Por qué un emprendedor no debe usar el iPad antes de dormir

Provoca que tardemos más tiempo en dormir y reducen los niveles de melatonina, según un estudio de la Universidad de Texas

Por qué un emprendedor no debe usar el iPad antes de dormir

Si te acuestas pendiente del iPad o del teléfono móvil es posible que te cueste mucho más dormir. Y esto le pasa con bastante frecuencia a los emprendedores, que intentan aprovechar al máximo el tiempo y se para la cama siempre pendientes de su negocio. Al parecer, un estudio elaborado por la Universidad de Texas desvela que el empleo de estos aparatos "prolongan el tiempo de espera a la hora de dormir, retrasan el reloj circadiano y disminuyen los niveles de la melatonina, que es la hormona promotora del sueño.

A todo esto se le añade el retraso del momento llamado sueño REM, además de la disminución del estado de alerta al día siguiente. En la fase REM del sueño existe atonía muscular o parálisis, pero la actividad cerebral se acelera y es cuando se presentan los sueños. Los dispositivos electrónicos que emiten luz y que están pensados para la lectura y entretenimiento "también incrementan la alerta en ese momento, lo que puede retrarsar la hora de dormirse", apuntan en este estudio.

Advierten de que el uso de los iPad, móviles o cualquier otro aparato electrónico cuenta con efectos biológicos que pueden "perpetuar la deficiencia del sueño"y modificar el ciclo circadiano, lo que puede ser peligroso para la salud y seguridad de la persona. Estos investigadores reconocen que se "ha demostrado experimentalmente que la exposición a luz artificial produce efectos de alerta, suprime la melatonina y cambia las fases del reloj biológico".

Consideran que hay un importante número de personas afectadas por ello, ya que no es cuestión de que se pasen delante de la pantalla del iPad durante varias horas y luego se acueste, también se les añaden las personas que emplean la tableta incluso en la misma cama.

Los investigadores han hecho una serie de sugerencias a la hora de usar estos dispositivos que emiten luz. Entre otras cosas recomiendan que se evite cualquier pantalla una o dos horas antes de dormir, cargar los aparatos fuera de la habitación y bajar el brillo a la pantalla en el caso de que tenga que utilizar los dispositivos, estar delante del ordenador o simplemente echarle un vistazo al teléfono.