Tildan de "barbaridad" las propuestas de Gestha

Batalla entre inspectores y subinspectores de Hacienda

Los inspectores denuncian que los técnicos quieren ocupar cargos más altos sin opositar

Una de las sedes de la Agencia Tributaria en Madrid.
Una de las sedes de la Agencia Tributaria en Madrid.

La relación entre las dos principales asociaciones de funcionarios de la Agencia Tributaria nunca ha sido del todo buena y va camino de empeorar. La Organización de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) emitió este viernes un comunicado en el que tacha de “barbaridad” las propuestas del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), que representan a los subinspectores.

Gestha, que ha creado un grupo de trabajo con Podemos, apuesta por elevar en 26.718 el número de funcionarios de la Agencia Tributaria, que según la última memoria cuenta hoy con 26.231 empleados. Así, su propuesta implicaría duplicar el tamaño del fisco. Además, el sindicato de subinspectores históricamente ha defendido que se permita a su colectivo realizar tareas que hoy están circunscritas a los inspectores de Hacienda. Este es el punto que genera mayor fricción entre ambas asociaciones. “Con la propuesta del sindicato de funcionarios de la Agencia Tributaria habría alrededor de 30.000 inspectores y 7.000 técnicos, por lo que en términos militares, tendríamos un ejército en el que la mayor parte de sus efectivos son generales, sin apenas soldados”, señala la Organización de Inspectores.

Y defiende que detrás de las propuestas de Gestha –que no citan directamente en su comunicado– está “la obsesión que tiene este sindicato por conseguir mejoras económicas en su colectivo intentando que todos los técnicos se conviertan en inspectores de Hacienda sin superar la correspondiente oposición”. También denuncian que los técnicos de Hacienda se hacen “pasar en los medios de comunicación por inspectores, propiciando continuamente confusiones y malentendidos entre la opinión pública”

El sindicato de técnicos de Hacienda ha emitido posteriormente un comunicado en el que ha insistido en que “España necesita 26.718 funcionarios para reducir a la mitad del fraude fiscal”. Sin hacer mención expresa acerca de si los empleados públicos deberían tener o no la condición de inspectores de Hacienda, Gestha defiende la necesidad de abordar una “reestructuración profunda de la Agencia Tributaria” y tilda de “casta retributiva a los funcionarios que se alternan para ocupar los puestos directivos en la Administración Pública”. Gestha reconoció que su propuesta de duplicar el número de funcionarios del fisco es a largo plazo. Este colectivo cifra el fraude fiscal en España en 253.000 millones, el 24,6% del PIB. Y denuncia que el 80% de la labor de la Agencia Tributaria se destina a investigar a los pequeños contribuyentes y solo el restante 20% a grandes empresas y fortunas.

Los inspectores rechazan estos porcentajes, aunque también reclaman más medios humanos y materiales. Y piden que sea la Agencia Tributaria quien elabore informes sobre el volumen del fraude fiscal en España.