John Pearson, consejero delegado de DHL Express Europa

“Los hogares llegarán a recibir dos o tres pedidos diarios”

“Somos un buen barómetro para medir la actividad de las economías”

“Hemos crecido más en los países más tocados por la crisis: Grecia, Italia, España y Portugal”

“Los hogares llegarán a recibir dos o tres pedidos diarios”

Lograr que las pymes recurran masivamente a la mensajería urgente es uno de los principales objetivos de DHL Express. El máximo responsable de la compañía en Europa, John Pearson, se muestra complacido con el rendimiento de la filial de Deutsche Post DHL, cuya cifra de negocio ha aumentado a un ritmo de entre el 5% y el 6% anual aun en tiempos de aguas agitadas. “Eso refleja un cambio de hábitos en el Viejo Continente”, destaca.

¿A qué achaca el aumento de los envíos urgentes?

En Europa ha habido un crecimiento claro en los últimos dos o tres años, tanto de fronteras adentro como afuera. Esto es algo que ya sucedía desde hace tiempo en EE UU, donde el comercio B2C (business to consumer) tiene las raíces más arraigadas.

¿Cree que la tendencia se mantendrá?

“No viviré para ver drones haciendo el reparto”

Un gigante como DHL Express, que invierte entre 600 y 700 millones de euros anuales en mantener y mejorar infraestructuras, flotas aéreas y terrestres y centros logísticos que conectan 220 países, no podía permanecer indiferente ante el desarrollo de tecnologías que lo pueden cambiar todo.

La compañía tiene un programa piloto de drones que se está probando en la isla de Juist, en Alemania. Por el momento, el Parcelcopter (así se llama el ingenio volador) se emplea para enviar medicamentos y otras mercancías de emergencia. “Los drones todavía tienen muchas limitaciones. Funcionan para llevar mercancías a puntos inaccesibles. Pero creo que se usarán masivamente mucho después de que yo muera”, opina. Añade que cuando Amazon anunció que se preparaba para emplear drones, lo que estaba haciendo era marketing puro y duro.

“Los drones por ahora no tienen la habilidad de entregar más de un paquete; no son aviación, por lo que no pueden volar demasiado alto ni lejos, y su capacidad para aterrizar de forma segura deja mucho que desear”.

Otra cosa son los vehículos autónomos. “Ya los usamos en los almacenes. Y es probable que en unos cinco años los veamos en las carreteras”, indica.

Cada vez más compañías se convierten en lo que se suele llamar exportadores accidentales. Cualquiera puede abrir una web, colocar un producto y tener que enviar de repente pedidos a Estonia, Perú o Rusia. Creo que los servicios exprés serán la primera opción para todas las pequeñas empresas que se vean superadas por esta demanda internacional. Y, a medida que se reduzcan sus márgenes o su industria se haga más competitiva, lógicamente irán buscando modos más económicos de satisfacer ese servicio y relajando el periodo de entrega. Pero siempre quedarán empresas que necesiten resolver el trámite en pocas horas.

¿Ve en el comercio electrónico un maná para su negocio?

Dentro de un tiempo seremos capaces de enviar dos o tres pedidos al día a su casa. Hoy le entregamos uno al año. Ese cambio va a suceder, y viene propiciado por el tránsito al ecommerce.

¿Qué retos plantea el creciente recurso a los servicios urgentes?

Los volúmenes que gestionamos son enormes, necesitamos estar bien organizados. El auténtico desafío en el envío de mercancías está en el último kilómetro: ¿qué pasa si llamas a la puerta y no hay nadie? La tecnología que estamos desarrollando va dirigida a hacer más eficiente este servicio. Por ejemplo, enviar un SMS al cliente diciéndole cuándo va a ser la entrega y, en caso de que no vaya a estar, pueda facilitar una dirección alternativa o retrasarla.

Muchas de las empresas que venden por internet son medianas y pequeñas. ¿Qué facilidades ofrecen a las pymes?

Buena parte de nuestro crecimiento en Europa viene de la pequeña empresa. Nuestro gran éxito, también en España, ha sido ofrecer servicios accesibles, fáciles de usar y a precio económico para estos clientes. También les asesoramos para que puedan vender de forma sencilla. Nos encargamos de que sus productos lleguen a destino, incluyendo las devoluciones, pero también de que su financiación sea la correcta. Y les ponemos todas las facilidades para que no duden en exportar.

¿Qué papel juega España en la estrategia de DHL Express?

Es el cuarto mercado europeo y está en el top 10 mundial. Es también un punto neurálgico en los envíos a América Latina. Hemos invertido 60 millones de euros y en la actualidad estamos apuntalando nuestras instalaciones de Madrid, Barcelona, Alicante, La Coruña y Sevilla. Este año cerraremos con un crecimiento de en torno al 4%. De hecho, donde más hemos crecido en Europa es en los países más afectados por la crisis: Portugal, España, Italia y Grecia. Porque la mayoría de compañías han apostado por la exportación. Nos beneficiamos de ello. Somos un buen barómetro para medir la actividad de las economías: cuando las empresas tienen trabajo recurren a nosotros.