La Seguridad Social ganó 417.574 afiliados

La economía española creó 1.144 ocupados al día en 2014

El balance anual de lo que ha ocurrido en 2014 en materia de empleo “certifica que la recuperación en España se ha producido”, aseguraba esta mañana la ministra de Empleo, Fátima Báñez. Para hacer esta afirmación se remite a los datos conocidos ayer que indican que la Seguridad Social ganó 417.574 cotizantes el pasado año, lo que supuso crecer a un ritmo del 2,55% anual y crear 1.144 empleos diarios durante todo 2014.

De esta forma, el pasado año fue el primero en que la economía española creó empleo desde que se inició la crisis en 2008 y lo hizo al mayor ritmo desde 2006 cuando la última etapa de bonanza estaba en plena cúspide.

Es más, el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, se refirió a los datos corregidos de variaciones estacionales –que sirven mejor para ver la tendencia del mercado y que arrojan también 417.159 cotizantes más en 2014– para asegurar que el pasado año “se ha consolidado el cambio de tendencia en la ocupación”.

Otro de los datos que lleva a los responsables de Empleo a asegurar que el patrón de recuperación del mercado laboral “tiene signos sólidos, inequívocos y persistentes”es que, por primera vez desde que se inició la mejora de la ocupación en 2013, el régimen general de asalariados crece por encima del régimen de autónomos, con avances interanuales del 2,80% y 2,47%, respectivamente.

En el ejercicio que acaba de finalizar, también se redujo el desempleo registrado en términos interanuales. Si bien en este caso fue el segundo año consecutivo desde que se inició la crisis en el que disminuyó el número de parados. Tras el descenso de 147.385 registrado en 2013, en 2014 hubo otros 253.627 parados menos, lo que supuso casi duplicar el ritmo de caída del paro, que ahora ha quedado fijado en un 5,3% anual. Así el número total de parados registrados ascendía a 31 de diciembre pasado a 4.447.711, un volumen similar al que había cuando Mariano Rajoy llegó al poder en diciembre de 2011. Entonces había 4.422.359 parados registrados.

Esta buena evolución anual se ha visto rematada por un buen mes de diciembre, mejor de lo habitual, en el que se crearon 79.463 nuevos empleos registrados por la Seguridad Social. Esto supuso que fue el mejor diciembre desde que se elabora la serie histórica, esto es desde 2001. Dicho esto, surge el debate sobre el tipo de empleo que se crea y dónde. Según los datos conocidos ayer, todos los grandes sectores de la economía ganaron cotizantes en 2014 y solo dos tipos de actividad siguen destruyendo empleo en términos anuales. En concreto, solo los sectores financiero, con un recorte de 8.808 empleos el pasado año, y el de suministros de agua y gestión de residuos, con un descenso de 910 afiliados, mantuvieron los ajustes de plantilla en términos netos en 2014.

Las actividades más pujantes

Es el primer año en la crisis en el que el empleo asalariado sube más que el autónomo

Por el contrario las actividades más pujantes en materia de empleo fueron el pasado año la hostelería, que generó casi 50.000 empleos, con un crecimiento del 5,5% de su ocupación en el ejercicio; las actividades administrativas, con más de 57.000 nuevos cotizantes y también un incremento del 5,5% interanual; el sector de la educación, que creó 34.190 puestos en 2014 y el de la sanidad (32.634) y la agricultura que vio incrementar el número de trabajadores casi un 7% el pasado año. La industria y la construcción ganaron casi 20.000 nuevos cotizantes cada uno.

Llama también la atención el repunte del empleo experimentado en el sector de las administraciones públicas que se anotaron casi 28.000 nuevos cotizantes en 2014. De ellos, más de 11.000 en diciembre pasado. Fuentes de Empleo aseguraron que mucho de este nuevo empleo público se está concentrando en la Comunidad de Madrid y en varios ayuntamientos andaluces.

Todas las comunidades autónomas y 49 de las 50 provincias crearon empleo en 2014. Solo Jaén por la mala campaña de la aceituna a final de año no consiguió cerrar el ejercicio en positivo.

