Por la necesidad de reducir costes y mejorar la rentabilidad

Bankia y CaixaBank prevén más fusiones en la banca española

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla. EFEArchivo
El consejero delegado de Bankia, José Sevilla. EFE/Archivo EFE

Los número dos de CaixaBank y de Bankia, Gonzalo Gortázar y José Sevilla, consideran que la consolidación en el sector financiero español aún no ha terminado. La necesidad de reducir los costes, que compensen así la debilidad del negocio bancario por la falta de demanda de crédito solvente, acompañado de unos tipos de interés casi a “cero”, y las mayores exigencias de capital por parte de los reguladores, hace prever nuevas fusiones tanto en España, como en el sector financiero europeo. Esta es una de las principales conclusiones a la que llegaron ayer por los dos ejecutivos en unas jornadas organizadas por Pimco y El Confidencial. El reto es conseguir que la rentabilidad sea superior al coste del capital.

Sevilla y Gortázar coincidieron en la necesidad de mejorar la eficiencia en el sector por lo menos en 2015 y 2016 para compensar el menor negocio bancario. Ambos estiman que el crédito seguirá descendiendo hasta 2016, y que el recorte de la remuneración del pasivo, que ahora está de media en un 0,6%, tampoco compensará el estrechamiento del margen por la falta de demanda de financiación.

El consejero delegado de Bankia recordó que durante la reestructuración que ha atravesado el sector en España desde 2008, se ha cerrado el 30% de las oficinas y la plantilla ha disminuido en el mismo porcentaje, y se ha pasado de 50 entidades financieras a 13. Pese a ello, cree que los ajustes en la red seguirán, aunque es “de lejos, mucho mayor” que el realizado en el resto de Europa y EEUU. En cuanto a la plantilla cree que el número actual de empleados del sector es inferior al del resto de Europa, y citó como ejemplo Alemania, donde la eficiencia de sus bancos es peor que la española por los muchos empleados que trabajan que cada oficina. Sevilla y Gortázar también coincidieron en señalar que los riesgos que pueden afectar de forma negativa a la economía española están en Europa.

Sevilla recordó que la principal crisis que se vivió en España fue por el euro. Y reconocido que la confianza en la economía europea “sigue un poco cogida con alfileres”.

El ejecutivo de CaixaBank también aseguró que los riesgos para España provienen de Europa y de su estancamiento, que incluso podría poner en peligro las previsiones de 2016. Sobre la incertidumbre que pueden generar las próximas elecciones generales dijo que el Gobierno ha podido tomar medidas claras gracias a su mayoría, por lo que si “nos encontremos algo que no sea así”, puede generar incertidumbre.