundo para rescatar a España e Italia juntas”. Por eso, recordó a los inversores que el gran logro del país ha sido “ganar competitividad sin hacer una devaluación”. Enumeró las decisiones que bajo su punto de vista lo han permitido: la reforma laboral, la reestructuración bancaria y la subida de impuestos, aunque explicó a los presentes que para 2015 y 2016 la reforma fiscal ya prevé rebajas fiscales.

Nadal también se vanaglorió de la reducción del déficit de las Administraciones y, aunque reconoció que la deuda pública ha continuado creciendo, avanzó que comenzará a reducirse “este año y el próximo”. Adelantó así en un ejercicio las previsiones del propio Gobierno recogidas en las cuentas públicas.

Esta receta española del éxito llevará a España, según Nadal, a liderar las tasas de crecimiento en la eurozona, con porcentajes cercanos al 2% en los próximos años. La previsión para este año es de un alza del PIB del 2%, propiciada por el derrumbe del petróleo. Soria reconoció que su caída es una “muy buena noticia”, que supone un ahorro de “miles de millones de euros” que contribuirá a “mejorar todavía más la perspectiva de recuperación económica” de España.

Nadal puso como ejemplo al país “en flexibilidad y competitividad” para combatir “la rigidez que caracteriza a Europa”. Aunque admitió que el cambio “no está terminado” debido a la elevada tasa de desempleo. También aseguró que uno de los objetivos del Gobierno es mantener la inflación de España por debajo de los niveles de la eurozona para seguir ganando competitividad, gracias en parte a unos costes laborales controlados.

Sobre riesgos a los que se enfrenta España, como un posible contagio ante las cercanas elecciones legislativas en Grecia, enfatizó la apuesta de las diferentes capitales europeas por el proyecto común: “El compromiso político con la eurozona es pleno y después de las elecciones griegas va a continuar”.

Una de las consecuencias de ganar competitividad ha sido la mejora de las ventas al exterior, como aseguró Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio: “Solo Corea del Sur ha conseguido en todo el mundo unos niveles similares de aumento de exportaciones”. Recordó que España ha pasado, durante el periodo de crisis, de un nivel de exportaciones del 22% al 34% respecto al PIB, “a unos niveles solo por detrás de Alemania”.

El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha destacado que la mejora del crecimiento económico en España, que en 2015 volverá a ser superior al de la media europea, “no es casualidad” ya que es resultado de reformas estructurales importantes como la del mercado laboral. “Son reformas difíciles en lo técnico y también en lo político y son el único motor de un crecimiento sostenible y de la creación de empleo”. Linde, en la línea del discurso que mantiene el presidente del BCE, Mario Draghi, ha insistido también en que queda mucho por hacer en materia de reforma y ha señalado que “el BCE seguirá trabajando para estimular la economía pero hay cosas que la política monetaria no puede resolver”.