En cuanto al tipo de contratos que se hicieron el pasado año, en general crecieron un 7%. Si bien los fijos aumentaron un 19% hasta los 99.853 y los temporales se incrementaron un 6,3% hasta sumar 1.284.209.

Según la jornada de estos contratos, los fijos crecieron por igual en su modalidad de jornada completa y jornada parcial (un 19% respectivamente). Pero en el caso de los temporales, aquellos con jornada parcial crecieron más del doble (11%) que los de jornada completa (4%).

El gasto en prestaciones bajará en torno al 17%

Los datos conocidos esta mañana sobre el mercado laboral en 2014 llevan a la conclusión de que la mejora experimentada en el pasado ejercicio se traducirá inmediatamente en más dinero para las arcas públicas. Para empezar, el gasto en desempleo quedará bajo control, con lo que el Gobierno, por primera vez en la crisis no tendrá que utilizar créditos extraordinarios, más allá de lo presupuestado, para pagar todas las prestaciones y subsidios por desempleo.

Es más, al Ministerio de Empleo en 2014 le va a sobrar dinero de la partida destinada a costear estas prestaciones. Así, en los Presupuestos Generales para 2014 se presupuestaron 29.400 millones de euros para abonar estas ayudas a desempleados. Pero si se cumplen las previsiones, a falta de conocer los datos de la nómina mensual de estas prestaciones de diciembre –llevan un mes de retraso respecto al resto de los datos estadísticos del mercado de trabajo– en 2014 se habrán destinado alrededor de 24.600 millones de euros para pagar ayudas a los desempleados. Esto supondrá casi 5.000 millones menos de los presupuestados inicialmente para abonar estas prestaciones en el pasado ejercicio. Y, en términos relativos, representará un descenso del gasto de alrededor del 17% respecto a los 29.805 millones gastados en desempleo en 2013.

Sin embargo, este dinero sobrante no es tal y ya está comprometido. Parte de ello se destinará a la financiación de la nueva prestación para parados de larga duración con responsabilidades familiares que hayan agotado todas ayudas. El coste de este nuevo programa se elevará por encima de los 2.000 millones.

En cualquier caso, la mejora del gasto en desempleo está provocada por un descenso del número de beneficiarios del 12% anual en noviembre pasado. Pero, sobre todo, de la caída de los nuevos perceptores, ya que los solicitantes caían un 20% en dicho mes.

La recuperación del empleo también repercutirá lógicamente en mayores ingresos para la Seguridad Social. Si bien esto aún no ha sido cuantificado. De momento, la recaudación del pasado año mejoró en más de 2.000 millones de euros.

Según explicaban en Empleo esta mejora de los ingresos viene no solo de la creación de empleo, sino también de la recuperación de las bases medias de cotización, por la mejora de la calidad del empleo y un tímido avance de los salarios. Esto llevará a la Seguridad Social a cumplir la previsión de déficit del 1% en 2014. Dicho todo esto, la ministra de Empleo, Fátima Báñez auguró que todos estos datos volverán a mejorar en 2015 cuando “las cifras reales superarán con mucho las previsiones oficiales”.

Báñez y Burgos matizan la euforia de De Guindos

El ministro de Economía, Luis De Guindos, fue cuestionado la pasada semana desde distintas instancias por unas declaraciones en las que aseguró que los españoles ya habían perdido el miedo a perder sus puestos de trabajo.

Ayer los responsables del Ministerio de Empleo fueron preguntados por si respaldaban esta afirmación y la respuesta fue unánime y matizaba claramente la visión dada por el titular de Economía.

Así, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, sin desdecir expresamente a De Guindos, sí precisó que lo que ocurre es que “la mayoría de la sociedad española tiene ahora más confianza en encontrar un empleo en los próximos meses”. Y en idénticos términos, el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, recalcó que “hoy hay más confianza y estamos más cerca de dar una oportunidad a los desempleados”.