Solicita información de lo que prevén pedir

El Banco de España anima a las entidades a acudir a la subasta del BCE

Vista de la fachada del Banco de España. EFEArchivo
Vista de la fachada del Banco de España. EFE/Archivo EFE

Ni el Banco Central Europeo ni el Banco de España quieren sustos de última hora que puedan trastocar sus perspectivas para que el crédito vuelva a fluir con relativa normalidad y se dirija a la economía real o, lo que es lo mismo, a las pymes y familias. Para ello, y ante la inminente segunda subasta de liquidez a cuatro años, condicionada a la concesión de crédito y conocida por sus siglas como TLTRO, el Banco de España ha preguntado en los últimos días a las entidades financieras españolas cuáles serán finalmente las peticiones que realicen el jueves. También les ha animado a que no pierdan esta oportunidad de conseguir liquidez barata, sobre todo a aquellos bancos que o no acudieron o hicieron acto testimonial de presencia en la anterior subasta.

El resto de los bancos centrales nacionales parece haber operado igual. El BCE quiere evitar sorpresas como la de la subasta de septiembre. Entonces los bancos de la zona euro formalizaron peticiones a la institución de solo 82.600 millones de euros, por debajo de la previsión de los expertos y de los supervisores, que hablaban de 100.000, y muy lejos del tope disponible de 400.000 millones, fijado en función de la cartera de créditos de los bancos, excluyendo las hipotecas. Los bancos españoles solicitaron algo más de 15.000 millones de euros, también muy por debajo de las previsiones. La banca española en conjunto puede disponer de 54.000 millones de euros entre las dos subastas de este año, aunque Economía calculó en su día que solicitarían unos 30.000 millones.

Los cálculos apuntan a que en total los siete primeros bancos españoles solicitarán entre 19.900 millones y 21.400 millones de euros, a lo que se sumarían algo menos de 1.000 millones del resto de las entidades. Santander pedirá 5.400 millones de euros para su banco en España, más otros 600 millones destinados a Portugal –podía disponer de 9.000 millones, de los que 3.000 ya fueron consumidos en septiembre–. CaixaBank demandará 3.600 millones –en septiembre solicitó 3.000 millones de los 7.000 a los que tendría derecho–. BBVA pedirá 2.600 millones, la misma cifra que en la anterior subasta. Bankinter requerirá 1.500 millones, el total del que puede disponer. Bankia ya consumió su parte en septiembre, cuando reclamó 2.700 millones. Popular hará peticiones por 2.800 millones, casi lo mismo que hace tres meses, mientras que Sabadell, otro banco que no solicitó nada en septiembre, pedirá ahora unos 5.500 millones.

El sector asegura que en esta ocasión la subasta será un éxito, ya que las entidades optaron en septiembre por dejar el grueso de sus peticiones para diciembre, ya que las TLTRO eran más caras que las MRO (main refinancing operations). Es lo que se conoce como la barra libre de liquidez del BCE.