Entrevista a José María Tarragó, consejero delegado de Carbures

“Carbures está cerrando un préstamo de 12 millones”

“Carbures está cerrando un préstamo de 12 millones”

El grupo industrial Carbures está inmerso en una nueva etapa desde que el pasado 8 de octubre fue suspendido de cotización en el Mercado Alternativo Bursátil. En esa fecha, el fabricante de materiales compuestos para aeronáutica y automoción comunicó que se veía obligado a reformular sus estados financieros correspondientes al ejercicio 2013 y al primer semestre de 2014 tras una advertencia del auditor, ya que se podían haber producido desfases en sus cuentas. La compañía está poniendo todos sus esfuerzos en volver a cotizar en el MAB y, posteriormente, en dar el salto al mercado continuo.

Pregunta. ¿Cuál es la situación actual de Carbures en esta nueva etapa?

“Carbures está superando mes a mes sus ingresos en el sector aeronáutico”, afirma Tarragó. Carbures facturó en noviembre en la planta de Jerez un 90% más que en el mismo mes de 2013. El responsable explica que la firma tiene “una rampa de crecimiento vinculada a la entrada de nuevos aviones compuestos mayoritariamente en fibra de carbono (los modelos A350 A380 A320neo de Airbus)”. Y añade que “a finales de 2015 –o a principios de 2016 como tarde–, tendremos la planta completamente saturada y habrá que invertir más para seguir adquiriendo volumen”.

En el plano de la automoción, Carbures trabaja en dos niveles. “Lo que nos diferencia es la tecnología RMCP, que nos permite entrar en volúmenes altos”, señala Tarragó. La firma está trabajando en cinco proyectos. En uno de ellos, tiene un contrato de ingeniería para un conjunto de piezas para “casi 400.000 vehículos” fabricados cada año por un constructor americano, “algo que implica que llegará un contrato de producción entre 2018 y 2020 por el que facturaremos 150 millones de euros anualmente”. En volúmenes pequeños, Carbures realiza trabajos de precisión. Tarragó manifiesta que, por motivos de confidencialidad, no puede facilitar nombres de clientes, pero la firma está trabajando en el faro y en el capó de dos constructores alemanes de vehículos de lujo.

Respuesta. En realidad, nosotros ya teníamos entre nuestros planes la profesionalización de la compañía. Estábamos en un proceso donde yo, desde un punto inicial de estrategia de operaciones, ya estaba empezando a gestionar las áreas de producción, porque estábamos en lo que nosotros denominamos la fase dos del proyecto. Estábamos entrando en la consolidación de todo lo que se había adquirido, además del crecimiento orgánico y de la fuerte entrada en el sector de la automoción.

P. ¿Cómo explicaría el punto de inflexión que se ha producido?
R. Ocurrió de repente. Se produjo una ruptura, que tiene ciertos aspectos negativos. Teníamos una hoja de ruta con una serie de pasos a seguir y estábamos negociando un crédito a largo plazo para todas las inversiones que acompañan al crecimiento de la compañía, pero todo se quedó congelado. Esto nos hizo tomar una serie de decisiones preventivas para frenar el impacto de la suspensión de la cotización, la espera del nuevo informe de auditoría y el desconcierto general. Mi entrada se iba a producir de manera más paulatina, pero asumí la dirección de la compañía de manera brusca.

P. ¿Cuáles son sus primeras medidas como responsable de la firma?
R. Decidí acelerar todos los procesos, así que me dispuse a llamar a los nuevos profesionales previstos a su incorporación. Pero, por otro lado, congelé las inversiones de forma cautelar, porque también se paró la entrada de financiación del préstamo sindicado de 70 millones que se estaba gestionando. Retrasé todo lo que se podía posponer y decidí centrarme en la gestión del día a día y en cumplir con los pedidos y con el crecimiento que ya teníamos marcado en nuestra hoja de ruta. A pesar de todo, la compañía está creciendo de forma importante. Estoy acelerando toda una serie de acciones y tengo cuidado con el crecimiento para que la compañía no se ahogue mientras se define su situación y cumple con los requisitos para volver a cotizar. La situación es un poco estresante, pero está controlada.

P. ¿Cuáles son los nuevos profesionales que se incorporan?
R. Ha habido muchos cambios. Vamos a formar un consejo, que está prácticamente ultimado, en el que mayoritariamente habrá independientes. Es el caso del presidente de la nueva comisión de auditoría, y también de la comisión de cargos y retribuciones. Por otra parte, ya tengo cerrada la contratación del nuevo director financiero, cuyo nombre no puedo dar, debido a una cuestión de plazos; así como candidatos para el puesto de auditor interno. También, a nivel operativo, están entrando jefes de proyecto y de gestión con experiencia en automoción y en aeronáutica.

P. ¿Cuáles son las perspectivas económicas de la compañía?
R. Carbures está creciendo de forma importante gracias a grandes contratos. Aunque no puedo dar cifras porque primero hay que comunicarlas oficialmente, en 2015 y 2016 creceremos notablemente respecto a ejercicios anteriores, con o sin rebaja del nuevo informe de auditoría.

P. ¿Cómo resolverán la financiación?
R. Mientras vuelve la financiación a largo plazo, estamos cerrando un préstamo de más de 12 millones de euros, con el cual la compañía seguirá sus planes de crecimiento sin sufrir demoras.

“Queremos que PwC lleve a cabo su trabajo libremente”

P. ¿Cuándo se podrá conocer el informe jurídico que determinará la relación de Carbures con Ansal, New Life y Sinatec –pertenecientes a su entorno industrial–?
R. Nosotros ya lo tenemos y estamos muy tranquilos después de ver las conclusiones, pero queremos dejar que PwC siga realizando su trabajo sin presión alguna, de forma libre. Daremos a conocer el informe de auditoría en cuanto lo tengamos.

P. ¿Pretende Carbures volver a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil? ¿Cuándo?
R. Sí, por supuesto. Nuestra intención es que todo esté resuelto entre finales de este año y principios del próximo.

P. ¿Son conscientes de que el valor puede sufrir caídas si vuelve a cotizar?
R. Creo que va a haber desinversiones por parte de aquellos que no están vinculados a la compañía. No obstante, los inversores vinculados tenemos nuestro compromiso de mantenernos. El valor puede sufrir caídas, pero a continuación va a experimentar un rebote. Y entre los que conocen bien la empresa, hay algunos interesados en entrar de forma notable.

P. ¿Sigue entre los planes de la firma el salto al mercado continuo de la Bolsa?
R. No es un objetivo, sino una consecuencia. La prioridad del grupo es seguir creciendo. Eso implica consolidarnos, generar sinergias y conseguir más volumen de pedidos. Debido al crecimiento orgánico en esta nueva fase, llegaremos a saltar al mercado continuo.

P. ¿Cuáles son las tareas que realiza actualmente su antecesor en el cargo, Rafael Contreras?
R. Contreras ha dejado totalmente la gestión para pasármela a mí y ha asumido el puesto de presidente no ejecutivo –ya que es el principal accionista de la compañía–. Sus funciones son las de un presidente, se encarga de todo aquello que está relacionado con los accionistas y con el consejo de administración. Se ha apartado, pero no se ha ido, ya que está ayudando en la búsqueda de financiación, por ejemplo.