La alta gama crece en tres años un 28% y genera 200.000 empleos

El sector del lujo, un ‘Silicon Valley’ para los jóvenes

"España tiene un gran potencial en venta de vino y de aceite"

Se han invertido 700 millones en formación profesional

El presidente del Cículo Fortuny, Carlos Falcó.
El presidente del Cículo Fortuny, Carlos Falcó. EFE

El sector del lujo es uno de los motores de la recuperación económica en Europa. En los últimos tres años facturó 547.000 millones de euros frente a los 428.000 de 2010, lo que supone un crecimiento del 28%. Los datos pertenecen al segundo informe de la European Cultural and Creative Industries Alliance (ECCIA), organismo que promueve y defiende la industria europea de alta gama, presentado ayer en el hotel Ritz de Madrid, en presencia de 40 representantes del sector que conforman el Círculo Fortuny.

La industria del lujo ha creado alrededor de 200.000 puestos de trabajo directos y hasta 1,7 millones de empleos indirectos en dicho periodo. Yse ha convertido, así lo aseguró el presidente del Círculo Fortuny, Carlos Falcó, en una gran oportunidad laboral para los jóvenes. “Es el Silicon Valley europeo”, afirmó, a la vez que recordó que en este periodo se han invertido 700 millones de euros en formación profesional. En cuanto a las exportaciones, señaló que la citada industria recaudó en 2013 un total de 308 millones de euros, lo que representa el 17% de las exportaciones europeas.

En cuanto a los sectores más demandados, el primero son los automóviles de alta gama, que facturaron 318.000 millones de euros, seguidos por objetos que componen el denominado lujo personal, donde se incluye ropa, complementos y cosmética;el sector hotelero, la venta de productos de alimentación y la gastronomía. Y en este último apartado es donde España, recalcó Falcó, tiene un enorme potencial, sobre todo en la venta de vino y de aceite.

El éxito del sector del lujo, según el citado informe, depende sobre todo de la conservación de su aura de exclusividad, de las aptitudes inherentes a las labores artesanales, de la propiedad intelectual, de una distribución selectiva y del acceso a los mercados internacionales. En este sentido, Falcó recalcó la “necesidad de tener más reglas de juego justas que permitan asegurar una competencia legal”, con el fin de facilitar la entrada de productos a más países.

Los casos de fraude son un problema dentro de este sector, donde la seña de identidad es la exclusividad. En este contexto, el informe destaca que un incremento del 5% en las violaciones de la propiedad intelectual conllevaría una pérdida de producción de 25.000 millones de euros, así como la destrucción de 57.000 puestos de trabajo y una pérdida fiscal de bienestar social de 8.000 millones de euros. Por ello, y para garantizar el crecimiento de esta industria, la Unión Europea deberá mantener un sólido marco normativo.

Que el sector del lujo goza de buena salud, lo demuestra el hecho de que ayer, después de dos años y medio, el Círculo Fortuny presentó en sociedad a los 40 integrantes de esta asociación, entre los que se encuentran las joyerías Carrera & Carrera, Suárez y Cartier, el paisajista Fernando Caruncho, la sastrería Hackett, Loewe, Louis Vuitton, el fabricante de guitarras Felipe Conde, las diseñadoras de vestidos de novia Navascués, la firma de cosmética Natura Bissé, los vinos y aceites del Marqués de Griñón, el hotel Ritz de Madrid, el spa Sha Wellness Clinic...

“El objetivo consiste precisamente en lograr que el sector español de industrias y servicios culturales y creativos adquiera progresivamente la cuota de participación que le corresponde en la producción europea de bienes y servicios de lujo, recientemente demandada por las nuevas clases medias emergentes del planeta”, señaló Carlos Falcó. En definitiva, se trata de recuperar, poner en valor y que no caigan en el olvido las tradiciones culturales y artesanas de España.