El Gobierno galo baraja nuevos impuestos a las concesionarias

Abertis reclama respeto a sus contratos concesionales en Francia

Francisco Reynés, consejero delegado de Abertis.
Francisco Reynés, consejero delegado de Abertis.

Mensaje de la mayor operadora de autopistas del mundo, la española Abertis, al Gobierno de Francia: "No hay duda de que Francia respetará los contratos de concesión [de autopistas]", ha aseverado esta mañana el consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés, durante su discurso en la tradicional copa de Navidad que la empresa ofrece a periodistas. El ejecutivo ha calificado de "algo convulso" el momento que atraviesa el negocio concesional en el país vecino.

El Gobierno galo ha tratado de impulsar sin éxito el pago por uso de los vehículos pesados en sus autovías, en segundo lugar se propuso que la medida recaudatoria solo se aplicara a los camiones extranjeros y ahora estudia rebajar tarifas e incluso elevar la fiscalidad a las propias concesionarias de autopistas.

El 10 de diciembre Francia dio luz verde al proyecto de ley para el Crecimiento y la Actividad, con medidas como la citada rebaja de los peajes en busca de mayor competitividad. Abertis, primer inversor español en Francia, es el tercer operador de autopistas del país, tras los locales Vinci y Eiffage. Su presencia en el mercado vecino se canaliza a través de Sanef, en la que tiene el 52% del capital. La concesionaria opera 1.700 kilómetros de autopistas de peaje en el noroeste de Francia, Normandía y Aquitania, con una cuota de mercado ligeramente superior al 20% por kilómetros.

La ministra de Medio Ambiente, Ségolène Royal, es una de las que abandera la toma de medidas contra las empresas de autopistas en virtud de privatizaciones de hace años, según su punto de vista, en condiciones que el Gobierno vería ahora demasiado ventajosas para los intereses privados. El nuevo impuesto sobre los beneficios defendido por la ministra socialista promete la recaudación de 1.000 millones anuales. En todo caso, el responsable de Economía, Emmanuel Macron, ha echado agua al vino en lo que toca a un posible nueva imposición.

Tras los protocolarios discursos, directivos de Abertis han tratado de restar tensión al asunto. "Francia es un país serio y eso impone el respeto de lo que se firma", han remachado tras las palabras de Reynés.

Factura inasumible

Los contratos concesionales incluyen cláusulas que otorgan al Gobierno el poder de introducir modificaciones en busca del bien general y en situaciones excepcionales como lo es una crisis económica. Sin embargo, esos mismos contratos protegen a las empresas privadas con indemnizaciones en el caso extremo de que se dieran nacionalizaciones. Distintos analistas calculan entre 30.000 y 50.000 millones de euros la factura que tendría que afrontar Francia si pretende recuperar las concesiones, una cifra inasumible para sus cuentas.

La relación de Abertis con la administración gala está jalonada por éxitos en la negociación. El grupo consiguió alargar sus concesiones, con el visto bueno de la Comisión Europea, a cambio de inversiones en la mejora de la seguridad de las carreteras. La compañía que dirigen Salvador Alemany y Francisco Reynés está a la espera de lanzar una segunda fase del plan de mejoras dotado por Sanef con hasta 700 millones y para el que Bruselas ya ha dado su bendición.

Salvador Alemany: "Cumplimos lo que prometemos"

El encuentro de la cúpula de Abertis con periodistas en Madrid ha servido para hacer balance del ejercicio y recordar los pilares del plan estratégico que culmina ahora y del que comenzará a operar en enero a tres años vista: "Cumplimos aquello con lo que nos commprometemos", ha señalado el presidente del grupo, Salvador Alemany. Y se refiere al cierre del plan de eficiencia 2011-2014 con mejor resultado del previsto (730 millones de ahorro frente a los 560 millones estimados inicialmente), a una capitalización bursátil que ha tocado máximos este mismo mes de diciembre al superar la cotización los 17 euros por título, o al cierre de desinversiones en Eutelsat, logística, aparcamientos o aeropuertos, así como la toma de control en Hispasat o un niveld e internacionalziación que alcanza ya el 63% de la cifra de negocio.

Por delante se espera ahora un segundo plan de eficiencia tasado en 450 millones de ahorro y especial énfasis en los negocios de Brasil, Chile y Francia; la salida a Bolsa de la filial de telecomunicaciones; la estimación de crecimiento del 8% anual en el ebitda, y el incremento del 5% anual en el dividendo.

Respecto a la anunciada colocación de Abertis Telecom en el mercado bursátil español, el consejero delegado del grupo Abertis, Francisco Reynés, ha manifestado el objetivo de crear el operador europeo de referencia en torres de telecomunicaciones. La operación podría producirse en el segundo trimestre de 2015 y Abertis mantendría el control de la sociedad cotizada. Antes de ello se espera la participación de la compañía en la puja por antenas de telefonía móvil del operador italiano Wind. Las ofertas vinculantes deben entregarse la próxima semana y se espera la competencia de grupos internacionales como EI Towers o American Tower.