La automoción, la gran protagonista del CES

Llegan la revolución vestible y el coche manejado con gestos

El responsable de la división de Desarrollo Electrónico de Audi, Ricky Hudi, participa en la presentación de Audi Prologe en el ámbito de la Feria de Electrónica de Consumo CES en Las Vegas. Ver fotogalería
El responsable de la división de Desarrollo Electrónico de Audi, Ricky Hudi, participa en la presentación de Audi Prologe en el ámbito de la Feria de Electrónica de Consumo CES en Las Vegas. EFE

Las empresas del sector de la automoción se han convertido en los grandes protagonistas del CES de Las Vegas, la mayor feria de electrónica de consumo del mundo. Los organizadores ya lo habían adelantado y la promesa se ha cumplido. Los principales fabricantes de coches están presentes (Audi, BMW, Chrysler, Ford, GM, Hyundai, Mazda, Mercedes, Mini, Toyota y Volkswagen) y están desvelando cómo será el futuro en la automoción: coches que se conducen solos, sistemas de control gestual, nuevos vehículos de transporte alternativos al coche y menos contaminantes, aplicaciones de realidad aumentada para simplificar la conducción, sistemas de ocio en cabina más sencillos y seguros de usar, aplicaciones de big data e internet de las cosas y nuevos sistemas antirrobo. Precisamente ese internet de los objetos también ha tomado fuerza en esta edición de la feria. Como ejemplo, Brian Krzanich, consejero delegado de Intel, ha hablado de la revolución vestible y ha presentado un diminuto producto del tamaño de un botón, orientado al diseño de soluciones vestibles. Aquí van algunas de las tendencias e innovaciones más destacables del CES.

Coches más listos

Google dio la pista y el aviso:los coches serán autónomos en el futuro y funcionarán conectados a internet. Y los fabricantes tradicionales de vehículos se han puesto las pilas. Si el martes fue Mercedes quien mostró cómo será su coche autónomo (con asientos rotatorios y seis pantallas rodeando el interior para ir viendo contenidos mientras se viaja) e integrado con la nube, ayer le tocó el turno a BMW. El fabricante alemán demostró cómo se puede controlar los movimientos de un BMW i3 desde un reloj inteligente, el Samsung Gear S. Los responsables de la compañía indicaban verbalmente al vehículo que debía hacer, y este respondía. El coche también incorpora sensores de infrarrojos para detectar a personas o animales que puedan ponerse en su camino.

Otro fabricante de coches, Jaguar, hizo su propia demostración de fuerza tecnológica y mostró un coche equipado con un sistema de reconocimiento facial que detecta los signos de fatiga en el conductor. Según cuenta Gizmodo.es, unas cámaras de infrarrojos –programadas para monitorizar hacia donde están mirando los ojos del conductor, el ritmo de su parpadeo, y otros signos de fatiga en su cara— captan imágenes a 60 fotogramas por segundo. Para mayor seguridad, indica esta publicación, el análisis de estos datos no depende de ninguna conexión, sino que se realiza en la nube. El objetivo del sistema –de nombre Fovio– es que, en caso de que el conductor se duerma al volante, el coche puede tomar el control y abandonar la vía hasta un sitio seguro, o incluso continuar el viaje con la ruta marcada en el GPS. El sistema está siendo probado en un Jaguar F-Type.

El presidente y consejero delegado de Ford, Mark Fields, aseguró: “Vemos un mundo en el que los vehículos hablarán entre ellos. Los conductores y vehículos se comunicarán con las infraestructuras urbanas para aligerar la congestión del tráfico y en el que la gente compartirá sus vehículos y trayectos diarios”. La compañía indicó que este año llevarán a cabo 25 experimentos para poner a prueba nuevas ideas en esta dirección, como crear seguros personalizables o impulsar la conducción urbana bajo demanda. Ford anunció igualmente la expansión de su programa de uso compartido de coche en Alemania.

