Juan Juvé, presidente ejecutivo de Juvé y Camps

“El cava ya compite en el mundo con el champán”

Juan Juvé, presidente ejecutivo de Juvé y Camps.
Juan Juvé, presidente ejecutivo de Juvé y Camps.

Su origen y apellido han marcado su trayectoria profesional. Joan Juvé, nacido en la cuna del cava, Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona) hace 72 años, sigue llevando el timón de Juvé y Camps, a pesar de que una cuarta generación, de la que forma parte su hija, Meritxell Juvé, está tomando posiciones dentro de la empresa familiar, cuyas bases comenzaron a asentarse en 1796.

Pregunta. ¿No ha pensado en la retirada?
Respuesta. Todavía no, aunque estamos en ello. Mi hija Meritxell, que tiene 30 años, lleva tres años integrada en la compañía y será ella y mi sobrina las que tomarán las riendas. A pesar de ser una empresa familiar, siempre hemos funcionado como una organización empresarial. La familia administra la empresa y tenemos ejecutivos externos que se ocupan de la gestión. Desde que asumí la presidencia he seguido volcado en los temas comerciales, tengo predisposición por estos asuntos. Sigo revisando todos los pedidos.

P. ¿Han mejorado las ventas en el último año?

“En 2015 nuestra uva será ecológica”

P¿No cree que el cava ha llegado tarde al mercado internacional si se compara con el champán?
R. El champán tiene mucho mérito y mucha personalidad, ya que goza de unas condiciones climáticas y de terreno muy buenas, y el cava tiene las mismas. Tenemos la misma personalidad porque el método de elaboración es el mismo.

P. Pero los franceses les llevan ventaja.
R. Han sido los iniciadores del producto, y a través de los años lo han hecho muy bien, pero el cava también ha hecho bien su trabajo. Hay cavas al nivel de precio del champán, pero sin duda ellos han sido los inventores y tienen casas emblemáticas, que le han dado prestigio internacional. En España la gran distribución selectiva ha hecho un gran trabajo.

P. ¿Siguen teniendo vocación de empresa familiar?
R. Hasta el momento, sí;y creemos que por muchos años tendremos este pensamiento. La familia está muy unida y tenemos los objetivos muy claros, en ese sentido. Tenemos todavía mucho por hacer.

P. ¿Qué cometido tiene la cuarta generación que se está haciendo cargo de la compañía?
R. Tiene una prioridad, además de seguir manteniendo la forma de elaborar cava que tenemos, con una crianza de 30 meses en botella, y es la internacionalización de la compañía. A partir del año que viene toda nuestra uva será ecológica, ya tenemos 270 hectáreas en producción de las 450 hectáreas de patrimonio vinícola familiar.

P. ¿Qué cuota de mercado tienen?
R. En el Consejo Regulador del Cava hay registradas 4,5 millones de botellas de gran reserva, y el 35% corresponde a Juvé y Camps. Nosotros vendemos 2,7 millones de botellas de cava, y 1,5 de reserva de la familia.

R. Nosotros tenemos la suerte de tener bastante fidelidad, y hemos notado la crisis pero no excesivamente. Lo hemos notado porque nosotros siempre éramos el cava que se incluía en las cestas de empresa de Navidad, y estas, aunque ahora están volviendo, prácticamente desaparecieron durante la crisis. Parece que, en este sentido, estamos notando cierta recuperación porque las empresas se están dando cuenta que tienen que cuidar a sus empleados y están volviendo a tener un detalle con ellos en estas fiestas. Un 50% de las ventas de cava se realizaban entre octubre y diciembre, pero ahora eso está cambiando.


P. ¿A qué se debe ese cambio?
R. A que vamos hacia una desestacionalización gracias a que se ha reforzado la venta en hostelería. Ahora se consume más cava por copas en el aperitivo. Este año vamos a vender cerca de un 4% más con respecto al año anterior, donde ya observamos cierta recuperación. Los peores años fueron de 2010 a 2012, que fue cuando se eliminó la cesta. El Juvé y Camps gran reserva siempre ha sido el cava más regalado. Antes se regalaban seis botellas, ahora la mitad.

P. ¿El malestar por la corriente independentista en Cataluña ha afectado a las ventas en el resto de España? ¿Existe boicot al cava?
R. Quizá hace seis o siete años podría haber habido cierta repercusión por este tema, pero creo que esto es algo superado. Nosotros no nos metemos en otros asuntos que no sea vender cava. Por ejemplo, Madrid es, junto con la Comunidad Valenciana, la plaza más importante de consumo, después de Cataluña, donde se vende el 40%de nuestro cava.


P. En los últimos años se están volcando en la exportación, ¿era la asignatura pendiente?
R. De momento, exportamos el 20%de nuestra producción. Estamos presentes en 51 países con presencia en las mejores tiendas especializadas y restaurantes. Este año habremos conseguido una cifra récord en exportación, con 600.000 botellas. Lo que hemos conseguido en todos estos años es no desviarnos del camino que siempre hemos seguido, como apostar por la calidad, manteniendo el precio y compitiendo con los espumosos más reputados, como son los californianos.

P. ¿El cava compite en el mundo con el champán?
R. Sí, pero solo se compite si se tiene marca, quien no la tiene no puede ser competencia. Nosotros salimos fuera y ya competimos con el champán. Por ejemplo, este año vamos a vender en Estados Unidos más de 180.000 botellas, a un precio cada una de unos 20 dólares. Nuestro producto se va conociendo cada vez más y está siendo apreciado. Tenemos mercados con un gran potencial, como por ejemplo, Japón, Noruega y Perú. En cinco años queremos incrementar las ventas hasta un 30% en el mercado internacional.