Aplicación de las normas de competencia

El Parlamento Europeo vota la posible escisión de Google

El Partido Popular Europeo (PPE) y el grupo de los Socialistas y Demócratas (S&D) han acordado hoy mantener su propuesta de exigir a Google que separe sus actividades para favorecer la competencia en la Unión Europea, confirmaron a Efe fuentes parlamentarias.
El Partido Popular Europeo (PPE) y el grupo de los Socialistas y Demócratas (S&D) han acordado hoy mantener su propuesta de exigir a Google que separe sus actividades para favorecer la competencia en la Unión Europea, confirmaron a Efe fuentes parlamentarias. EFE

El Parlamento Europeo tiene previsto votar hoy una resolución sobre el mercado digital que pide a la Comisión Europea una aplicación rigurosa de las normas de competencia en el mercado de búsquedas por internet y que sopese la posibilidad de obligar a los buscadores a segregar el resto de sus actividades comerciales.

La resolución, impulsada, sobre todo, por eurodiputados alemanes del Grupo Popular y del Socialista, apunta directamente contra Google, compañía estadounidense que domina casi por completo el mercado europeo de búsquedas por internet y que está extendiendo su a actividad a otros negocios.

La ofensiva del Parlamento llega tras cuatro año de investigación por parte de la Comisión Europea, que acusa a Google de abusar de su posición dominante y de discriminar a sus rivales en los resultados que ofrece a los internautas europeos.

Con toda probabilidad, la resolución saldrá adelante con el apoyo, como mínimo, de los dos grupos mayoritarios y de Los Verdes. El grupo liberal acude dividido entre quienes desean dar tiempo a la nueva comisaria de Competencia, la liberal danesa Margrethe Vestager, para que concluya la investigación iniciada por Joaquín Almunia, y quienes desean dar un ultimátum a Google. Entre estos últimos figura el eurodiputado Ramón Tremosa (CiU), que se ha convertido en uno de los fustigadores de la compañía estadounidense.

La Comisión, de momento, se propone seguir con el expediente por la vía habitual de Competencia. Pero la resolución parlamentaria ha disparado las alarmas en Washington, a pesar de que no se trata de un texto vinculante y de que no se nombra a Google.

Miembros prominentes del Congreso de EE UU, como el presidente de su comisión jurídica, Bob Goodlatte, se han dirigido esta semana por escrito a los líderes del Parlamento Europeo para expresarles su inquietud ante la propuesta. Goodlatte considera que la iniciativa “alienta la aplicación de medidas antitrust por motivaciones políticas, en lugar de basarse en hechos y principios jurídicos”.

El contraataque parece haber comenzado. Y ayer mismo, en un blog del diario The New York Times, se subrayaba que el principal instigador de la resolución, el eurodiputado alemán Andreas Schwab (CDU), trabaja para un despacho de abogados (CMS Haschel Sigle) que cuenta entre sus clientes a la industria editorial alemana, una de las más activas en la lucha contra Google.