Se prevé un alza de tipos a partir del mes de abril

Estados Unidos: la locomotora siempre vuelve

La presdente de la Fed, Janet Yellen.
La presdente de la Fed, Janet Yellen. REUTERS

El escenario macroeconómico que se presenta para Estados Unidos en 2015 es el más alentador de las economías desarrolladas, y ha recibido además en la recta final de 2014 el espaldarazo que supone la brusca caída del precio del petróleo. Incluso aunque con ello esté dejando de ser rentable la fórmula del fracking, con la que Estados Unidos había creído encontrar la vía para reducir su dependencia de la importación de crudo.

Petróleo

El presidente de EE UU, Barack Obama. ampliar foto
El presidente de EE UU, Barack Obama. REUTERS

El derrumbe de la materia prima deja ganadores y perdedores. Y Estados Unidos no figura entre estos últimos. Blackrock calcula un impacto positivo sobre el PIB estadounidense de al menos tres décimas con un descenso del precio de petróleo en 25 dólares. Este beneficio es similar al que obtendrán las economías de Reino Unido o la zona euro.

Alza de tipos

Estados Unidos será la primera gran economía occidental, junto a Reino Unido, que comenzará el camino de retorno desde el territorio inexplorado en que se instaló el mundo desarrollado tras el estallido de Lehman Brothers. Es decir, el de unas inyecciones de liquidez sin precedentes por parte de los bancos centrales. La Fed prepara el terreno desde hace meses para un alza de tipos de interés, a nivel cercano a cero desde 2008, y que puede inyectar dosis de volatilidad, aunque a niveles manejables.

“La trayectoria de ajuste de la Fed en 2015 se ha comunicado con profusión y debería por ello causar menos volatilidad que el tapering de 2013”, apunta JP Morgan Asset Management.
Los inversores aguardan un primer alza de tipos, en un cuarto de punto, hasta el 0,5%, a partir del próximo mes de abril. El compromiso de la Fed es abordar la normalización de su política monetaria poco a poco, de forma “paciente”, según anunció tras su última reunión del año. Después de todo, el gran temor de los inversores ha sido que la Fed endureciera su política antes de tiempo, antes de que hubiera cuajado de veras la recuperación de la economía.

Aun así, la tasa de desempleo óptima para la Fed en el largo plazo es el 5% –ahora está en el 5,8% según el último dato del mes de noviembre– y el ritmo al que desciende el desempleo, en alrededor de una décima cada mes, podría acercar ese objetivo ya a mediados del próximo año. En todo caso, la Fed insiste en que su actuación dependerá en todo momento de las condiciones económicas. de la tasa de desempleo y también de la inflación, que debe rondar el 2%. UBS prevé que la inflación media en 2015 sea del 1,8%, cerca del objetivo del 2%.

Dólar

La trayectoria de la economía estadounidense estará marcada por la apreciación del dólar. No solo a consecuencia del alza de los tipos de interés sino, en lo que respecta a su cruce frente al euro, por la brecha abierta frente a la economía europea, que promete ensancharse más en 2015. Citi apunta a un avance a 1,10 euros por dólar en un plazo de seis a doce meses.