Coloca 500 millones en bonos al 2,25%

Repsol pagará un dividendo de 0,50 euros por acción

Antonio Brufau, presidente de Repsol.
Antonio Brufau, presidente de Repsol.

 El consejo de administración de Repsol ha aprobado una nueva edición de su programa de reparto de dividendo flexible en el que se incluye el pago de 0,5 euros brutos por acción para los accionistas que deseen recibir la retribución en efectivo.

En esta ocasión, el scrip dividend de la compañía se aplica en sustitución del que habría sido el tradicional pago del dividendo a cuenta, en este caso con cargo al ejercicio 2014, indica la compañía en una nota remitida a la CNMV. Frente al pago en efectivo, Repsol realizará una ampliación de capital para responder a las peticiones de cobro del dividendo en acciones que alcanzará un valor de mercado máximo de 675 millones de euros.

A la espera de que se conozcan los detalles finales del scrip dividend, que se comunicarán el 17 de diciembre, la retribución estimativa en acciones implicará la entrega de una acción nueva por cada 37 disponibles.

Esta retribución se aprueba después de que Repsol se haya puesto en 2014 en cabeza de la rentabilidad por dividendo de las empresas del Ibex, al haber distribuido entre los accionistas lo equivalente a más del 10% del precio de la acción.

En concreto, la compañía ha distribuido en forma de dividendo flexible 0,5 euros brutos a comienzos del ejercicio correspondiente al pago a cuenta de 2013, así como otros 0,5 en verano por el extraordinario.

A este euro por acción se suma otro euro, el correspondiente al dividendo extraordinario entregado tras la indemnización por la expropiación por YPF, de modo que a lo largo de 2014 se han repartido 2 euros por acción.

Repsol ha colocado este miércoles, a través de su filial Repsol International Finance, 500 millones de euros en una emisión de bonos a 12 años, en la que se ha ofrecido un diferencial de 113 puntos básicos sobre el mid swap, informó la compañía a la CNMV.

La emisión de bonos, que ha contado con un cupón del 2,25%, ha sido supervisada por entidades como BBVA, Natixis, UBS, Caixabank y BBVA.

Fuentes cercanas a Repsol indicaron que la decisión de emitir estos bonos responde a la apertura de una ventana de oportunidad en el mercado.

De hecho, la compañía presidida por Antonio Brufau se caracteriza por disponer de uno de los endeudamientos más bajos dentro del sector petrolero y de una liquidez suficiente, lo que, lejos de presionar los ratios de apalancamiento, recomienda el estudio de posibles adquisiciones corporativas.