La crisis rusa, inquietud a nivel global

Rusia: recesión, desplome del rublo y fuga de capitales

El presidente de Rusia, Vladimir Putin
El presidente de Rusia, Vladimir Putin REUTERS

Un frío invierno sin pronósticos que anuncien el regreso del sol primaveral.Es el panorama que presenta Rusia para el próximo año. El país está inmerso en una tormenta perfecta con viento en contra y sin aparentes soportes en los que apoyarse. Como resumen los expertos de Bank of America Merrill Lynch en sus perspectivas para el próximo año “la caída del precio del petróleo y la crisis ucraniana seguirán siendo los dos principales riesgos para el crecimiento del país en 2015”. Los analistas de la firma estadounidense prevén que el país se contraiga un 1,5% el próximo ejercicio.

La previsión oficial de su Gobierno es caer ocho décimas, aunque el banco central de aquel país, que ha intervenido de forma extraordinaria (e infructuosa, por el momento) en su política de tipos de interés para frenar la depreciación del rublo, la fuga de capitales y la elevada inflación cree que el PIB podría caer un 4,5% en 2015 si el crudo sigue en el entorno de los 60 dólares, aunque su escenario base es que se eleve a los 80 dólares. Los tipos de interés empezaron el año en el 6% y lo cerrarán en el 17%, pero esto no ha mejorado la situación.

La bajada del precio del petróleo y la crisis de Ucrania seguirán siendo los dos principales riesgos del país

Rusia es muy dependiente del sector energético, ya que el 50% de sus exportaciones corresponden al gas y al petróleo.Por eso, el desplome del precio del crudo desbarata los presupuestos del país. Como explican los expertos de RBS, “el Gobierno espera un déficit fiscal del 1% del PIB en base a un precio del barril de crudo de 100 dólares para los tres próximos años”. Un escenario distinto al actual, con el Brent en 60 dólares.

Nomura explica que “dado que el sell-off (fuertes ventas del mercado) en Rusia se ha producido por razones no convencionales, su estabilización y recuperación ocurrirán probablemente de un modo no convencional”.En opinión de la firma nipona, las razones que podrían implicar una mejoría del gris escenario para el país serían: una actitud más dura de su banco central con la política de tipos y la liquidez local, las expectativas del mercado sobre el final de las sanciones occidentales y una mejoría de las previsiones de crecimiento, que animara además la demanda de petróleo nivel global y con ello el precio del crudo.

Los expertos de Citi consideran que el desarrollo de los acontecimientos políticos marcará el rumbo del mercado el próximo año. “Esperamos que las compañías privadas sigan haciéndolo mejor que las estatales el próximo ejercicio”, destacan. Sus valores rusos para 2015 son el banco Sberbank, la cadena de supermercados Magnit, la energética Surgutneftegaz y la gasística Novatek.