Cama con wifi

Los objetos toman vida e inteligencia. Y como apuntó el presidente de Intel, Brian Krzanich, hay nuevas iniciativas tecnológicas que están llevando a la informática actual a una nueva dimensión. El gigante de los chips, que planea invertir 300 millones de dólares con el fin de fomentar una mayor diversidad en la compañía, mostró algunos avances que revolucionarán la relación entre consumidores y tecnología. El directivo desveló una iniciativa de colaboración para la creación de tecnologías vestibles con Oakley, una reconocida marca de productos y gafas deportivas. Intel trabaja en la creación del módulo Curie, un diminuto producto de hardware para dispositivos vestibles. La comercialización del módulo está prevista para la segunda mitad de este año.
Krzanich presentó igualmente lo que calificó como la “primera cámara wearable capaz de volar”. Se llama Nixie y descansa en la muñeca del usuario, como un brazalete, para luego desplegarse y echar a volar, “tomando así la instantánea perfecta del usuario en cualquier situación”. Los fundadores de Nixie son Christoph Kohstall y Jelena Jovanovic.

Junto a esos objetos inteligentes, hubo otros protagonistas en el CES, como la cama de la compañía Sleep Number IQ, que está llena de sensores de presión que puede, entre otras cosas, medir los movimientos de los niños. La cama futurista, que funciona con wifi, emitiría alertas si el niño se levanta a media noche y permitiría encender unas luces bajo su estructura para que el pequeño no tenga miedo. Otro artilugio presentado es Petcube, un dispositivo que se conecta a la red wifi y dispone de cámara y micrófono para controlar y entretener a nuestras mascotas cuando se quedan solas en casa.

PlayStation Vue

Más allá de la industria del motor y del cada vez más cacareado internet de las cosas, el CES ha sido escenario de otros movimientos interesantes en el sector. Por ejemplo, Sony ha anunciado por boca de su presidente y consejero delegado, Kaz Hirai, el lanzamiento inminente de su nuevo servicio de televisión en la nube PlayStation Vue, que se estrenará a lo largo del primer trimestre de este año. El servicio ya estaba disponible en una versión beta y solo para un grupo pequeño de usuarios. Según explicó el gigante japonés, PlayStation Vue funcionará tanto con la consola PlayStation 3 como con PlayStation 4. Algunos medios aseguraron ayer que Sony planea extender el servicio también al iPad de Apple y a otros dispositivos de la propia Sony. Lo que no desveló la compañía ha sido el precio de la suscripción al servicio, que contará con unos 75 canales.

Resucita el walkman

Sony quiere dar nuevas oportunidades al viejo walkman. En una feria caracterizada por marcar nuevas tendencias, el reproductor de la firma nipona logró volver a atraer los focos. La compañía ha ampliado la familia de sus walkman dejando claro que este clásico no ha muerto, pese al triunfo de los iPod y los smartphones como dispositivo para escuchar música. El nuevo Walkman NW-ZX2, eso sí, tiene un precio de vértigo: 1.200 dólares. Demasiado abultado como para ser apto para un mercado de masas. Eso sí, para quien valore especialmente la calidad en la reproducción del sonido, debe saber que el nuevo reproductor es capaz de reproducir música digitalizada con codecs sin compresión o de baja compresión y de alta calidad, así como música comprimida en AAC o MP3. El dispositivo, con gran capacidad de almacenamiento (cuenta con 128 gigas, que pueden ampliarse con tarjetas de memoria), funciona con Android, el sistema operativo de Google. El equipo, que también permite instalar aplicaciones y juegos, se lanzará primero en Japón. A Europa y EEUU no llegará hasta primavera.

LG se pasa a webOS

Los sistemas operativos han tomado protagonismo en el CES con los fabricantes de televisores apostando por unos u otros para incluir en sus smart TV. Pero la batalla entre plataformas también ha saltado en esta edición a los smartwatch. LG, cansada de seguir el ritmo marcado por Google con su Android Wear o simplemente queriendo diferenciarse de la competencia, ha decidido sacar al mercado a principios de 2016 un reloj inteligente con el sistema operativo WebOS, según reveló ayer The Wall Street Journal. El rotativo explica que los responsables de la compañía surcoreana estarían convencidos de querer crear su propio ecosistema de aplicaciones en torno a esta plataforma, que adquirieron a HP, aunque sea a un ritmo más pausado. La decisión seguiría los pasos de Samsung, que habría apostado por su sistema operativo propio Tizen para algunos dispositivos. Queda por ver si ambas firmas coreanas logran poner sus plataformas al mismo nivel de popularidad que el Android y el iOS de Apple. El WSJ también avanzó que LG planea lanzar un reloj que pueda funcionar sin estar conectado todo el tiempo a un smartphone.