Iberian Partners confirma que no reabrirá las plantas cerradas

La readmisión de los despedidos, nuevo conflicto para Coca-Cola

Los sindicatos creen que se incumple la sentencia de la Audiencia Nacional

Los trabajadores de Coca-Cola protestan por los despidos.
Los trabajadores de Coca-Cola protestan por los despidos.

Un nuevo conflicto ha surgido en la larga historia del ERE de Coca-Cola Iberian Partners, la embotelladora de la marca de bebidas para España y Portugal. La compañía ha anunciado este viernes que dará un puesto de trabajo a los 351 despedidos, como le obligaba la Audiencia Nacional, pero que será en los centros que permanecen abiertos y, en ningún caso en los que se cerraron. Es en este punto en el que sindicatos y empresa vuelven a disentir.

CC OO afirmaba ayer que la decisión de no levantar el cierre de las factorías conlleva el incumplimiento de la sentencia de la Audiencia, mientras que CCIP sostiene en un comunicado publicado hoy que esta no les obliga a ello. La compañía da un plazo de 30 días a los trabajadores para reincorporarse a sus nuevos puestros, una vez recibidas las notificaciones.

El sindicato, ante la posibilidad de que el embotellador único de Coca-Cola no acate los términos del auto, lo ha puesto en conocimiento de la Audiencia Nacional, señalando que la opción de la reincorporación por parte de las embotelladoras se entienda “como no efectuada”, mientras que no acrediten que el contenido de las cartas individuales no se ajuste a lo establecido en el auto del pasado 20 de noviembre.

Aquel auto del tribunal obligaba a la ejecución provisional, a esperas de la sentencia del Tribunal Supremo, de la nulidad del ERE para aquellos trabajadores que así lo solicitaron tras conocerse el dictamen de la Audiencia Nacional. Se daba un plazo de cinco días para que la empresa decidiese si les daba sueldo y un puesto o les daba de alta sin darles trabajo.

Iberian Partners defiende que pretende buscar la "mejor solución para los trabajadores" y por ello plantea ayudas de 18.000 euros para los desplazamientos. Los despedidos en Fuenlabrada, principal foco del conflicto de Coca-Cola y que suman dos de cada tres afectados por esta medida, han sostenido en repetidas ocasiones que la no reapertura de su planta les llevaría a mantener la "lucha".