El fundador de Uber en Corea del Sur, podría enfrentarse a una multa de hasta 15.000 euros o dos años de cárcel
Más problemas para Uber: su fundador se enfrentaría a dos años de cárcel

Más problemas para Uber: su fundador se enfrentaría a dos años de cárcel

Uber es de nuevo noticia, pero ahora llega desde un país asiático, ya que fiscales del Distrito Central de Corea del Sur han acusado al fundador de Uber, Travis Kalanick, por el funcionamiento de un servicio de taxi ilegal en el país. La acusación formal se ha hecho contra Kalanick y otra persona, que era quién operaba con el servicio de alquiler de coches locales.

Según informa Yonhap News, de momento no ha habido detención física, pero están acusados de violar la ley encargada de regular los servicios de transporte de pasajeros del país, que prohíbe a las empresas de alquiler de coches utilizar sus vehículos para realizar este tipo de negocios. Por ello, podrían enfrentarse a una multa de hasta 15.000 euros (20 millones de wones) o dos años de cárcel.

Uber se lanzó oficialmente en la capital surcoreana en agosto del pasado año después de una fase de pruebas que comenzaron en el mes de junio, poniendo únicamente en pruebas su servicio UberX con el que paga a los conductores particulares por hacer uso de su propio coche como taxi. Este servicio, como ya se ha repetido en otros países, enfrentó la ira de los taxistas locales ya que nuevamente los conductores de UberX no requieren de las licencias y permisos especiales a los que están obligados los taxistas y que además les puede costar alrededor de 50.000 euros (70 millones de wones).

Este servicio también provocó revuelo entre las autoridades locales, y el Ayuntamiento de Seúl ya ha presentado en varias ocasiones denuncias ante la Fiscalía contra Uber Korea (subsidiaria de Uber en el país asiático) y ha propuesto una revisión del marco legal surcoreano para terminar con el servicio de la empresa.

El pasado viernes el director de la división de tráfico de la capital, Kim Kyung-ho, prometió sancionar a los conductores que cooperen con Uber e incluso ha publicado que recompensará con hasta 745 euros (1 millón de wones) a todo aquel que denuncie sus actividades.

A pesar de estas medidas, la compañía estadounidenses ha seguido operando en la ciudad y por lo tanto, continua en el punto de mira de la justicia ahora también en Corea Del Sur, como ya lo fuese en países como España u Holanda que ya lo han prohibido por competencia desleal a los profesionales del taxi.

Normas