Entra en la junta del fondo único de resolución

Carrascosa ficha por el FROB europeo

Antonio Carrascosa, director general del FROB
Antonio Carrascosa, director general del FROB

España ha conseguido un puesto en el organismo que gestionará los futuros rescates bancarios de la zona euro. La aspiración española de contar con puestos de responsabilidad en organismos europeos logró el viernes una favorable respuesta cuando la Comisión Europea anunció que propone al actual director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Antonio Carrascosa, como miembro de la Junta Única de Resolución. En definitiva, será uno de los seis consejeros que tomarán decisiones en el organismo que gestionará el saneamiento o liquidación de los bancos en dificultades.

El nombre de Carrascosa ya sonaba desde hace semanas para formar parte del fondo único de resolución, después de que le avale su trayectoria como director general del FROB –el vehículo a través del que se ha materializado la nacionalización e inyección de ayudas europeas a bancos españoles– y a pesar de que justo en la recta final del proceso de selección de candidatos la imagen de España haya podido quedar afectada por el informe de los peritos del Banco de España sobre Bankia, que denuncia irregularidades en la salida a Bolsa y la gestión de la entidad que aluden no solo a sus directivos sino al conjunto de supervisores y responsables económicos.

Carrascosa, que aún deberá recibir el visto bueno para su nombramiento del Consejo y del Parlamento Europeo, se convertirá en uno de los tres directores de Planificación y Resolución del fondo, junto con la holandesa Joanne Kellermann, y la francesa Dominique Laboureixm. La Comisión ha propuesto además a la presidenta de la autoridad alemana de supervisión financiera, Elke König, como máxima responsable de la Junta. Alemania consigue así el puesto de mayor control sobre el fondo único de resolución, después de haber abogado además por que los gobiernos, y no la Comisión Europea, conserven poder de decisión sobre en qué casos optar por el saneamiento o liquidación de una entidad financiera.

La alemana König competía por el puesto con el consejero belga en el Banco Central Europeo (BCE) y responsable del Banco Nacional de Bélgica, Luc Coene; y el expresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), el también belga Philippe Maystadt.

La CE también ha propuesto como vicepresidente al director del Fondo de Pensiones del Estado finlandés, Timo Löyttyniemi. Éste estaba en una lista corta junto con Pentti Hakkarainen, vicegobernador del Banco de Finlandia; y Arianne Joanne Kellermann, directora ejecutiva del Banco Nacional de Holanda. El director de Estrategia y Coordinación, por su parte será el italiano Mauro Grande.

La presidenta, el vicepresidente y los miembros de la Junta son nombrados para mandatos limitados en el tiempo. König ejercerá su labor durante tres años, renovables una vez para otros cinco años, mientras que Löyttyniemi y los otros miembros de la Junta por un periodo de cinco años, no renovables.

El fondo único de resolución es junto con la supervisión única europea, la base de la unión bancaria con la que los gobiernos de la zona euro y el BCE quieren romper de una vez por todas el peligroso vínculo entre riesgo financiero y riesgo soberano. Este fondo funcionará como un FROB europeo, es decir, será quien dispondrá –a partir de las aportaciones de la banca– de los recursos con los que reflotar a las entidades en dificultades, como ha hecho el FROB durante el proceso de reestructuración de la banca española. Pero no comenzará a funcionar de manera efectiva hasta 2016 y no por la totalidad de los recursos estimados, que irán engrosándose paulatinamente. La dotación total prevista para el fondo ascenderá a los 55.000 millones de euros, aunque no hasta el año 2024, con una aportación anual de unos 6.800 millones a cargo de las 6.000 entidades participantes.

En 2015 se iniciará la transición, de modo que las autoridades nacionales de resolución –el FROB en el caso español– estarán en contacto con la Junta a la que se incorporará Carrascosa. Así, el actual director general del FROB pasará a ejercer su nueva labor a partir del próximo mes de enero y ya en los últimos días se ha ido despidiendo personalmente de los máximos ejecutivos de los principales bancos españoles, según apuntan fuentes del sector.

Con la elección de Antonio Carrascosa como miembro de la junta del fondo único de resolución se confirma además el papel del FROB como autoridad nacional encargada de los procesos de resolución bancaria, un papel que hasta ahora había venido desempeñando el Banco de España. La presidencia del FROB la ocupa ahora Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España.