La AEE pide medidas para que el sector recupere su prestigio

Los fabricantes eólicos negocian con Industria un plan de futuro

Pide medidas para aprovechar iniciativas ya en marcha

Reclama líneas de financiación a la exportación

Fábrica de palas de Gamesa.
Fábrica de palas de Gamesa.

El sector eólico ha tomado ya todas las medidas posibles para encajar y adaptarse a los cambios regulatorios y los recortes derivados de la reforma eléctrica aprobada el año pasado por el Gobierno. Un 50% de la potencia instalada se ha quedado prácticamente sin retribución tras la desaparición del sistema de primas:6.300 MW, los instalados antes de 2004, reciben ya todos sus ingresos del mercado, y otros 1.800 MW, los que entraron en funcionamiento entre ese año y 2006, apenas reciben 8,8 euros MWh.

Además, los parques eólicos tienen que devolver 850 millones de euros de las primas recibidas a cuenta del nuevo mecanismo de parámetros desde julio del año pasado hasta junio de este año:300 millones de 2013 y 550 millones del primer semestre de 2014 (hasta julio había saldado 100 millones de euros). Las empresas eólicas españolas están resultando precursoras en generar electricidad sin cobrar primas.

Así la situación, y a la espera de que se resuelva la demanda presentada contra el nuevo sistema retributivo ante el Tribunal Supremo, de que se deje a los parques antiguos actuar libremente en el mercado y de que no se le obligue a financiar ni la interrumpibilidad de la industria ni los pagos por capacidad, la Asociación Empresarial Eólica (AEE) está centrando sus esfuerzos en apoyar a su industria.

Fuentes de esta asociación aseguran que trabajan con el Ministerio de Industria en un plan para que “se vuelva a valorar positivamente a la industria eólica y su auxiliar” y se la encuadre entre los sectores prioritarios del Gobierno, como son el aeroespacial o el automóvil.

No se trata de reclamar dinero al Gobierno, sino de aprovechar las iniciativas que ya hay en marcha: apoyo financiero a la exportación con líneas específicas del Icex (España es el tercer exportador de aerogeneradores del mundo) y otras para la repotenciación;medidas de logística y reserva de espacios para material eólico en los puertos; ayudas de I+D y campañas de promoción del sector. Se trata, según el presidente de la Asociación Empresarial Eólica, José López-Tafall, de “poner un foco positivo en la industria eólica” y que esta sea defendida fuera de España.

Según esta asociación, el departamento que dirige José Manuel Soria está siendo receptivo a estas peticiones del sector industrial, que se enmarcaría en el plan de reindustrialización que ha anunciado recientemente.

El sector cuenta con 195 centros de fabricación en 12 comunidades autónomas y 1.072 parques en casi 800 municipios, “lo que tiene un efecto multiplicador en toda España”, según la AEE. El esfuerzo de la industria eólica en I+D+i es del 7,25% de su contribución sectorial al PIB, frente al 1,35% que representa el total de la I+D sobre el PIB (un 64% procede de financiación privada). Por otro lado, España ocupa la quinta posición del mundo en patentes eólicas, según la ONU, y es el tercer exportador después de Dinamarca y Alemania, con 2.000 millones de euros anuales.