_
_
_
_
Breakingviews
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Imperios chinos fuera de China

¿Cuándo una empresa china no es china? Cuando tiene una compleja red de vehículos offshore en paraísos fiscales anónimos. Esa descripción incluye a algunas de las compañías más innovadoras y con más éxito de la República Popular. Ello hará difícil cumplir el aparente nuevo impulso del país contra la evasión fiscal.

Las autoridades han extraído 840 millones de yuanes (unos 110 millones de euros) en impuestos no pagados de una multinacional identificada solo como Corporación M, según informó la agencia estatal de noticias Xinhua. La compañía redujo artificialmente su beneficio imponible en China mediante el pago de elevadas tarifas a su matriz estadounidense. China prohibió este mecanismo ya en 2008, pero la vigilancia es difícil porque las empresas extranjeras y locales se han acostumbrado a complicadas estructuras que abarcan varias jurisdicciones.

En muchos casos, eso es más útil que perjudicial. Las Islas Caimán o las Islas Vírgenes Británicas tienen poca burocracia, lo que facilita a las empresas con sede allí a establecerse rápidamente, evitar normas locales onerosas y utilizar capital extranjero a través de bolsas de valores de Hong Kong o Estados Unidos. Sin cadenas complejas de propiedad e influencia, puede que no existieran empresas chinas de éxito como Alibaba, Tencent y Xiaomi.

Alibaba, la empresa de comercio electrónico, tiene 16 filiales en las islas Caimán y las Islas Vírgenes Británicas. Sorprendentemente, compañías como Alibaba señalan que sus principales entidades no son chinas a efectos fiscales, según la definición utilizada por las autoridades del gigante asiático.

Desentrañar toda la estructura sería una exageración y, en cualquier caso, está más allá de los medios de China. El daño a las empresas sería enorme, y puede que las autoridades no estén dispuestas a desenmascarar a las élites que han utilizado vehículos anónimos para ocultar su riqueza. Aun así, el tono está cambiando. Está claro que lo que solía ser una ayuda para la economía se está convirtiendo en un dolor de cabeza.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_