Cae la intención de compra de décimos por internet

La crisis merma la inversión en lotería navideña

Los españoles adquirirán menos números para el sorteo de Navidad, a la vez que aumenta su intención de ayudar con el premio a la familia, según señala una encuesta de Ventura24

Cola para adquirir lotería frente a una administración de Valencia.
Cola para adquirir lotería frente a una administración de Valencia.

La difícil situación económica por la que atraviesa gran parte de la población sigue afectando a las ventas de lotería de Navidad, tal y como apunta la compañía de gestión de Loterías del Estado por internet en referencia a una encuesta realizada entre algunos de sus compradores. De acuerdo con esta, más de la mitad de estos apostantes invertirán este año menos dinero en lotería de Navidad.

Sin embargo, ninguno de los encuestados afirmó que no participaría en el sorteo extraordinario del 22 de diciembre, algo que contrasta con los datos referentes a 2013 cuando un 16% aseguró que no pensaba hacerlo. Además, aunque solo el 3% de las personas preguntadas opinaron que este año gastarán más para aumentar sus posibilidades de ganar premios, se trata de un avance con respecto al año pasado (cuando nadie tenía intención de hacerlo).

También en comparación con la encuesta de Ventura24 referente al último sorteo, se aprecia un incremento el número de personas que este año comprarán menos lotería (de 51% al 56%), pero también los que dicen que invertirán la misma cantidad (de 33% a 41%).

¿En qué gastaremos el Gordo?

Aunque la inversión en décimos y participaciones se reduzca, los planes relativos a lo que se haría con el premio Gordo en las manos parecen seguir realizándose con la misma ilusión. En caso de ser los agraciados, el 90% de los encuestados por la compañía de venta de lotería por internet señala que daría una parte a su familia para ayudarla, mientras que el 10% emplearía el dinero para tapar uno de esos tradicionales agujeros: pagar la hipoteca de su casa. En relación con los datos de 2013, ha aumentado considerablemente el porcentaje de los que ayudarían a su familia si ganaran el Gordo (del 17% al 90%) mientras que se ha reducido el número de los que emplearían el premio en pagar su hipoteca (del 48% al 10%).

Los viajes y caprichos parecen quedar aparcados, ya que ninguno de los apostantes se decantó por esta opción, frente al 33% que la eligió el año pasado.