Representan más del 90% de las empresas

¿Pueden exportar las microempresas?

Las micropymes enfrentan dificultades financieras, tributarias o regulatorias al plantear su crecimiento

La mitad de los nuevos empleos se generan en pymes con capacidad para crecer de forma rápida

¿Pueden exportar las microempresas?

Las ventas al exterior han sido en muchos casos la receta para compensar los efectos de la crisis. En un momento en el que España replantea el modelo económico que quiere seguir en los años de la recuperación, la internacionalización de sus empresas pasa por ser un factor clave para sustentar el crecimiento. Sin embargo, hacerlo es más complejo que decirlo.

"En España tenemos una sobreabundancia de microempresas, que tienen muchas más dificultades para internacionalizarse", afirma Ramón Xifré, profesor de negocios internacionales en ESCI-UPF y que ha elaborado el informe La internacionalización en la base de la pirámide empresarial española: análisis y propuestas para la Fundación Alternativas. Esas dificultades se traducen en mayores trabas financieras, tributarias o regulatorias. Además de su pequeño tamaño, otro obstáculo es la escasez de microcompañías que ganen tamaño en poco tiempo, algo clave ya que según Xifré "la mitad de empleos nuevos se generan por empresas pequeñas y medianas que crecen de forma rápida".

El análisis de la Fundación Alternativas cita seis obstáculos principales que frenan los procesos de internacionalización, entre los que destacan una financiación "escasa, cara y muy tradicional, basada en el crédito bancario", un entorno económico como el actual "poco propicio" o un déficit de personal adecuado para participar en procesos de crecimiento rápido: "hacen falta formas específicas de reclutamiento", señala Xifré. Además, las empresas del país conviven con tres tipos de deficiencias estructurales, comenzando por su estructura productiva, especializada en manufactureras "de intensidad tecnológica baja y media-baja", la referida sobreabundancia de microempresas y una estructura geográfica de la exportación muy dependiente de la Unión Europea.

Pese a estos problemas, durante los últimos años los saldos comerciales han sido de los pocos motivos de alegría en materia económica, con una particularidad que describe el informe: “La mejoría de las exportaciones ha ido de la mano de un aumento de los precios relativos de los productos españoles, además de una reducción de los costes internos”. Algo que hace concluir que “los productos que exportan las empresas españolas tienen, por lo general, una percepción de calidad en el exterior, que les permiten ganar mercado pese a aumentar su precio”.

Propuestas

Xifré considera que en nuestro país existe "una estructura potente de promoción y ayuda a la internacionalización", pero que debe ser manejada de "forma eficiente". Con esa base, propone ocho medidas para fomentar la internacionalización de la pequeña empresa. La primera, un plan de crecimiento dirigido a empresas de menos de 10 empleados, que les proporcione consultoría en crecimiento empresarial y financiación en condiciones más ventajosas. Tanto empresa como instituciones se comprometen a crecer a un mínimo del 15% anual durante tres años. La segunda, establecer redes de empresas en proceso de internacionalización e internacionalizadas para compartir experiencias y contactos. Además, medidas enfocadas a la docencia, fomentando prácticas universitarias o de formación profesional en empresas internacionalizadas y el aprendizaje de idiomas a gestores de empresas pequeñas. Xifré también propone la creación de un ente público que aúne todas las funciones relacionadas con la internacionalización y que ahora desarrollan ICEX, organismos autonómicos y las Cámaras de Comercio y que cuente también con la participación del personal de la red de oficinas económicas y comerciales y de las embajadas.

El texto también aboga por un plan de alianzas entre empresas, la creación de servicios de financiación especializados, un plan de capacitación para la exportación y lo que Xifré llama un "programa de excelencia competitiva", en el que las empresas que han crecido con éxito cuenten con apoyo financiero e I+D para optar a grandes proyectos de exportación y licitaciones de envergadura.