Asegura que intenta reparar el daño causado

El fundador de Gowex: “Mi prioridad es ingresar en prisión”

Jenaro García, fundador de Gowex.
Jenaro García, fundador de Gowex.

Jenaro García, el artífice del fiasco de la empresa tecnológica Gowex, esperó hasta el pasado día de Nochebuena para dirigirse, a través de los 140 caracteres que le permite la red social Twitter, a un accionista de la compañía que le recordó que muchos pequeños inversores lo están pasando mal estas navidades por su actuación. “Espero que las próximas Navidades, las pase en la cárcel. Porque ha conseguido que mucha gente pase las peores navidades de su vida”, escribió el accionista afectado por la quiebra de la compañía.

García, que llevaba mucho tiempo en las redes sociales sin aludir al problema de la empresa que fundó y quebró, no dudó en contestar y lo hizo con un tweet en el que aseguraba: “Aunque no lo crean lo lamento profundamente y por eso mi prioridad es reducir el daño provocado y sí, también ingresar en prisión”.

Tuit de Jenaro García.
Tuit de Jenaro García.

Tras su reaparición a través de Twitter fueron varios los usuarios que le recordaron a García a través de mensajes el enorme daño que su gestión al frente de Gowex originó a accionistas, inversores y trabajadores.

El derrumbe de Gowex se sustanció el pasado mes de julio cuando la que fue la estrella del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) reconoció a través de un hecho relevante que su consejero delegado y presidente, Jenaro García, reconoció “que las cuentas de la sociedad de, al menos, los últimos cuatro años no reflejan su imagen fiel”, atribuyéndose la autoría de esta falsedad. El engaño lo destapó una firma de análisis casi desconocida, Gotham City Research, quien publicó un informe en el que aseguraba que los resultados publicados por Gowex no eran reales.
A partir de ahí todo se derrumbó como una castillo de naipes. El consejo revocó los poderes y la delegación de facultades conferidos al consejero delegado. Y en paralelo acordó presentar solicitud de concurso de acreedores.

Ya en agosto, García admitió ante el juez Santiago Pedraz durante su declaración como imputado, el pasado 14 de julio, que infló las cuentas de su empresa desde 2004. Sin embargo y a pesar de que con su labor y su huida hacia adelante ha destruido una sociedad que en su momento, con engaños o no, llegó a alcanzar una valoración de mercado de 1.400 millones de euros, Jenaro García sigue en estos momentos en libertad.