El banco quiere liderar la industria financiera en la era digital

BBVA compra la empresa de ‘big data’ Madiva para desarrollar nuevos servicios

El consejero delegado de Madiva, Juan José Divassón, y Carlos Torres, director de Banca Digital de BBVA.
El consejero delegado de Madiva, Juan José Divassón, y Carlos Torres, director de Banca Digital de BBVA.

BBVA continúa comprando empresas tecnológicas con el fin de acelerar el desarrollo de nuevos servicios. Ayer, la entidad financiera desveló que ha adquirido la start-up especializada en servicios basados en big data Madiva Soluciones, una operación que el banco enmarca dentro del proceso de transformación del grupo para liderar la industria financiera en la era digital.

El banco español aclaró que la adquisición de Madiva, al igual que la de Simple en EE UU en febrero de este año, forma parte de la estrategia de BBVA de incorporar al grupo empresas que están desarrollando tecnologías y modelos de negocio disruptivos. La compañía no quiso desvelar los términos financieros de la operación. “En cualquier caso”, aseguró Mark Jamison, director de experiencia de cliente de BBVA, “no ha sido una inversión con enfoque material sino por el encaje estratégico, pues esta adquisición nos permitirá avanzar en el proceso de transformación digital en el que se encuentra inmerso el grupo”.

Madiva, que entre otras cosas ha colaborado con Oliver Wyman en el cálculo de las necesidades de recursos propios del sistema financiero español en el verano de 2012, seguirá operando como compañía independiente, atendiendo a BBVA y otros clientes. Según Juan José Divassón, consejero delegado de Madiva, su compañía, que cuenta con un equipo multidisciplinar de nueve personas, trabaja con varias docenas de clientes de sectores como los seguros, la banca, las telecos, las utilities y la consultoría, entre otros.

“Big data es un área con gran potencial para BBVA y Madiva fortalece nuestras capacidades de forma inmediata”, añadió el responsable del área de Banca Digital, Carlos Torres Vila. “Madiva, sin duda, contribuirá a crear una mejor oferta para nuestros clientes”, insistió.

Fundada en diciembre de 2008 y con sede en Madrid, Madiva alcanzó la rentabilidad en su primer año de actividad. Sus servicios simplifican procesos existentes y crean nuevas oportunidades de negocio mediante el procesamiento de datos desestructurados y de información masiva disponible en internet que cruza con otras fuentes. “Queríamos formar parte de la empresa que mejor ha entendido el potencial de lo que hacemos”, aseguró Divassón.

Otros movimientos previos

La compra de Madiva se enmarca dentro de la estrategia puesta en marcha por BBVA para transformarse en un gran banco digital. La adquisición se suma a otros movimientos dados por la compañía, como su acuerdo con Dwolla para ofrecer servicios de pagos innovadores en tiempo real en EE UU. O las inversiones realizadas por BBVA Ventures, el brazo inversor de la entidad, en empresas disruptivas en la industria de servicios financieros. Entre ellas, Docusing, Taulia, Summup y Radius. El banco español anunció en 2013 que invertiría 100 millones de dólares en start-ups enfocadas a transformar el sector financiero.

BBVA ha invertido, entre otras, en firmas como SaveUp y Ribbit Capital. La primera, una start-up de dos años diseña juegos digitales que impulsan el ahorro, el desapalancamiento y la educación financiera. Y la segunda, una nueva firma de capital riesgo dirigida por Meyer Malka.