Detallará los criterios que primarán en la selección de proyectos

Bruselas explica a sus miembros cómo computa la inversión del ‘plan Juncker’

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

La propuesta detallará el funcionamiento y el mecanismo de toma de decisiones de este Fondo a la hora de seleccionar los proyectos que se financiarán.

El Ejecutivo comunitario además concretará cómo se computarán las aportaciones nacionales de capital al Fondo en el marco del procedimiento por déficit excesivo. El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ha pedido a los Estados miembros que contribuyan para aumentar la potencia del Fondo, que inicialmente apenas cuenta con 21.000 millones de fondos públicos de la UE. Pero en la última cumbre de diciembre, los líderes europeos evitaron comprometerse a la espera de conocer todos estos detalles. “La Comisión adoptará una posición favorable hacia estas contribuciones voluntarias de capital al Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas para el propósito de la evaluación de los criterios de deuda y déficit en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento”, señaló ayer el vicepresidente responsable de Crecimiento y Empleo, Jyrki Katainen, en un discurso en el que no facilitó más detalles sobre esta cuestión.

Katainen adelantó que el Fondo tendrá una estructura de gobernanza en dos niveles. En primer lugar, habrá un “comité de dirección” en el que estarán representados los accionistas del EFSI y que será el responsable de definir “el perfil de riesgo” y “las directrices de inversión y los criterios detallados para la selección de proyectos”. En el segundo nivel, estará el “comité de inversión”, formado por “profesionales independientes” que evaluarán y decidirán sobre cada proyecto siguiendo las directrices de inversión. Los jefes de Estado y de Gobierno han pedido a sus ministros y a la Eurocámara que lleguen a un acuerdo sobre este Fondo antes de junio, con el fin de que esté operativo ya a mediados de este ejercicio.

 

Un programa para superar barreras

Hasta este momento, los Estados miembros han identificado un total de 2.000 proyectos en toda Europa que requerirían unas necesidades de inversión de 1,3 billones de euros. De ellos, en los próximos tres años podrían ponerse en marcha proyectos por valor de 500.000 millones de euros. Sin embargo, muchas de estas iniciativas están paralizadas debido a barreras financieras, regulatorias o de otro tipo, por lo que el nuevo equipo de la Comisión quiere conseguir cuanto antes el compromiso de los Estados miembros para desbloquear esas inversiones y lograr que comiencen a generar actividad y empleo. España ha solicitado fondos para poner en marcha infraestructuras valoradas en unos 53.000 millones. Casi la mitad de esos proyectos corresponden al ámbito de la energía, vinculados a las interconexiones.